Beiras (AGE) culpa al Gobierno por “mentiras” sobre la alta velocidad y recortes: “Los muertos son suyos”

 

Iniciativa Debate Público

Europa Press | 31/07/2013

   El portavoz de Alternativa Galega de Esquerda (AGE), Xosé Manuel Beiras, ha responsabilizado este miércoles a los distintos ejecutivos centrales de la “tragedia” ocurrida el pasado miércoles cuando un tren descarriló a su entrada en Santiago y segó la vida de, al menos, 79 personas. La política de recortes y las “mentiras” sobre la alta velocidad están, a su entender, tras el siniestro. “Los muertos son suyos”, ha espetado.

   En la rueda de prensa posterior a la Junta de Portavoces en la que se ha acordado convocar un pleno extraordinario el viernes para aprobar el techo de gasto, Beiras ha considerado que esta decisión es “el culmen”. “Tras la tragedia la noche del 24, tienen prisa en aprobar una limitación nueva de las disponibilidades presupuestarias”, ha criticado, antes de añadir: “la carencia de esas disponibilidades es la causa, o una de las causas, de la tragedia del otro día”.

Visiblemente “exasperado”, como él mismo ha calificado su actitud, ha sentenciado que “los muertos son suyos”, del Gobierno, dados “los fallos y la carencia o la no dotación de mecanismos de seguridad previstos en el proyecto que luego no fueron realizados”. “Y las mentiras”, ha apostillado, en alusión al argumento de que la línea donde ocurrió el accidente no era de alta velocidad y, por lo tanto, no estaba dotado con las mismas medidas.

“La revista oficial de Adif, cuando se inauguró el tramo Ourense-Santiago, hizo un reportaje hablando del tren de alta velocidad. Pero ahora resulta que no lo es”, ha rebatido el veterano nacionalista, para quien “ese mentir a los ciudadanos es una de las raíces de la tragedia”.

A mayores, ha censurado que el nuevo techo de gasto también conllevará recortes en los servicios públicos y un “empeoramiento” de las condiciones laborales y salariales de los funcionarios. “Porque hay que pagar a la banca”, ha reprobado, al tiempo que ha puesto en valor que los empleados públicos fueron, en el accidente del Alvia, “los que acudieron a resolver los problemas que no resuelve el poder político”. “¡Es indecente!”, ha bramado.

“ESPECTÁCULO PORNOGRÁFICO”

A todo ello ha unido el parlamentario de AGE críticas al funeral oficial por las víctimas celebrado en la Catedral de Santiago: “¿qué rayos tiene que hacer la Iglesia católica en un Estado aconfesional?”, se ha preguntado, y ha cargado también contra la comparecencia en la Cámara este jueves del vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, para “darse autobombo”.

“Nosotros no tenemos elementos de juicio para saber si lo hicieron bien o mal, y hay opiniones para todos los gustos”, ha argumentado, antes de arremeter contra “el espectáculo pornográfico de indecencia institucional” que está viviendo el Parlamento gallego. “En mi vida parlamentaria y política, raras veces me encontré en una situación análoga. Al menos, después del franquismo”, ha sentenciado.

Fuente:  Beiras (AGE) culpa al Gobierno por “mentiras” sobre la alta velocidad y recortes: “Los muertos son suyos”

Beiras (AGE) culpa al Gobierno por “mentiras” sobre la alta velocidad y recortes: “Los muertos son suyos”

Anuncios

Solicitamos vuestra colaboración

 

Comparte

Rating: 4.2/5 (5 votes cast)

Jesús Díaz Formoso | AUSAJ | 30/07/2013

Ante las numerosas dudas surgidas acerca de las posibles responsabilidades en el accidente de tren ocurrido en Santiago de Compostela el pasado día 24 de Julio, y con el fin de evitar que el esclarecimiento de los hechos se vea entorpecido por intereses ajenos a las víctimas, a los habituales usuarios de las líneas de ferrocarril y a la ciudadanía en general, la Junta General de AUSAJ, ha decidido por unanimidad personarse en la causa abierta por este suceso, de la evolución del cual, os iremos dando cumplida información en esta página.

Así mismo, solicitamos la colaboración de todos aquellos profesionales de la ingeniería, o del mundo ferroviario que crean tener algo que aportar a la resolución de este proceso. AUSAJ se compromete a mantener su anonimato si así lo desean. Si deseas ayudarnos, puedes contactar con nosotros usando nuestro formulario de contacto.

