Ahora sí está ocurriendo algo muy importante (confirmando la abstención)

  • Comparte

Paco Bello | Iniciativa Debate | 08/04/2013

Como es muy probable que no se perciba realmente lo que está sucediendo, y como los medios generalistas están ocultando ciertos parámetros de sus propios estudios (los verdaderamente relevantes) y mostrando únicamente la intención de voto a partidos en porcentajes; voy a intentar aclarar un poco unas estadísticas que para muchas personas son tan antipáticas como crípticas. Aunque hay que decir que si lo son es porque hay muy poco interés en hacerlas más claras y en darles sentido.

He de decir que el primer sorprendido por los datos soy yo mismo. Y espero que después de leer este simple análisis entendáis el porqué.

Empecemos por decir que sí se confirma la tendencia y que se está produciendo un incremento espectacular en la intención abstencionista; pues una vez confrontados los datos de Celeste correspondientes a marzo y que mostrábamos ayer aquí, con el estudio de Metroscopia (clima social 45 2013) del mes de febrero, el margen de error queda reducido a lo insignificante, excepto por el número de votos que ambas empresas asignan a formaciones como IU y UPyD, donde sí existen diferencias importantes, aunque no determinantes.

Con todo, por un lado, y para no ajustarnos excesivamente a los últimos resultados, haremos una comparativa tomando como referencia los datos de Metroscopia de febrero con una abstención inferior al 50% (47%) aunque todo parezca indicar que esa intención superaría ahora mismo el 55% e incrementándose. Y por otro lado, sí aprovecharemos la previsión de voto de Celeste para mostrar en qué ha quedado el Parlamento respecto a la ciudadanía con datos de marzo.

Veremos a continuación cómo, pese a una participación tan pobre, la actual Ley electoral condiciona el reparto de escaños y no refleja en absoluto la realidad social. También podremos comprobar que ningún partido está recogiendo el descontento, y que sus llamativos incrementos en número de diputados y porcentajes nada tienen que ver con un significativo aumento de apoyo popular, con todo lo que ello implica.

Datos de febrero según Metroscopia (que aunque lo publican como datos de marzo, las muestras se tomaron los días 27 y 28 del mes anterior).

Metroscopia

Datos de marzo según Celeste

Celeste

Por comparar, datos de las elecciones de 2008 (las últimas sin plena conciencia de crisis)

2008

Seguramente a la vista de estos gráficos no es necesario apuntar mucho más. Pero en el mejor de los casos para los grandes partidos, hay que decir que el PP ahora mismo representa (redondeando) a una de cada diez personas con derecho a voto (perdiendo más de seis millones de simpatizantes), al igual que lo hace el PSOE. Y que los dos partidos “alternativa” representan respectivamente a una de cada quince o veinte.

Lo escandaloso es que de celebrarse ahora mismo unas elecciones con esta expectativa de voto, esa representación de 1/10 se traduciría en un 40 y 30% de representantes en la Cámara Baja respectivamente para PP y PSOE, y que juntos podrían sumar hasta 270 de los 350 diputados. Lo paradójico, es que un partido como el PSOE, a pesar de perder otros tres millones de votos más (a sumar a los cuatro previos), y de bajar también en porcentaje: ganaría diputados frente a las últimas elecciones. Y lo sorprendente es que los partidos que están recogiendo algunos votos del descontento, y gracias a la baja participación, aumentarían su presencia muy por encima de lo que en realidad refleja el aumento de apoyo a sus propuestas, que en datos fríos supone entre un 20 y un 30% de nuevos votantes respecto a sus anteriores resultados, y que pese a lo modesto del porcentaje y el número, haría que vieran incrementados casi un 150% su número de diputados.

Esto es lo que hay. Así que a partir de ahora, cuando intenten legitimarse hablando del mandato de los electores, pensad que están hablando de algo que solo existe en su deseo, en su hipocresía, y en su egoísmo. Nunca como ahora han representado tan poco, y a tan pocos. Y sin embargo debemos seguir asumiendo sus imposiciones cuando queda claro que sus decisiones no están siendo aprobadas por una población que ya demuestra su desafección de forma abrumadora.

Seguro que a raíz de estos datos habrá quien pueda elaborar análisis mucho más detallados, porque hay mucho que decir. Por mi parte, solo añadiré que estoy plenamente de acuerdo con la mayoría abstencionista, y no porque no crea en la democracia, sino (como supongo que le ocurre a casi todo el mundo), porque creo demasiado en ella, porque no hay ninguna alternativa en la que confíe, y porque no estoy dispuesto, siendo esto así, a arriesgar y acabar con mi participación maquillando unas cifras que sostengan esta enorme farsa. Y que me siento esperanzado después de mucho tiempo sin saber qué es eso.

Ahora sí nos estamos moviendo en una dirección (probablemente la única posible). Y no sabremos dónde acaba el camino hasta que lo recorramos. Pero puestos a elegir, y aún comprendiendo lo que esto puede significar, prefiero esa incertidumbre antes que la certeza de lo que ya conocemos del hoy (y para el mañana).

Ahora sí está ocurriendo algo muy importante (confirmando la abstención), 5.0 out of 5 based on 2 ratings

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libros.