Una crónica desde la distopía

 

15/09/2012

Comparte

Marta Noir | Iniciativa Debate | 16/9/2012

“Aunque algunos ahora estén “enfadados”, protestando e incluso pongan “piedras en el camino”, al final “van a agradecer” la acción del Gobierno de Mariano Rajoy”. María Dolores de Cospedal, en un alarde de dominio sinonimal* de la lengua española, habla de “enfadados”, quizás para no tener que hacer mención a los “indignados”. Además, vuelve a dejar patente la necesidad de legalizar las drogas, porque difícilmente los que estamos CABREADOS vamos a poder agradecer la acción de Mariano si no es tomando una buena dosis de lo que ella parece haberse suministrado esta misma mañana. En cuanto a las “piedras en el camino”, no se referirá a Méndez y Toxo, porque alguien que pide casi permiso para organizar una huelga general, puede ser gravilla pero no alcanza la categoría de piedra en el camino.

“Hay dos diferencias sustanciales entre ellos. La primera es el respeto evidente que Merkel tiene por las organizaciones sindicales. La segunda es la cercanía con su pueblo. Aunque es cierto que le falta más pedagogía para explicar a los alemanes, por ejemplo, la corresponsabilidad que tiene su sistema financiero en lo que está ocurriendo o cómo el BCE, con la bajada de tipos de interés, contribuyó a inflar la burbuja inmobiliaria española”. Preguntado por las similitudes/diferencias entre Rajoy y Merkel, Cándido Méndez ha logrado que me plantee volver a retomar mis clases de alemán, porque al parecer se me escapa algo cuando la señora Merkel se dirige a sus súbditos de la Gran Alemania. Respeto por los sindicatos puede que tenga, pero en todo caso será por los suyos y mientras no le toquen las narices, como hasta ahora. En cuanto a la cercanía con su pueblo, supongo que se refiere a cuando entra enloquecida en el vestidor de la selección para felicitarlos por sus interminables gestas en pro de la patria sin percatarse de que están en paños menores; vamos a preguntar a los cada vez más numerosos ancianos que buscan en las papeleras, a los 9 millones de sub-empleados, a esas personas que esperan en la oscuridad a que cierren los supermercados para abalanzarse sobre las sobras que éstos dejan, si sienten a Angela cercana o no. Y finalmente, llegamos a la pedagogía… Cándido: el hecho de que Merkel no explique a l@s alemán@s la corresponsabilidad de sus bancos y sus empresas con la burbuja inmobiliaria española, no es falta de pedagogía, ¡ES FALTA DE VERGÜENZA! Y si me permites de “inteligencia” política porque, digo yo, ¿qué ganaría ella explicando la verdad…?

Siguiendo la estela de Cándido, encontramos a Ignacio Fernández Toxo, que se apunta al noble deporte de tirar florecitas a la mujer que está imponiendo, a pueblos que no son los suyos y de manera unilateral, las peores medidas laborales desde aquellos fantásticos años de la Revolución Industrial, cuando dice que “Yo a la señora Merkel le oído cosas que, salvando las distancias de la idea de Europa que ella puede tener, no me repugnan”. Quizás, en lugar de oír, habría que escuchar.

Y ahora llega el momento de los deportes: “No hemos llegado ni a una meta volante” y “tenemos que seguir reformando para salir de la crisis”. Cristóbal Montoro es un cachondo, y no me lo podéis negar. Siempre sonriente, siempre intentado encontrar las palabras adecuadas, la mejor manera de hacer llegar su mensaje al pueblo español. ¡Qué abnegación la de este hombre! Este sí sabe lo que es cercanía. No estamos ni en la “meta volante” viene a ser como decirnos: dejar ya de quejaros, porque no habéis necesitado todavía ni la mitad de vaselina que vais a necesitar mientras yo esté aquí. ¡Qué manera de comunicar! Solicito al Roto que por favor haga una viñeta al respecto… Y puestos, ¿por qué no dedicarle también una a Mario Conde?: “Hubiera seguido escribiendo y hablando, pero es la hora de pasar a la acción”. El ex banquero, haciendo referencia a su candidatura a la Xunta, nos amenaza con pasar a la acción, como si haber pegado un pelotazo, haberse codeado con lo mejorcito del país, haberse llenado las manos y los bolsillos y haber pasado por el trullo no fuera toda una aventura… pero chico, ¿todavía te queda cuerpo para más acción? ¡Qué suplicio! Todavía no hemos logrado echar a los chorizos que tenemos, que ya se nos agolpan en la puerta sus sucesores.

Y ya metidos en temática económica, “Solo la recuperación económica y el empleo garantizarán, a la larga, el Estado del bienestar”… jajajajaja… De Guindos… entrañable personaje, poniendo la guinda, como no podía ser de otra manera… Pero esta vez el broche de oro no se lo va a llevar él, sino un miembro de la comisión que ha asistido a la reunión de ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea en Nicosia (Chipre), y de quien lastimosamente desconocemos la identidad: “¿Un país tiene derechos? Sí, exactamente los que puede pagar”… ¿Os ha quedado clarito? Propongo que quememos públicamente todos los materiales de Derecho Internacional en la plaza de los pueblos, porque para que acumulen polvo en casa…

Señor@s: esto no puede seguir así.

*Yo también tengo derecho a inventar palabras en el mundo de la neohabla… por cierto, ¿no debería ser el neohabla?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libros.