Qué estoy pensando?

Pues pienso…

En el temor al mal presente, y el de un futuro próximo sin esperanza, pensamiento que termina siempre en un auténtico terror. Si. Estoy temiendo… Porque estamos aterrorizados. Yo defino este temor como una sugestión demoníaca inducida para que el caos se instale en nuestras vidas, para meternos miedo, mucho miedo, tanto que nos obligue a autodestruirnos… Eso está sucediendo ya, y, esto que está sucediendo, es terrorismo.
Todos tememos. Y nada es tanto de temer como el temor.
¿Tememos?… Perdimos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libros.