¡Venga, sra. ministra, anímese vd.!


 

Iniciativa Debate Público

Sabino Cuadra | 06/12/2012

Ayer tuve un sueño. Paseaba por las calles de Wall Street, New York, y la gente caminaba por el borde exterior de las aceras. De cuando en cuando miraban hacia arriba. Era 1929, el año de la gran crisis y del crack en la Bolsa neoyorquina. Banqueros arruinados se suicidaban arrojándose desde las ventanas de los rascacielos y había que ir con cuidado no fuera que alguno te cayera encima. Para cuando me di cuenta de lo que ocurría ya era tarde. Un banquero gordo y seboso, de esos de puro en la boca y reloj de cadenilla, cayó sobre mí. A mayor desgracia, mientras yo agonizaba a causa del golpe recibido, él se salvaba gracias al colchón facilitado por mi cuerpo.

Desperté sudando de aquella pesadilla. Me pellizqué varias veces para comprobar que aquello no era real. Efectivamente, no lo era. Hoy en día, los banqueros responsables de las quiebras de bancos y cajas, lejos de suicidarse, se van por la puerta grande con indemnizaciones millonarias fruto de sus contratos blindados. Aprendieron mucho de la crisis del 29. No son tontos. De suicidarse nada. Que se suiciden ellos: José Miguel, Antonio e Isabel, en Granada; Amaia en Barakaldo; Manuel en Doneztebe, Nafarroa.

El proyecto de Presupuestos para 2013 presentado por el Gobierno parece hecho por banqueros. Por primera vez en la historia, si excluimos la partida relativa al pago de las pensiones, la cantidad destinada al pago de la deuda (procedente en gran medida de créditos contraídos para sanear la situación bancaria española) es la mayor de los Presupuestos. Su importe -38.615 millones de euros- es bastante mayor que todo lo que se destinará en 2013 al fomento del empleo y pago de prestaciones por desempleo -30.765 millones-. Rodrigo Rato y todos aquellos que han reventado a cementazo limpio Cajas y Bancos pueden respirar tranquilos: los rotos y descosidos por ellos creados se pagarán finalmente con cargo a nuestros impuestos.

Más vergonzoso aún que lo anterior fue comprobar cómo a lo largo de los tres días que duró el debate presupuestario (fueron presentadas a los mismos más de 3.600 enmiendas, de las que el PP solo aceptó seis) el promedio de asistencia al Pleno no superaría las 70 personas. Se dice que la Ley de Presupuestos es la más importante (o de las más importantes) de las tramitadas cada año, pero es evidente que esta afirmación no se corresponde con la atención prestada a su debate. Resulta curioso comprobar además cómo, a pesar de que Amaiur ha acudido a este templo de la hipocresía para mantener una presencia “no normalizada”, nuestro promedio de asistencia está siendo superior a los de los grandes grupos, aquellos a quienes se les llena la boca hablando del noble y sufrido papel del trabajo parlamentario. ¡Qué cosas!

El 14 de noviembre, último día de debate de los Presupuestos y fecha de la huelga general estatal, Amaiur, junto con IU, BNG, ERC y Compromis no acudimos al Congreso. En el grupo decidimos que una sola persona estuviera presente para expresar nuestro rechazo a aquellos Presupuestos y manifestar nuestra solidaridad con quienes en ese día participaban en las movilizaciones y huelga convocadas. A la tarde, quienes aún estábamos en Madrid acudimos a la manifestación convocada por distintos sindicatos alternativos, el 15-M y todo un conjunto de grupos sociales y políticos de izquierda que, a pesar de agrupar a unas treinta mil personas, fue silenciada totalmente por los medios. La de CCOO y UGT, por su parte, reunió a casi 200.000 personas. De esta manera, frente a los vacíos asientos congresuales –¡salvo a la hora de votar, claro!-, las calles llenas de gente clamaban contra la política del Gobierno del PP.

