Ático. Cañamero.- De Guindos.- Hipocresía

 

Comparte

Varios medios de comunicación han informado de que el ministro De Guindos se ha gastado casi 600.00 euros en la compra de un ático en el exclusivo barrio de la Moraleja. Dos piscinas, spa, cancha de pádel, baño turco, gimnasio y jacuzzi son algunas de las comodidades de la nueva “vivienda” del ministro y su señora. Al parecer, de Guindos y su esposa no van a poder disfrutar del ático, pues dudan entre alquilarlo o regalárselo a una hija. Si optasen por la segunda opción, la hija de los de Guindo sería sin duda una afortunada, en un país como el nuestro en el que la mitad de los jóvenes están en el paro y los pocos que pueden permitirse un alquiler no suelen vivir en La Moraleja.

Cuando ayer supe de la noticia reaccioné con un tweet en el que me preguntaba cómo es posible que el máximo responsable de la economía de un país en crisis pueda permitirse semejante tren de vida. Inmediatamente me respondieron varios twitteros recordándome que es perfectamente legal que el ministro haga con su dinero lo que le parezca. Y lo cierto es quetenían toda la razón. Es legal que De Guindos tenga 600.000 euros para comprarse un ático; es legal que lo haga antes de que entre en vigor la subida del IVA decidida por él mismo para ahorrarse un buen pellizco; es legal que el ático se haya devaluado hasta casi una tercera parte de su valor inicial como consecuencia del desplome del mercado de la vivienda. No cabe duda, De Guindos es un tío legal.

Lo que por el contrario es ilegal es que el dirigente agrario Diego Cañamero saque unos carros con alimentos de primera necesidad de un supermercado para llamar la atención sobre el hecho de que muchas familias en nuestro país tienen dificultades, no ya para llegar a fin de mes, sino para alimentarse como es debido. Del mismo modo que es ilegal intentar paralizar que desahucien a una familia o hacer una sentada frente al Parlamento. Teniendo en cuenta el creciente poder político de los ultracatólicos en nuestro país, cualquier día va a ser ilegal, como en Rusia, cagarse en Dios. Visto lo visto no cabe duda de que Cañamero es un tío ilegal (y suerte que tiene de ser creyente y no cagarse mucho en Dios).

¿Cuál es el problema entonces? La situación no es nueva pero es cada vez más preocupante. En 1961 Ralph Williams y Malcolm Moos escribieron un discurso que el presidente de los EEUU debía leer en el Congreso. El discurso es muy famoso porque en él se alertó por primera vez de los perniciosos efectos para el país del llamado Complejo militar-industrial-congresual. Se advertía de que era un escándalo que hubiera numerosos cargos políticos que ayudaban al desarrollo de la industria de guerra y que después se retiraban para ocupar cargos en las empresas a las que habían favorecido. Una de las frases del texto que finalmente fue censurada por Eisenhower (perro no come carne de perro) era de una claridad cristalina: “Hay que asegurarse de que los mercaderes de la muerte no lleguen a dictar la política nacional”.

Pues bien, a día de hoy, esto es exactamente lo que pasa en nuestro gobierno y, por supuesto, es perfectamente legal. De Guindos no es una excepción, es la regla de una manera de hacer política en la que la puerta giratoria que une los consejos de administración de las grandes empresas con el poder político está bendecida por la legalidad. Digámoslo claramente, el nuevo ático del Ministro de economía no sólo es la enésima prueba de que en este país nos gobiernan los ricos sino también de la podredumbre de un sistema político cuya legalidad permite injusticias y privilegios. Como es lógico, de Guindos y los suyos no se cagan en Dios, porque viven como Dios.

*Pablo Iglesias Turrión es profesor de Ciencia Política en la Complutense y presentador de la tertulia política televisada La TuerKa

Fuente: De Guindos o Cañamero: ser un tío legal o cagarse en Dios

Imagen de portada: Público

Anuncios

Arturo Pérez Reverte, como casi cada domingo, ha utilizado Twitter para comentar la actualidad de la semana.

 

