Regreso al nacionalcatolicismo y el derecho al sufrimiento

 

Published On: Dom, jul 29th, 2012

Estado español | por Iniciativa

Comparte

Todas las mujeres, incluidas las que han sufrido una violación, necesitarán la autorización de un médico para abortar

la reforma de Gallardón acabará con la ley de plazos socialista y el aborto libre hasta la semana 14 dejando como único supuesto para interrumpir el embarazo el daño psicológico que pueda sufrir la madre

La campaña contra el aborto orquestada por el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, arrebatará a las mujeres su derecho a decidir sobre la interrupción de su embarazo, tal y como reconocía la legislación de 2010. Tras sembrar la polémica con sus declaraciones sobre el final de la malformación del feto como supuesto para abortar, este miércoles el diario El Mundo informaba que la futura ley liquidará el aborto libre hasta la semana 14 para volver a una ley de supuestos pero diferentes a los tres que se reconocieron en 1985 -violación, malformación fetal y daño psíquico de la madre-, dejando como única causa para interrumpir el embarazo el daño psíquico de la mujer siempre y cuando éste sea reconocido por un profesional de la salud. Asociaciones de médicos y expertos advierten que la reforma empujará a muchas mujeres a abortar en la clandestinidad, con el grave riesgo de mortalidad que implica, además de involucionar la interrupción voluntaria del embarazo con una ley más restrictiva que la de 1985, que cuenta con el beneplácito de la OMS, y a niveles muy alejados de la normativa vigente en la mayor parte de los países de la UE. Curiosamente, fue el padre de Gallardón quien recurrió la ley de 1985 sin éxito.

La ley del aborto en la que trabaja Gallardón sólo reconocerá el daño psíquico de la madre como supuesto para abortar. Este supuesto incluiría desde sus condiciones socioeconómicas, físicas, psicológicas, enfermedades del feto o la violación sexual. El cambio de filosofía se traduce en que una violación sexual o la malformación del feto dejarían de ser la causa que determine la interrupción del embarazo pasando a ser el daño psicológico que pueda causar a la madre.

Esta modificación acabaría con los plazos introducidos por el Gobierno de Zapatero en 2010 que permitía abortar sin alegar ningún motivo a todas las mujeres mayores de 16 años hasta las 14 semanas de gestación, hasta la semana 22 si existía algún riesgo para la salud física o psíquica de la embarazada y más allá de las 22 semanas si se detectaban anomalías incompatibles con la vida o una enfermedad extremadamente grave o incurable para el bebé.

Ahora en cambio, si la reforma sale adelante, todas las mujeres, incluso las que han sido violadas, tendrán que alegar daño psicológicoy que éste sea reconocido por un informe médico, de un centro público o privado, aunque no será vinculante para la interrupción del embarazo. Dentro de este perjuicio psicológico existirán varios motivos: como haber sido víctima de una agresión sexual, la malformación fetal, el daño físico o psicológico que pueda sufrir la madre o sus condiciones socioeconómicas, cada uno de estas causas tendrá un plazo distinto que aún no se ha determinado.

Esta nueva legislación sería mucho más restrictiva incluso que la de 1985 que legalizó el aborto, prohibido durante toda la dictadura franquista, en tres únicos supuestos: violación (en las primeras 12 semanas), salud física o psicológica de la madre (sin límite) o graves taras físicas o psíquicas del bebé (en las primeras 22 semanas). Ahora en cambio, una madre tendrá no sólo que alegar un motivo sino además que sea un médico quien le permita ejercer su derecho a abortar.

Gallardón abre la caja de Pandora

El PP recurrió al Constitucional en 2010 la ley socialista, que aún no se ha pronunciando, alegando fundamentalmente la gravedad de que una menor de edad pudiera abortar sin el consentimiento de sus padres y que el aborto libre hasta la semana 14 vulneraba el derecho constitucional a la vida. Durante la campaña electoral manifestaron su propósito de modificar la legislación vigente sobre la interrupción del embarazo en esos dos aspectos fundamentales, pero nunca mencionaron que convertirían a los médicos en jueces que determinen y den su permiso a una mujer para que pueda abortar o no.