¿Por qué no están acusados de homicidio Pepe Blanco y Ana Pastor?

Pues, en primer lugar, porque para imputar penalmente no bastan meras sospechas. Son precisas pruebas, o cuanto menos indicios de su responsabilidad criminal.

El hallazgo de tales pruebas o indicios debe ser resultado de la investigación judicial, pública, sujeta a la coacción legítima del órgano judicial competente. Puede haber casos en que tales pruebas -o indicios- pueden ser aportados por los particulares, pero en la generalidad de los casos, tales elementos deberán ser obtenidos por medio de la autoridad judicial.

En el caso que nos ocupa, hemos de realizar una primera distinción:

1.- El Maquinista: Sin duda alguna, estamos ante una probable negligencia profesional del maquinista, que deberá pechar con las culpas que, tras la investigación judicial y, en su caso, el correspondiente Juicio Oral, además del resultado de los eventuales recursos, le sean impuestas.

2.- En cuanto a ADIF (administrador de Infraestructuras Ferroviarias), su responsabilidad se me antoja más débil. Su función es la del administrador que pone a disposición de los Operadores (en elcaso examinado, RENFE) ferroviarios las infraestructuras viarias y, sobre todo, de Seguridad. Pero son los Operadores quienes deciden que infraestructuras de seguridad serán operativas en un determinado trayecto.

Y ADIF, al parecer, disponía en las infraestructuras de autos de los sistemas de seguridad ASFA y ERTMS nº 1, si bien podría suceder que el segundo no estuviese disponible en los últimos kilómetros del trayecto fatídico, mientras el primero sí lo estaría.

3.- RENFE es la operadora que decidió que el Alvia siniestrado viajase sin sistemas de seguridad durante el trayecto de Ourense a Santiago, al decidir no homologar -durante el año y medio de operatividad de la linea- los sistemas de seguridad con los que contaban tanto la infraestructura como el propio Alvia; no homologados, resultaban inutilizables. Y lo que es más relevante, de haber sido utilizados, con toda probabilidad, la tragedia se habría evitado; así como el riesgo de los pasajeros y personal del trayecto durante este año y medio.

4.- Por fin, los responsables del Ministerio del ramo involucrados en la contratación del trazado ferroviario y sus sistemas de seguridad. O lo que es lo mismo, Pepiño Blanco y Anita Pastor.

El primero fue el responsable de poner en servicio la linea que, durante este año y medio puso en constante peligro las vidas de miles y miles de pasajeros que, inocentemente confiaban en la seguridad de la “Alta Velocidad Gallega” (o “Velocidad Alta”, como quieras llamarla, si bien “Alta Velocidad” es lo que para todos había hasta el pasado día 24 de julio), hasta que se consumo la previsible tragedia; desencadenada por un fallo humano, quizás; pero precisamente los sistemas de seguridad están determinados a evitar las consecuencias dañinas del siempre posible, y a menudo no evitable, fallo humano.

La segunda fue responsable -por su permanente desidia- de que el riesgo evidente se tornare finalmente en tragedia.

5.- Lo que, sin embargo, parece pasar desapercibido, es la responsabilidad del órgano de contratación de la infraestructura ferroviaria en cuestión, lo que incluye sus sistemas operativos de seguridad. Hablo, desde luego, de los famosos sobres de Bárcenas; pero lo hago sin dudar ni por un instante que el partido de Pepiño también tenía -y tiene-su propio sistema de coimas y financiación delictiva; no meramente ilegal.

Si las contrataciones administrativas -como es incuestionable- rebosan de corrupción y a menudo constituyen delitos en si mismas, las circunstancias del caso -a la espera de los resultados de la investigación judicial, a la que desde AUSAJ nos proponemos apoyar, en el caso de autos, hemos de investigar, como mínimo, las siguientes circunstancias:

a) Redacción de los pliegos de condiciones -generales y particulares. Rectores de la contratación administrativa de la construcción y puesta en servicio, así como del mantenimiento de las infraestructuras ferroviarias en cuestión. Todos sabemos que es aquí donde comienzan los amaños de la contratación delictiva; que lo es, aunque haya que probarlo en cada caso, con las consiguientes dificultades de hecho que tal probanza conlleva, más en este tipo de casos, en que la actuación judicial precisa del máximo rigor y de la mayor fortaleza, dadas las prerrogativas y amplias posibilidades de reacción que son propias del Gobierno de la nación.

b) Procedimiento de contratación (plicas, ofertas, estudios, propuestas, actuaciones en casos similares, etc).

c) Modificaciones del proyecto inicial con sus causas y fundamentos. Así en el caso analizado, como mínimo, habrán de aclararse cumplidamente dos cuestiones esenciales: una, la relativa al cambio de trazado que dio lugar a la famosa y trágica curva en que tuvo lugar el siniestro, y en relación a este punto, las determinaciones de Seguridad técnica finalmente ejecutadas.