El autor de El capitán Alatriste ha volcado su desacuerdo con las medidas del Ejecutivo y ha vuelto a ser alabado por los usuarios de esa red social.
“La Cultura, la Educación, la Sanidad, las clases altas, medias y bajas, expoliadas. Y el disparate administrativo-político-autonómico, ni tocarlo.
A ver si lo he entendido, señor presidente… Hasta por morirme debo pagar un 21 %… A ver si lo entiendo. Insisto.
Alemania tiene 80 millones de fulanos y 150.000 políticos. España, 47 millones y 445.000 políticos. Sin contar asesores, cómplices y colegas. O en Alemania faltan políticos, o aquí sobran. Si en Alemania faltan, apenas tengo nada que decir. Si en España sobran, tengo algunas preguntas. Señor presidente.
¿Para qué sirven 390 senadores (con la brillantez media y la eficacia política media de un Iñaki Anasagasti, por ejemplo)? Subpregunta: si un concejal de Villacantos del Botijo, por ejemplo, necesita contratar a 15 asesores… ¿Para qué puñetas sirve ese concejal, aparte de para dar de comer a numerosos compadres y parientes?
¿Para qué sirven 1.206 parlamentarios autonómicos y 1.031 diputados provinciales? ¿Sabe usted lo que cobra toda esa gente? ¿Y lo que come? Ese tinglado regional, repartido en diecisiete chiringuitos distintos, duplicados, nos cuesta al año 90.000 millones de euros. Con ahorrar sólo la mitad… Eche usted cuentas, señor presidente. Que yo soy de Letras.
En vista de eso, ¿cómo es posible que el Gobierno de este putiferio de sangüijuelas y sangüijuelos se la endiñe a las familias y no a ellos? Que en vez de sangrar a esa chusma, se le endiñe a la Dependencia, a la Sanidad, a la Educación, a la Cultura, al pequeño comercio? ¿A la gente que de verdad lucha y trabaja, en vez de a esa casta golfa, desvergonzada y manifiestamente incompetente?
A ese negocio autonómico absurdo e insostenible, del que tanta gentuza lleva viviendo holgadamente desde hace más de treinta años. 17 parlamentos, 17 defensores del pueblo, embajadas propias, empresas, instituciones. Negocios casi privados (o sin casi) con dinero público. El único consuelo es que a esa pandilla depredadora la hemos ido votando nosotros. No somos inocentes. Son proyección y criaturas nuestras.
Treinta años engordándolos con nuestra imbecilidad y abulia política. Cuando no con complicidad ciudadana directa: Valencia, Andalucía… Con unos tribunales de Justicia cuando no politizados o venales, a menudo lentos y abúlicos. El golfo, impune. Y el ciudadano, indefenso. Esos políticos de todo signo (hasta sindicalistas, rediós) puestos en cajas de ahorros para favorecer a partidos y amiguetes. Impunes, todos.
Me creeré a un presidente de Gobierno, sea del color que sea, cuando confiese públicamente que este Estado-disparate es insostenible. Cuando alguien diga, señor presidente, mirándonos a los ojos, “voy a luchar por un gran pacto de Estado con la oposición”; “me voy a cargar esta barbaridad, racionalizándola, reduciéndola, controlándola, adecuándola a lo real y necesario”; “voy a desmontarles el negocio a todos los que pueda. Y a los que no pueda, a limitárselo al máximo. A lo imprescindible”; “aquí hay dos autonomías históricas que tendrán algo más de cuartelillo, dentro de un orden. Y el resto, a mamarla a Parla”.
“Y el que quiera entrar en política para servir al pueblo, que se lo pague de su bolsillo”.
Pero dudo que haga eso, señor presidente. Es tan prisionero de su propia chusma político-autonómica como el PSOE lo es de la suya. Ese toque de jacobinismo es ya imposible. Tiene gracia. No paran de hablar de soberanía respecto a Europa quienes son incapaces de ejercerla en su propio país. Sobre sus políticos. Dicho en corto, señor presidente: no hay cojones. Seguirán pagándolo los mismos, cada vez más, y seguirán disfrutándolo los de siempre. El negocio autonómico beneficia a demasiada gente.
Usted, señor presidente, como la oposición si gobernara, como cualquiera que lo haga en España, seguirá yendo a lo fácil. A cargar a una población triturada, con cinco millones de parados, lo que no se atreven a cargar sobre sus desvergonzados socios y compadres. Seguirá haciéndonos aun más pobres, menos sanos, menos educados. Hasta el ocio para olvidarlo y la cultura para soportarlo serán imposibles.
Así que cuando lo pienso, a veces se me va la olla y me veo deseando una intervención exterior. Que le vayan a frau Merkel con derechos históricos, defensores del pueblo, inmersiones lingüísticas, embajadas y golferías autonómicas. De tanto reírse, le dará un ataque de hipo. De hippen, o como se diga allí.
Lo escribía el poeta Cavafis en Esperando a los bárbaros. Quizá los bárbaros traigan una solución, después de todo. Para esto, que nos invadan los bárbaros de una puta vez. Que todo se vaya al carajo y el Sentido Común reconozca a los suyos. Si quedan.
Recristo. Qué a gusto me he quedado esta tarde, señor presidente. Lola acaba de abrir el bar. Esta noche me emborracho. Como Gardel en el tango. Fiera venganza la del tiempo. Parece un título de Lope de Vega. Un tango adecuado para este pasaje”.

Carta, como dios manda, al presidente Rajoy. Para que circule por la red… A ver si se enteran en España y en toda Europa.