Fue el pasado domingo cuando el ministro de Justicia desató la polémica en una entrevista en el diario La Razón al avanzar que la malformación del feto no será ya un supuesto para abortar. Además, el ministro calificó de “éticamente inconcebible” haber estado conviviendo con la actual legislación sobre el aborto. “Creo que el mismo nivel de protección que se da a un concebido sin ningún tipo de minusvalía o malformación debe darse a aquel del que se constate que carece de algunas de las capacidades que tienen el resto de los concebidos”, defendió.

Con estas declaraciones, el ministro criticó la legislación vigente en materia de aborto de la mayor parte de los países de la UE, ya que la malformación del feto no es un supuesto permitido para abortar en Irlanda, Mónaco, Liechtenstein, Andorra, Malta y San Marino. Una causa que en España sólo supuso en la última década entre un 2,53 y 3,16% de los abortos practicados. Además, el aborto libre cumpliendo unos plazos está permitido en países como Alemania, Francia, Holanda o Bélgica.

Reacciones

Las palabras del ministro desataron un aluvión de reacciones. Los partidos de la oposición censuraron las pretensiones del Gobierno de Rajoy, acusándole de volver a la época franquista, donde las mujeres que podían viajaban al extranjero a abortar o lo hacían en la clandestinidad.

La vicesecretaria de organización del PSOE, Elena Valencianopreguntó al ministro de Justicia, si “quiere volver a la hipócrita España de los años 70″, en alusión a los ‘packs’ de las agencias de viaje para abortar en aquella época. En similares términos, IU alertó de que Gallardón representa al “nacionalcatolicismo español”, una de las señas de identidad de la dictadura franquista, con la reforma legislativa que está planteando en materia de aborto.

El PP ha sido el único grupo parlamentario que ha cerrado filas en torno a la polémica reforma indicando que apuesta por una “ley de casos” y no por “una ley de plazos”. “Apostamos por la defensa de los derechos de los más débiles”.

También, muchas asociaciones sanitarias han censurado la reforma que planea Gallardón. Así, las Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública creen que el ministro peca de “flagrante sadismo incomprensible e intolerable en una sociedad desarrollada” y ve incoherente que el ministro hable de los derechos de los discapacitados cuando el Gobierno del que forma parte “los ha mutilado de manera inclemente”, al reducir las ayudas a la dependencia y las subvenciones a las entidades que atiende a estos enfermos.

Dos de las principales asociaciones de jueces se han mostrado sorprendidos por el anuncio de Gallardón. El portavoz de la Asociación Profesional de la Magistratura (APM), Pablo Llarena, recordó que, al comienzo de la legislatura, el actual ministro propuso volver al sistema de un aborto por indicaciones y no a la restricción de las indicaciones. Por su parte, el portavoz de la Asociación de Jueces y Magistrados “Francisco de Vitoria”, José Luis González Armengol, ha opinado que el aborto por malformación del feto era “una cuestión pacífica” y “no convendría en absoluto hacer modificación alguna” en este apartado, tras indicar que hay total libertad de opiniones en este tipo de cuestiones entre los miembros de la asociación.

El movimiento feminista promotor de la campaña por el Derecho al Aborto Libre y Gratuito, formado por más de una veintena de grupos feministas, ha calificado en un comunicado de “hipócritas y perversas” las restricciones que el Gobierno quiere llevar a cabo en la ley del aborto. Subrayan que eliminar la malformación del feto como supuesto para abortar de forma voluntaria “choca” con la “realidad cotidiana de tantas mujeres” que no pueden asumir una maternidad en el momento del embarazo. “Choca -sostienen- contra la evidencia de que la mejor manera de evitar un aborto no es la sanción, sino la educación sexual y afectiva”, así como “la corresponsabilidad familiar, social y del Estado con la maternidad”.