Todo ello presenta una alta dificultad técnica; por ello los juristas precisamos de peritos, que no son sino técnicos, ingenieros principalmente, que puedan ilustrar a las partes y al juzgador en relación a tales aspectos que sobrepasan ampliamente nuestros conocimientos, que evidentemente no son los propios de nuestra formación académica.

O dicho de otro modo: en AUSAJ necesitamos de toda la ayuda que nos podáis brindar. Hemos de depurar responsabilidades, evitando la impunidad de los responsables de tantas muertes y lesiones, así como del riesgo que inocentemente corrimos todos los usuarios del trayecto en cuestión. Para que no se vuelva a repetir.

El amparo de la corrupción lo constituye la sensación de impunidad de los corruptos. Con eso hemos de acabar.

Gracias por vuestra atención.

Jesús Díaz Formoso
Abogado
Presidente de AUSAJ

Criaturas de partido

 

Iniciativa Debate Público


Iniciativa Debate Público

Jorge Úrdanoz Ganuza | El País | 27/07/2013

Como en la novela de Stevenson, los partidos políticos parecen haberse convertido en extrañas criaturas duales de esencia cambiante. De día son exquisitas formaciones democráticas, pero de noche se transforman en diabólicos organismos parasitarios dedicados a extraer de lo público beneficios estrictamente privados. ¿Qué son, estructuras representativas imprescindibles o gigantescos calamares chupa-rentas? ¿La luz o la sombra? ¿Jekyll o Hyde?

Son sobre todo lo primero, por descontado, pero esa segunda naturaleza siempre ha estado ahí. Aunque hoy asistimos a un revival del lado oscuro de los partidos, la tesis de fondo —sean las “élites extractivas”, sea “la casta”— no es muy distinta a la Ley de hierro de las oligarquías que Michels formuló hace más de un siglo. El mundo ha cambiado mucho desde entonces, pero esa ley sigue vigente, muy vigente. Y la mejor forma de exponerla es la de siempre, unos buenos ejemplos. Criaturas de partido, en España, no faltan.

Empecemos por Eduardo Madina. En septiembre de 2012, en EL PAÍS, una periodista le hace notar que con nuestro sistema electoral “no a todos los partidos les cuesta lo mismo un escaño, ni mucho menos”. La respuesta de Madina es sorprendente: “En las circunscripciones, sí”, alega.

“Separados pero iguales”, la línea argumental de los teóricos del racismo a los que se enfrentó Martin Luther King. En cada grupo reina la igualdad, entre los grupos hay diferencias. Los negros —letrinas nauseabundas, chabolas miserables, educación vedada— iguales a los negros; los blancos —baños saneados, viviendas confortables, universidades públicas— iguales a los blancos. Para Madina es lo mismo: los madrileños —escaños a 130.000 votos— iguales a los madrileños; los turolenses —escaños a 35.000— iguales a los turolenses. Los votantes de IU —escaños a 400.000 votos— iguales a los votantes de IU; los del PSOE —escaños a 60.000— iguales a los del PSOE. Y aquí paz y después gloria.

Pasemos a otra criatura, Dolores de Cospedal. Quiere reducir el tamaño del Parlamento de Castilla-La Mancha. Les redondeo las cifras. Ahora hay 50 escaños y cinco circunscripciones, por lo que en cada una se eligen 10 escaños. Una elemental regla de tres indica que con el 10% de los votos de una circunscripción ya logras un escaño, pero en realidad ese porcentaje es siempre algo menor, como un 8%. Cospedal pretende dejar el parlamento en 30 escaños, seis por circunscripción. Hagan la regla de tres: ahora el primer escaño exige un 15% de los votos.

¿Y? Es evidente: IU y UPyD, los partidos que más crecen, se van a quedar fuera. Las encuestas les dan, de momento, más de un 7%, pero menos del 15%. Cospedal ha tratado de justificar la canallada aduciendo que hay que recortar gasto. Pero ya dejó a los parlamentarios sin sueldo, luego ese difícilmente puede ser el motivo real de la propuesta.

