Rubalcaba, la independencia, y el derecho a decidir.- Una imagen vale más que mil palabras.

 

Posted: 29 Oct 2012 04:14 AM PDT

Iniciativa Debate Público

Paco Bello | Iniciativa Debate | 29/10/2012

Puedo entender muchas cosas respecto a los nacionalismos y las pasiones que desata este particular. Puedo entender que haya quien crea que España está mejor con Cataluña, y quien crea que Catalunya está mejor sin España. Puedo entender que haya quien crea ser parte de un todo limitado por fronteras. Puedo entender que cada cual tenga su opinión respecto del límite de las mismas. Puedo entender que los intereses para defender las soberanías sean tan diferentes como los individuos que las habitan. Puedo entender que a mucha gente se le escape esto. Puedo entender que el sentimiento sea tan válido como la razón. Ya digo que puedo entender muchas cosas aunque no las comparta.

Lo que no puedo entender es que un presunto demócrata, aunque solo sea por imagen, se atreva a decir que: “no comparto la propuesta del derecho a decidir”. ¿Qué no compartes la propuesta del derecho a decidir, lacayo dictadorcete?

¿Cómo se puede no estar de acuerdo en el derecho a decidir? Y sí, ya sé que mucha gente no está de acuerdo, pero eso no hace sino ilustrar el enorme condicionamiento que ha asumido como propio una parte de la población, que se niega a sí misma un derecho fundamental como el de decidir. Muchos no se dan cuenta de que en base a esa negativa bien integrada en su postura, se están negando en realidad el derecho a su soberanía y no solo la de determinar un territorio, sino la de elegir la educación, el tipo de sanidad, sus derechos laborales, la protección social, el modelo de Estado, etc.

Lo que no entiendo es que este tipo pueda decir eso y siga en su cargo. Y me importa una leche que ahora se escude en las leyes nacionales para decir que eso no es posible, porque las leyes deben adecuarse a la sociedad, a las personas, y no al contrario, y especialmente las referentes a los Derechos Humanos. Y decidir, nefasto Rubalcaba, es un derecho de primer orden. No solo es aberrante que estés en contra, sino que lo es simplemente el hecho de no defenderlo con vehemencia.

Tampoco entiendo que él desconozca que España firmó y ratificó esto:

PACTO INTERNACIONAL DE DERECHOS CIVILES Y POLÍTICOS

Preámbulo

Los Estados Partes en el presente Pacto,

Considerando que, conforme a los principios enunciados en la Carta de las Naciones Unidas, la libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad inherente a todos los miembros de la familia humana y de sus derechos iguales e inalienables,

Reconociendo que estos derechos se derivan de la dignidad inherente a la persona humana,

Reconociendo que, con arreglo a la Declaración Universal de Derechos Humanos, no puede realizarse el ideal del ser humano libre en el disfrute de las libertades civiles y políticas y liberado del temor y de la miseria, a menos que se creen condiciones que permitan a cada persona gozar de sus derechos civiles y políticos, tanto como de sus derechos económicos, sociales y culturales,

Considerando que la Carta de las Naciones Unidas impone a los Estados la obligación de promover el respeto universal y efectivo de los derechos y libertades humanos,

Comprendiendo que el individuo, por tener deberes respecto de otros individuos y de la comunidad a que pertenece, tiene la obligación de esforzarse por la consecución y la observancia de los derechos reconocidos en este Pacto,

Convienen en los artículos siguientes:

Parte I

Artículo 1

1. Todos los pueblos tienen el derecho de libre determinación. En virtud de este derecho establecen libremente su condición política y proveen asimismo a su desarrollo económico, social y cultural.

2. Para el logro de sus fines, todos los pueblos pueden disponer libremente de sus riquezas y recursos naturales, sin perjuicio de las obligaciones que derivan de la cooperación económica internacional basada en el principio del beneficio recíproco, así como del derecho internacional. En ningún caso podrá privarse a un pueblo de sus propios medios de subsistencia.

3. Los Estados Partes en el presente Pacto, incluso los que tienen la responsabilidad de administrar territorios no autónomos y territorios en fideicomiso, promoverán el ejercicio del derecho de libre determinación, y respetarán este derecho de conformidad con las disposiciones de la Carta de las Naciones Unidas.