Sólo asociaciones como Derecho a Vivir o Foro de la Familia han aplaudido el gesto de Gallardón a sus pretensiones e incluso han llegado a pedir al Gobierno que elimine o restrinja el aborto eugenésico, el terapéutico y, concretamente, el de peligro para la salud psicológica de la madre, supuesto por el que se han “colado”, según han apuntado, en torno al 97 por ciento de los casos en los últimos 25 años.

Fuente: http://nosotrasdecidimos.org/todas-las-mujeres-incluidas-las-que-han-sufrido-una-violacion-necesitaran-la-autorizacion-de-un-medico-para-abortar/

Anuncios

Que me perdonen, pero esto empieza a resultar tristemente gracioso

Edición: Internacional |

 

Economía | por Iniciativa

Que me perdonen, pero esto empieza a resultar tristemente gracioso

Comparte

ConfusiónGlobalización por nivelesPatio traseroProyectoSchäuble

 

Tanto jueves como viernes de esta semana nos hemos desayunado con esto:

Schäuble respalda el anuncio del BCE de que hará “todo lo posible” para proteger al euro

Schaüble da luz verde a que el BCE haga “todo lo posible” para salvar el euro

Schäuble y Guindos urgen a aplicar rápidamente las decisiones de la ‘eurocumbre’

Y las bolsas y la ajada prima de riesgo lo celebraban con ascensos y descensos respectivamente. Toda una fiesta. Y ahora, para que no perdamos eso que estamos convirtiendo en tradición (sobresaltarnos), el alemán dice esto de lo que pronto se desdirá para volverlo a decir a renglón seguido, y así todas las veces que haga falta, como en el chiste del tropiezo (fue un accidente, Señoría. Se tropezó y se clavó el cuchillo que yo portaba… y así 17 veces):

Schäuble descarta que el fondo de rescate temporal vaya a comprar deuda española

BERLÍN, 29 Jul. (EUROPA PRESS) –

El ministro de Finanzas de Alemania, Wolfgang Schäuble, descarta que el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) vaya a comprar deuda española e italiana para aliviar la presión de los mercados. Tacha de “especulaciones” las informaciones que indicaban que el Banco Central Europeo (BCE) está avanzando en esta línea para rebajar los intereses de los bonos de España e Italia.

En una entrevista concedida al diario germano ‘Die Welt am Sonntag’ que se publica este domingo, Schäuble desestima que el BCE intervenga mediante la compra de deuda y rechaza, asimismo, la hipótesis de que el FEEF, el mecanismo de rescate temporal, pueda erigirse como un salvoconducto que evada la negativa de Alemania. “No, estas especulaciones no son verídicas”, replica Schäuble.

“Las necesidades de financiación de España a corto plazo no son tan altas”, alega Schäuble. “Las altas cotas que han alcanzado los interés son dolorosas y crean una enorme incertidumbre, pero no es el fin del mundo pagar un porcentaje mayor en las subastas de deuda”, argumenta el ministro de Finanzas alemán.

No obstante, Schäuble dice ser consciente de la insostenible situación que implican unos altos intereses de la deuda española. Como colchón de seguridad, el titular de Finanzas germano señala a los 30.000 millones de euros adicionales aprobados en el Memorándum de Entendimiento, el documento que certifica la ayuda financiera concedida a España, para “una potencial asistencia financiera de carácter inmediata”.

MERCADOS Y AGENCIAS DE ‘RATING’

Por otra parte, que Alemania apenas pague intereses por su deuda solo denota una “profunda inseguridad” en los inversores, a juicio de Schäuble. Aunque alivia la carga deudora, esto es una señal de que “los mercados no están en orden”, remarca.