Observemos: uno, desde la socialdemocracia, pisotea el valor de la igualdad, santo y seña de su ideario; la otra, desde el liberalismo, retuerce la ley para impedir que sus conciudadanos accedan con libertad al ágora democrática. Y todo, claro, mientras las calles hierven de indignación.

¿Cómo se alcanza ese grado de autismo? Recordemos a Nietzsche: “Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, también el abismo mira dentro de ti”. Todo empieza al ingresar en el partido. Afiliarte implica hacer voto de silencio. No puedes criticar a los tuyos: militar es callar.

La conversión ha empezado, porque callar es aislarte. Si en público solo puedes defender las tesis oficiales, a tu alrededor se genera una burbuja que te incomunica. Mecanismos internos —justificarás aquello que defiendes— y externos —te codearás casi en exclusiva con los tuyos— harán que la voz del mundo exterior se quede fuera.

El influjo es imperceptible, pero tenaz. La estructura te transforma. Lo hace por fuera —la corbata, el traje, el dominio de los gestos—, pero sobre todo por dentro: lo que no encaja se ignora, lo que el argumentario reza se defiende, lo demás no existe. Cuanto más arriba, más cambias. Al final del proceso eres una criatura en el sentido etimológico de la expresión: es el partido el que te ha creado. De ahí que en el grupo parlamentario nadie discrepe… ya no son los que miran, sino el abismo mirado.

Esa transmutación es esencial e inevitable. De hecho, bien encauzada resulta imprescindible para articular la representación política, porque los partidos reducen la complejidad y la tornan manejable. Por eso el problema no es que los partidos estén llenos de criaturas de partido, sino más bien lo que los partidos y sus criaturas hacen hoy y ahora entre nosotros. Están fuera de sí: se han extendido donde no debían —la justicia, las cajas, la Administración, etcétera— y se han otorgado a sí mismos sus funciones, sus controles y sus prerrogativas.

Y si para defender el terreno ganado han de sacrificar su propio ideario, lo harán sin inmutarse, como Madina y Cospedal demuestran. Porque en el preciso momento en el que un partido escapa de su espacio —el legislativo— se desnaturaliza. Se transforma. Donde antes había un representante público y democrático surge una criatura perfectamente privada y parasitaria, esto es: antipolítica. Por eso el 15-M y los indignados son en buena medida una reacción políticaante un mal previo. Un mal que, precisamente por su apoliticismo, iguala a las formaciones que lo padecen: ahí sí son iguales, en efecto. La antipolítica son los partidos cuando se exceden, no las plazas, ni las mareas, ni la gente cuando protesta.

Hay dos grandes antídotos para que esas criaturas de criaturas que son los partidos vuelvan a su ser: los militantes y los electores. Los primeros les dan forma, los segundos tamaño. Dos derechos fundamentales que exigen la más elemental teoría de la democracia y que aquí en España… en fin. Ni los militantes tienen autoridad frente al aparato ni los electores entera libertad para acabar con el bipartidismo, blindado por el sistema electoral.

¿Qué hacer? Dos iniciativas —el foro +Democracia y el Manifiesto de los cien— apuntan hacia el primer remedio y apuestan por democratizar los partidos. Yo he firmado las dos y desde aquí les animo a hacerlo, pero me temo que carecen de demasiado recorrido. Estamos hablando del reparto del poder, las firmas no van a hacer ni cosquillas. Esto solo se puede cambiar desde abajo, que es desde donde el 15-M, la abstención y la politización ciudadana están activando como nunca antes el segundo antídoto, el fundamental y el verdaderamente perentorio: los electores. Es la vía más eficaz, se llama “democracia” y el bipartidismo se la está ganando a pulso.

Jorge Urdánoz Ganuza es profesor de Filosofía del Derecho y del máster de Derechos Humanos de la Universidad Oberta de Catalunya. Su ensayo Veinte destellos de ilustración electoral (y una página web desesperada) se publicará en breve

http://elpais.com/elpais/2013/07/03/opinion/1372843354_092148.html

Enfermos de incertidumbre? Las enfermedades psicológicas de la crisis

 

Elena Berazaluce | Psicopericial | 26/07/2013

Con la llegada de la crisis asistimos a un escenario de pánico social que fue calando gota a gota en todos los estratos poblacionales, despertando el miedo más primigenio de la especie humana: la incertidumbre, el miedo a lo desconocido, la sensación de inseguridad y desprotección.

crisis-depresion En pocos años las necesidades de seguridadestablecidas por Abraham Maslow en 1943, a saber, seguridad física, de empleo, de recursos, moral, familiar, de salud y de propiedad privada, garantizadas en las últimas décadas en un estado de bienestar sólido, se han puesto en tela de juicio frente a la incapacidad de un sistema económico disfuncional para frenar su propia inercia y reinventarse.