Han pasado quince días desde aquello. Dos ancianos de 77 y 78 años de edad, medio paralizada ella como consecuencia de una embolia cerebral sufrida hace años, vecinos de Pinos Puente, Granada, decidieron poner fin a sus vidas dejando una nota en la que afirmaban querer morir para no ser “una carga para sus hijos”. Ese mismo día el Consejo de Ministros, impasible el ademán, aprobó un nuevo recorte contra las pensiones, a sumar a sus subidas anteriores de impuestos –IRPF e IVA-, copago sanitario, incremento de precios del gas y la electricidad y empeoramiento de los servicios sanitarios y sociales.

Los fallecidos, Antonio e Isabel, se sumaban así a José Miguel y Amaia, suicidados respectivamente en Granada y Barakaldo cuando iban a ser desahuciados de sus viviendas por no poder hacer frente al pago de sus hipotecas; a Manuel, de Doneztebe, que puso también fin a su vida ante la orden judicial de abandono de su piso por impago de alquiler. Muertos matados todos ellos por la política social criminal de un Gobierno que crea paro, empobrece a la gente y desampara a las personas más necesitadas.

La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Yáñez, la misma que hace tan solo un mes, tras encomendarse a la Virgen del Rocío, afirmó que ésta “nos ha hecho un regalo en nuestra salida de la crisis” y que “se están viendo ya señales esperanzadoras” en la economía, es quien ahora, pasado su éxtasis rociero, recorta las ya de por sí raquíticas pensiones de nueve millones de personas, a 952 €/mes de promedio. La ministra y su Gobierno, mentirosos compulsivos ellos, son de esa clase de personas que solo se sonrojan cuando dicen la verdad. Su última proeza ha sido cargarse lo que fue su principal promesa electoral: “mantendremos el poder adquisitivo de las pensiones”, dijeron hasta ayer mismo; pero hoy ya es otro día y mañana ni te cuento.

El presidente Rajoy ha dicho que “la decisión de las pensiones –de su recorte- la impone la realidad, no Bruselas”. Sería interesante saber a que realidad se refiere, si a la de casi seis millones de parados, más de diez millones de personas viviendo por debajo del umbral de pobreza, un cincuenta por ciento de la juventud en paro, millones de mujeres agobiadas con sus multitrabajos y minisueldos…, o a la de las multinacionales del IBEX-35, de los Botín y Amancio Ortega, de los estraperlistas de las SICAV, de los saraos y yates de lujo, del fraude fiscal y sus paraísos terrenales,…

En cualquier caso, estaría bien que la Sra. ministra se diera una vuelta por cualquier Club de Jubilados para contarles a los allí presentes las razones de estos recortes, a ver qué pasaba. ¡Venga, Sra. ministra, anímese Vd.!

Tomado de: Rebelión

¡Venga, sra. ministra, anímese vd.!

Anuncios

Españoles, el Estado de Derecho ha muerto

 

Iniciativa Debate Público

Javier Gallego (crudo) | Zona Crítica | 04/12/2012

Españoles, después de la muerte del Estado del Bienestar, ahora también el Estado de Derecho ha muerto. El proceso de demolición ha terminado. Ya sólo queda construir en los escombros un país subdesarrollado con mano de obra sumisa y barata.Pero el desmantelamiento del Estado social anterior se ha completado en los últimos días con éxito gracias a una serie de medidas. A saber:

El Gobierno ha indultado a cuatro policías torturadores consagrando la impunidad de la violencia del Estado; el Ministro de Justicia ha aprobado las tasas judiciales que establecen la desigualdad de los españoles ante la ley; y el presidente Mariano Rajoy ha hecho el único recorte que le quedaba por hacer: las pensiones. Es definitivo, todos los españoles no somos iguales ante la ley pero casi todos somos iguales ante los recortes.

Se cierra el círculo que empezó a dibujar Zapatero. Lo que el PSOE inició, el PP lo retoma y finaliza. Los recortes de ZP comenzaron tocando las pensiones y los de Rajoy terminan rematándolas. La última decisión que tomó el Gobierno socialista fue indultar a un banquero. El último indulto del Gobierno popular ha exonerado por segunda vez de sus culpas y penas a cuatro Mossos d’Esquadra condenados por torturas.