Sin embargo, no espera que los intereses que los inversores paguen por los bonos alemanes aumenten de la mano de la revisión de la calificación de la deuda germana a “perspectiva negativa” por parte de la agencia de ‘rating’ Moody’s. “No habrá ninguna subida de intereses, así que me iré de vacaciones tranquilo, ya que los mercados no se toman tan en serio a las agencias de calificación”, ensalza Schäuble.

En este sentido, también muestra su escepticismo sobre cómo han recibido los mercados los últimos paquetes de reformas aprobados por el Gobierno de Mariano Rajoy. El Ejecutivo español, aclara Schäuble, “ha tomado todas las decisiones necesarias” y están teniendo “un buen efecto”. “Si los mercados no confían en ellas, ya llegará el momento” en que lo hagan, apostilla el ministro alemán, “España necesita tiempo”.

Desde que el presidente del BCE, Mario Draghi, asegurara el pasado jueves que “hará todo lo necesario para preservar la euro”, las informaciones sobre un viraje en la política del eurobanco no han cesado de aparecer. En un principio, reticente a comprar deuda de países en dificultades, el BCE podría estar valorando esta opción a fin de aplacar los embates de los mercados contra Italia y España. No en vano, el Bundesbank, el banco central de Alemania, se opone a esta medida.

Además, desde las palabras de Draghi, la prima de riesgo española comenzó su descenso desde los 600 puntos básicos hasta los 534 y la Bolsa inició su escalada en positivo, encadenando tres días de ganancias y recuperando los 6.000 puntos.

Fuente: http://www.europapress.es/economia/noticia-schauble-descarta-fondo-rescate-temporal-vaya-comprar-deuda-espanola-20120729082319.html

Europa del norte también necesita su “patio trasero”, como EE.UU. el suyo. Y pronto lo tendrá. Y mañana histeria bursátil (como si nos tuviera que importar algo).

El fin de la mal llamada meritocracia.- Sánchez Gordillo: “Los recortes consisten básicamente en que los ricos roban a los pobres”

 

Posted: 27 Jul 2012 02:42 PM PDT

Iniciativa Debate Público

[N. de Paco Bello] Siempre me ha gustado el profesor Navarro, aunque lo veía, comprendiendo su postura, como una persona moderada e influida por el ambiente que lo rodea y la educación recibida. Debo decir que o bien me equivoqué, o el profesor también está evolucionando. El caso es que cada día me gusta más. Siga Ud. así, y gracias.

———-

Vicenç Navarro

Una de las consecuencias de la enorme crisis financiera y económica que estamos experimentando es la pérdida de confianza en las élites gobernantes, sean éstas financieras, económicas, mediáticas o políticas. La confianza que un sistema político democrático requiere que exista entre el establishment –las instituciones que gobiernan las distintas actividades financieras, económicas, mediáticas y políticas del país- por un lado, y las clases populares por el otro, se está perdiendo rápidamente. La gente normal y corriente, que solía creer que “los que mandan” son mejores y tienen más información sobre la cual toman decisiones, ya no cree en ello. Más y más gente cuestiona que las élites que están arriba mandando estén allí debido a su mérito. Según la última encuesta de valores realizada por la Pew Foundation, la mayoría de las poblaciones de los países en recesión incluyendo los países de la Eurozona, no confían en las élites gobernantes. Y ello explica que tales élites estén perdiendo no sólo la confianza sino su legitimidad para “mandar”, sea en el sector que sea.

Hay muchas consecuencias de este hecho, fácilmente evidenciables. Pero una de las más importantes es que además del esquema político derecha-izquierda hay que incluir otra línea divisoria que separa los que están arriba de todos los demás, que constituyen la gran mayoría de la población. Esta mayoría percibe que la línea ascendente en el gradiente social no la determina el mérito, sino las conexiones y relaciones interpersonales determinadas en gran parte por el origen social del individuo, definido este por clase social y género. En realidad, la evidente incompetencia de los que están arriba (tanto en los sectores financieros como en los políticos), que aparece claramente en su continuo y persistente intento de seguir las políticas de austeridad que han conducido a estos países al desastre, muestra que el mérito tiene poco que ver con que estén donde están. Las conexiones y redes de intereses (que los sociólogos llaman capital social y la gente normal y corriente llama las conexiones y enchufes) que les permiten trepar, explica que estén arriba. Ésta es la percepción hoy generalizada.