En Occidente, si bien asistíamos ya a una cultura farmacéutica basada en el alivio inmediato del malestar, con el flemático proceso de destrucción de empleo y la ausencia de expectativas reales de superación, encontramos un panorama plagado de personas aquejadas de infelicidad.

“Doctor: me late fuerte el corazón, no duermo por la noche, estoy agotado y lloro por cualquier cosa, ¿qué tengo?”

ID-100160517Frente a la inestabilidad y los cambios bruscos en la vida se multiplican los síntomas ansioso-depresivos, a saber: angustia, tristeza, insomnio, palpitaciones, presión torácica, sudoración, problemas gastrointestinales, dolores de cabeza, mareos, cansancio, apatía, desasosiego, somnolencia, pánico, desazón, irritabilidad, desesperanza y un sinfín de vivencias dolorosas e incómodas que nos ponen en alerta.

¿Pastillas para no pensar? ¿O pensar para curarme?

ayuda-psicologiaAcudir a la ayuda psicofarmacológica en muchos casos es imprescindible, en muchos otros, simplemente un silenciador de los síntomas que nos avisan de que algo tenemos que resolver en nuestras vidas, de que ha llegado el momento de parar, observar, escucharnos y enfrentar nuestro dolor. Acallar los síntomas es sin duda un alivio instantáneo que nos permite seguir caminando por la misma senda, sin embargo implica directamente una patologización de nuestros procesos de cambio.

La aparición de signos externos de malestar no implica per el diagnóstico clínico de un cuadro médico, de lo que sí nos informa es de la incapacidad, en un momento de la vida, para hacer frente a una situación en la que no tenemos recursos disponibles, alejándonos de la asunción de nuestra propia historia, en definitiva, nos muestran el grado de infelicidad acumulado.

Atajos o procesos, resistencias o cambios

Si optamos por los atajos nos quedaremos en el “no cambio” haciendo uso exclusivo de ansiolíticos, antidepresivos e hipnóticos. A golpe de recetazo encontraremos una solución rápida y poco comprometida a costa de un rechazo abierto al mundo emocional y el reconocimiento del dolor psíquico como parte de nuestras vidas.

La alternativa de larga duración es sin duda más lenta, dolorosa incluso en sus inicios,  abstracta en sus conceptos, armoniosa en sus objetivos y costosa por las resistencias personales al “cambio”, la psicoterapia como herramienta para poner palabras al dolor, para elaborar vivencias con alta carga emocional, para aceptar situaciones irreparables, para generar cambios necesarios, para crecer y para no silenciar sino eliminar los síntomas, se convierte en el proceso de solución alternativo, y en su caso, conjunto, a los psicotrópicos.

“La crisis nos desordena, nosotros enfermamos”

La crisis, la incertidumbre y el desconcierto generan miedo y sin duda interfieren en esa falsa estabilidad percibida, sin embargo, las herramientas de las que dispongamos y la actitud que seamos capaces de activar serán la clave para enfermar o reinventarse.

Tenemos que tomar un camino:

¿Nos instalamos en la angustia o caminamos juntos hacia la superación?

psicopericial.com

ABOUT THE AUTHOR

Elena BerazaluceLicenciada en Psicología Clínica (Universidad Complutense de Madrid), M-16274, Master y doctorado en Psicología Jurídica y Forense, especialista en Psicoterapia y técnicas de psicodiagnóstico. Autora de los libros “Pruebas Psicotécnicas” (Editorial CEP) y “A qué tienen miedo los niños” (Editorial Síntesis). Coordinadora de la colección de libros “Saber Educar” (Editorial Síntesis). Colaboradora en Crecer Feliz y Psychologies. Su desarrollo profesional como psicoterapeuta y perito experto en la elaboración de informes periciales y ratificación en sala se centra fundamentalmente en Psicopericial S.L.P. así como en el Servicio de Orientación Psicológica de la Red de Oficinas Judiciales de la Comunidad de Madrid. Elena Berazaluce

http://psicopericial.com/blog/las-enfermedades-psicologicas-de-la-crisis