EL GUINDO DE DE GUINDOS

 

Ezequiel Pérez Montes  

Ezequiel Pérez Montes |

Redacción | Actualizado 08 Agosto 2013 – 01:43 h.

Yo no sé con qué ojos mira el aún ministro De Guindos esta faceta de la economía española. Dice que lo peor ha pasado ya y que estamos a punto de alcanzar los puñeteros “brotes verdes” de marras. Pero es que De Guindos cree en los pajaritos preñados. Según el acreditado “ranking” de Bloomberg, España es el país con peores previsiones para el próximo lustro. O sea, que ofrece los más pesimistas indicadores de aquí a 2018.
Hace 20 días los expertos de Fedea señalaron con dureza que “dejar atrás la recesión no significa salir de la crisis”. El desafío es a medio plazo. A saber: el empleo no mejora, la deuda pública crece a ritmos desbocados y el cumplimiento de los objetivos del déficit parece, de nuevo, más que complicado. Así pues, que Dios y Santa Lucía le conserven la vista al señor De Guindos y que, de una vez por todas, se baje, precisamente, del guindo.
Pero hay más y más cruel: Bloomberg coloca a España en la última posición de Europa, por detrás incluso de Grecia y Portugal, en relación con los próximos cinco años.
Tengo a disposición de ustedes el desazonante triste gráfico sobre las estimaciones del PIB, PIB per capita y desempleo. Y sobre 30 países europeos, ocupamos y ocuparemos el último lugar, detrás del penúltimo que es Portugal. La Agencia de referencia ha usado cuatro variables diferentes para la elaboración de la clasificación, a saber: la estimación de crecimiento del PIB de los países desde ahora hasta 2018; la renta per cápita estimada para ese mismo año; el desempleo medio para el periodo 2014-2018 y el llamado coeficiente de GINI de desigualdad, con los valores de los años 2007 a 2011. Con todos ellos se consigue una puntuación. La de España es 14,4, justo por detrás de los países rescatados como Portugal (17) y Grecia, que con 27,5 casi nos dobla. Los países de cabeza quedan a años luz: Noruega, Luxemburgo y Suecia. En el medio, todos los demás. Nosotros, a seguir sonriendo dramáticamente con las lindezas de un trágico Rajoy y los trabalenguas de De Guindos. Pero amigos, estamos en pleno período de fiestas coruñesas. O sea: Pan y circo. Y nuestro alcalde, de verano, que es la presente estación.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libros.