La bandera republicana

 

Opinión | por Ángel Trasobares Castillo

Comparte

Ondear la bandera republicana en la España actual es un acto de rebeldía frente a la injusticia histórica de vivir bajo el manto de esta pseudodemocracia parasitaria borbónica. Desde el poder se alzan todos los mecanismos de opresión para criminalizarla diciendo que enarbolarla puede incitar a la violencia. El cinismo, la tergiversación y la manipulación cabalgan a lomos del gobierno ultraconservador que padecemos.

Desde que murió el tirano, el matarife de El Ferrol en el año 75 se puso la maquinaria en marcha para ofrecernos un remedo de partitocracia tutelado por franquistas imponiendo otra vez la monarquía borbónica; conservando los privilegios de la iglesia católica cargando con el lastre de su cruz allá donde vamos; tragando la mortífera pócima del capitalismo porque nos hacen creer que es el único y verdadero sistema; zambulléndonos en la OTAN y Desuniones Europeas porque el Santo Capital así lo mandaba. Y todo ello con la artillería pesada de los medios de manipulación masiva tutelados por el poder de la maravillosa transición borbónica para vaciar las mentes e inventar que vivimos en el mejor de los mundos posibles.

Y detrás del telón de la España rojigualda se esconde un país gobernado por y para los poderosos, donde se esconden las desigualdades sociales cada vez mayores, la pobreza, la exclusión, la explotación laboral… Y se sigue manipulando a la sociedad para adormecer nuestras mentes y persistir con este sistema injusto, corrupto y criminal para continuar lapidando y desguazando a las clases populares.

La consecución de la III República es un acto de justicia contra el golpe de estado fascista y la cruenta guerra civil que vino después y el genocidio humano, político, económico y social protagonizado por las huestes franquistas y sus sustentadores durante casi cuarenta años. Y tras la muerte del dictador nunca han rendido cuentas ante ningún tribunal; muy al contrario, siguieron y siguen con los mandos del poder.

Rebelarnos por buscar una hegemonía social, política, cultural y económica de las clases subalternas es luchar por la III República.

Cuando veo que en las manifestaciones cada vez las banderas republicanas son más numerosas no me cabe la menor duda que tarde o temprano la República llegará. Porque es un acto de justicia para los desaparecidos, ajusticiados, masacrados, exiliados, revolucionarios y luchadores por la libertad, la dignidad y la emancipación humana que siguen esperando que su lucha se traduzca en un nuevo renacer republicano democrático, socialista y anticapitalista.

http://eldespertardellince.blogspot.com.es/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libros.