Así que mientras el Estado consuma la pérdida de derechos de todas y cada una de las capas sociales del país, sitúa por encima de la ley a los dos estamentos sobre los que asienta su poder, la clase financiera y el aparato represor. Les concede a ambos inmunidad para actuar a su antojo al margen de la Justicia a cambio de obtener su protección económica y policial. No es un Estado, es una mafia. Sus matones recaudan a golpes el impuesto mafioso para sus padrinos.

También en estos días ha terminado otra medida de gracia para las élites monetarias que operan al margen de la legalidad: la amnistía fiscal. En lugar de perseguir a los grandes defraudadores como al resto de ladrones, el Gobierno les ha otorgado un trato de favor. Hace la vista gorda acerca del origen o destino fraudulento de sus fortunas y les ofrece una tributación del 10% para legalizar su dinero, muy por debajo del porcentaje que pagan los contribuyentes honestos. Pero pese a este regalo, no ha conseguido recaudar ni la mitad de lo que esperaba. No se puede hacer pactos con ladrones y esperar que compartan el Botín.

No terminan ahí los regalos. Hace unos días, el Gobierno anunció que vendería el permiso de residencia por 160.000 euros invertidos en una casa. Antes el Gobierno autonómico madrileño había prometido exenciones fiscales a los promotores de Eurovegas. Y en los próximos días, el Gobierno autorizará 37.000 millones de euros de la UE para rescatar a los bancos españoles en quiebra. El dinero será prestado a un interés por debajo del 1% y las entidades lo prestarán a un interés muy superior haciendo negocio con su propia deuda a costa del dinero y las prestaciones sociales de los ciudadanos. Los ricos reciben tratos de favor para hacerse aún más ricos de maneras poco legítimas. No es un Estado de Derecho, es derecho de pernada. Te cobro los diezmos y abuso de tu hija.

O te echo de tu casa. Esos mismos bancos que son salvados de su deuda con dinero público no son obligados a salvar a sus deudores y siguen ejecutando la mayoría de sus hipotecas con la permisividad del Gobierno. De nada ha servido que los jueces españoles y europeos hayan denunciado la desigualdad legal entre las partes. De poco ha servido la insuficiente medida del Ejecutivo para detener los desahucios. No pretendía parar los desalojos sino el malestar de la opinión pública por los suicidios de algunos desahuciados. Pasado el ruido, el Gobierno guarda silencio. No pretendía proteger a los ciudadanos sino protegerse de ellos.

Para protegerse de los ciudadanos tiene que proteger a sus cuerpos de seguridad cuando cometen excesos protegiendo a sus amos. Por eso, el Gobierno central ha indultado dos veces a policías autonómicos catalanes condenados por tortura y el Gobierno catalán ha exculpado a sus antidisturbios de haberle reventado un ojo a una ciudadana con una pelota de goma. El Estado dispara y esconde la mano. Pero la sacará para cobrarle dinero si ella decide recurrir a la Justicia. Como la saca si pides Sanidad, Educación, medicinas.

No es un Estado de Derecho, es un Estado del Revés. Permite a policías, banqueros y defraudadores actuar con impunidad mientras descarga toda su fuerza punitiva sobre el ciudadano. Ofrece inmunidad a antidisturbios y financieros mientras deja sin sistema inmunológico a la gente. Hay unos pocos que viven por encima de la ley mientras la mayoría vivimos debajo de ella como si las leyes no fuesen un sistema para equilibrar las desigualdades sino la losa de una tumba que se cierra inexorablemente sobre nuestras cabezas.

La losa se ha cerrado sobre el Estado de Derecho español. Ya no es un Estado democrático y social, ahora España es una mezcla de Guantánamo, Suiza y Las Vegas, un paraíso fiscal para las grandes fortunas que juegan a la ruleta con unos ciudadanos que viven en un infierno sin protección legal en el que son maltratados.

¡El Estado de Derecho ha muerto, viva el Estado del Revés!

Fuente: http://www.eldiario.es/zonacritica/Espanoles-Derecho-muerto_6_76002403.html

Imagen de portada: google images

Españoles, el Estado de Derecho ha muerto