Parte II

Artículo 2

1. Cada uno de los Estados Partes en el presente Pacto se compromete a respetar y a garantizar a todos los individuos que se encuentren en su territorio y estén sujetos a su jurisdicción los derechos reconocidos en el presente Pacto, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición social.

2. Cada Estado Parte se compromete a adoptar, con arreglo a sus procedimientos constitucionales y a las disposiciones del presente Pacto, las medidas oportunas para dictar las disposiciones legislativas o de otro carácter que fueren necesarias para hacer efectivos los derechos reconocidos en el presente Pacto y que no estuviesen ya garantizados por disposiciones legislativas o de otro carácter.

3. Cada uno de los Estados Partes en el presente Pacto se compromete a garantizar que:

a) Toda persona cuyos derechos o libertades reconocidos en el presente Pacto hayan sido violados podrá interponer un recurso efectivo, aun cuando tal violación hubiera sido cometida por personas que actuaban en ejercicio de sus funciones oficiales;

b) La autoridad competente, judicial, administrativa o legislativa, o cualquiera otra autoridad competente prevista por el sistema legal del Estado, decidirá sobre los derechos de toda persona que interponga tal recurso, y desarrollará las posibilidades de recurso judicial;

c) Las autoridades competentes cumplirán toda decisión en que se haya estimado procedente el recurso.

Artículo 3

Los Estados Partes en el presente Pacto se comprometen a garantizar a hombres y mujeres la igualdad en el goce de todos los derechos civiles y políticos enunciados en el presente Pacto.

Imagen de Josetxo Ezcurra

Creo que soy incapaz de sentir otra una identidad común que la del Ser Humano. Creo que la independencia de Catalunya, como otras, es beneficiosa para sus habitantes, porque creo que los Estados son más controlables por parte de los que lo conforman cuanto menor es su tamaño y mayor cercanía física tienen sus instituciones con poder vinculante. Creo en otra organización del mundo y en la solidaridad entre los pueblos. Creo que en Catalunya desde el gobierno de CiU no se pretende la independencia, sino, en el mejor de los casos, y si no se trata de un fraude para asegurarse el gobierno por otra legislatura: migrar a otra dependencia. Creo que aún así es beneficioso a medio plazo para los catalanes, que puede que en ambos supuestos puedan librarse de ese gobierno de burgueses de CiU, bien por percibir la estafa, o bien por comprobar que no han logrado librarse de una dependencia que los estrangula, y que es la misma que (en connivencia con los gobiernos) estrangulaba al Estado español.

Pero no creo que el derecho a decidir sea objeto de opinión, porque si puedes evitar que otro decida es porque tú has podido decidir, y porque tu decisión vale más que la de otros, y la impones. Y llegados a ese punto, no podemos hablar de otra cosa que de una dictadura.

P.S. No entraré a valorar el juego que se han montado entre PSC y PSOE para conjugar con ventaja estar “en misa y repicando”, y de paso ofrecer una imagen de libertad interna que no se la creen ni ellos. Hace mucho tiempo que decidí no prestar demasiada atención a los juegos que practiquen ninguno de los cuatro jinetes de la transición, pero eso no es óbice para que no comente algo sobre ti, Rubalcaba: siempre has sido un personaje más que sospechoso, pero lo que no esperaba de ti es que además fueras imbécil.

Rubalcaba, la independencia, y el derecho a decidir

Una imagen vale más que mil palabras

Posted: 28 Oct 2012 01:14 PM PDT

Iniciativa Debate Público

Paco Bello | Iniciativa Debate | 28/10/2012

Esta es la realidad de Galicia. Podemos argumentar lo que queramos, pero estos datos son reales y tienen un margen de error insignificante. Como base de cálculo se han tomado los datos expuestos aquí, y en el apartado de “elección: nadie” se han añadido los votos blancos y nulos.

El 47,3% de la población con derecho a voto ha elegido a “nadie”.

Está claro que esto no es ningún descubrimiento, pero si se tiene presente, resulta mucho más indignante que, sustentados por una farsa, ciertos políticos hablen en nombre de la “ciudadanía” sintiéndose legitimados.

Esta es la voluntad de los gallegos

Una imagen vale más que mil palabras

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libros.