Vivamos el presente lo mejor posible.

 

En vez de pensar en los planes para el porvenir, y en vez de añorar continuamente el pasado, lo que no deberíamos olvidar nunca es que lo verdaderamente real es el presente, y eso si que es muy olvidado.

Con el futuro suele pasar que pensamos que será muy distinto de cómo es nuestro presente, e incluso creemos que el pasado también lo fue. Pero ambos tienen mucha menos importancia de la que le damos, y, no queremos admitir, que con el paso del tiempo se agrandan nuestros pensamientos.

Lo que sí es cierto es que sólo el presente es verdaderamente real y es en él donde reside nuestra verdadera existencia. Hagamos un presente lo mejor posible, hoy y ahora.

CFL

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libros.