 

 

QUE CORRA POR LA RED

Sr. RAJOY:

Podemos soportar las exigencias del guión que marque Europa para superar el déficit. Sí que tenemos coraje y determinación, que son conceptos que a usted le gustan mucho. Estamos dispuestos a ser exigentes con nosotros mismos para poder superar el déficit. Pero el mismo rigor que ponemos nosotros como ciudadanos, el mismo nivel de exigencia que tiene usted con nosotros, el mismo, queremos verlo con las instituciones de las comunidades autónomas.

1.- ¿Está usted enterado de que la CAM “quebró” y se evaporaron” en torno a 6.000.000.0000 (seis mil millones) de euros? ¿No hay responsables? Usted, Sr. Rajoy, sabe que sí.
2.- ¿Está usted enterado de que el Banco de Valencia “quebró” y se evaporaron en torno a 3.000.000.000 (tres mil millones) de euros?. ¿No hay responsables? Usted, Sr .Rajoy, sabe que sí.

3.- ¿Está usted enterado de que el “agujero” de BANCAJA lo tapó el SR. RATO en Caja Madrid? Usted, Sr. Rajoy, sabe que hay responsables.
4.-¿Está usted enterado de que hay una trama GÜRTEL que ha “distraído” millones de euros en financiación de eventos, y hasta sacó “partido” de la visita del PAPA a Valencia?. ¿Sabe que hay responsables? Usted, Sr. Rajoy, sabe que sí. Por si lo duda, lo de los trajes son migajas, pero ¡QUÉ POCA ÉTICA!.

5.-¿Está usted enterado de que en Valencia hay una empresa que depende del Ayuntamiento y de la Diputación, llamada EMARSA, que se ha “trajinado” más de 17.000.000 millones de euros del dinero público? ¿No hay responsables? Usted, Sr. Rajoy, sabe que sí.

6.- ¿Está usted enterado de que en Castellón “sólo” le toca la lotería al Sr. Fabra? Su colega es hábil para blanquear dinero. ¿No tiene responsabilidad? Usted, Sr. Rajoy, sabe que sí.

7.- ¿Está usted enterado de que en Alicante hay una trama BRUGAL que se “trajina” dineros públicos? Esos dineros salen de las contratas de basuras y del Plan General de Ordenación Urbana de Alicante. ¿No existen responsables? Usted, Sr. Rajoy, sabe que sí. Y le damos una pista por si nos responde “depende… depende” Mire usted al “burladero” de las cortes valencianas y los encontrará parapetados-aforados: Alperi-Castedo-Hernández-Mateo… los otros se nos olvidan, pero consulte usted a los tribunales y las listas de diputados electos de su partido, y… ¡qué coincidencia!, ¿no?

En fin, Sr. Rajoy, no queremos aburrirle con “menudencias” pero sí exigirle que, como buen Registrador de la Propiedad, se ponga manos a la obra y nos devuelva todo lo que se apropiaron indebidamente, hasta el último céntimo.

Nos han exigido sacrificios a los dependientes, a los trabajadores, a los pensionistas, a los alumnos de primaria y secundaria, a los universitarios, a los investigadores, a los funcionarios, a las farmacias, a las librerías, a los proveedores autónomos de las Comunidades Autónomas, etc. etc.; a las ONGs, nos han subido los impuestos, el transporte, los combustibles… con CORAJE Y DETERMINACIÓN, Y COMO DIOS MANDA, conceptos que a usted, Sr. Rajoy, le son muy queridos.

Sr. Rajoy, como buen Registrador de la Propiedad, póngase a trabajar y que nos DEVUELVAN hasta el último céntimo de todo lo que nos han ROBADO. No queremos volver a ver a Trillo “bruñendo” la presunción de inocencia. Que trabaje Gallardón en Justicia. Estamos alarmados con Urdangarín y se le calculan 5.000.000 de euros. Los miles de millones que se han “trajinado” sus amigos en las comunidades Autónomas le ayudarán a tapar algunas décimas en el agujero del déficit del estado. ¿Esto no le alarma, don Mariano?. A trabajar, con CORAJE y DETERMINACIÓN, COMO DIOS MANDA. ¿O sólo se atreve usted con los trabajadores?

Se nos olvidaba: dígale a SORAYA que en la próxima rueda de prensa del Consejo de Ministros trate el tema y nos tranquilice.

Póngase manos a la obra con todo lo antedicho y tendrá usted nuestro apoyo. No lo dude, don Mariano.

HASTA QUE TODO EL MUNDO SE ENTERE, Y SE DEVUELVA EL DINERO QUE ES DE TODOS, NO DEJAREMOS PARAR ESTE CORREO.


Roser Vilar.-Valentín Domínguez Cerrillo.
http://valdomicer.blogspot.com/
http://fetichesobjetosyemociones.blogspot.com/