Es lógico, pues, que la gran mayoría de la ciudadanía cuestione el sistema que permite a las élites existir, permanecer y reproducirse, sin ninguna justificación o responsabilidad frente a los demás (lo que en inglés se llama accountability). La meritocracia aparece como la ideología que las élites promueven en los medios que controlan para justificar su poder. La pérdida de credibilidad de esta ideología es clara y enorme. La gran mayoría de la población en la citada encuesta Pew, no cree que las élites gobernantes sean “mejores” que la gente normal y corriente. En realidad, comienza a verse lo contrario. Unos porcentajes que están creciendo son los de los que piensan que la gente de arriba es más corrupta que la gente normal y corriente. Se han enriquecido, no a base de sus méritos, sino a base de sus contactos y conexiones (repito, el llamado capital social).

Esta toma de conciencia lleva a una situación que tiene un enorme potencial explosivo, pues el mayor grado de conocimiento y mayor exigencia que ello conlleva, conduce a una situación en que la falta de credibilidad de la ideología meritocrática provoca el deseo de cambiarla o eliminarla. Y de ahí surgen los movimientos contestatarios: de la concienciación de que los que tienen gran poder en el país defienden, no los intereses generales de la población, sino los particulares que representan, careciendo de legitimidad para estar donde están y tener el poder que tienen.

Los movimientos contestatarios

No es, pues, por casualidad, que tales movimientos hayan surgido en países como España y como EEUU, donde hay mayor concentración del poder financiero, económico, mediático y político, y donde la relación existente entre estos diferentes establishments es más acentuada. La relación y conexión, por ejemplo, entre el establishment financiero, el mediático y el político alcanza dimensiones elevadas en España y en EEUU. De ahí el surgimiento del 15-M y del Occupy Wall Street. Son movimientos de denuncia de la gran concentración del poder y de las enormes limitaciones que ello determina en el sistema democrático de tal país. En ambos países las limitaciones del sistema democrático son enormes y evidentes. El “no nos representan” del movimiento 15M es ampliamente entendido y compartido por la mayoría de la ciudadanía, mayor en las personas de sensibilidad progresista, pero también presente en personas de sensibilidad conservadora.

Ello conlleva una distancia cada vez mayor entre los gobernantes y los gobernados, que incluye a los gobernados de distintas sensibilidades políticas. En ambos países, tales movimientos contestatarios actúan como conciencia colectiva de la mayoría de la población. Su gran poder deriva del gran apoyo popular que reciben. De ahí el enorme temor que tales establishments han mostrado, aumentando la represión, que ha alcanzado en España y en Catalunya un nivel no visto desde tiempos de la dictadura.

Tales movimientos, en contra de una imagen intencionada y sesgada promovida por los medios conservadores, han sido altamente exitosos, pues han puesto en el centro del debate y de la visibilidad mediática las enormes falsedades en las que se apoya el sistema. En España, hay una escasísima representatividad del sistema político (“no nos representan”), una enorme corrupción de las estructuras políticas (“no hay pan para tanto chorizo”), una exigencia del cambio (“si no nos dejáis soñar, no os dejaremos dormir”), y una larga lista de eslóganes que reflejan gráfica y simbólicamente los enormes déficits del sistema político-económico heredado de la transición inmodélica, hecha en términos muy desiguales con gran dominio de las fuerzas conservadoras en aquel proceso de transición, determinando una democracia muy incompleta, con un bienestar muy insuficiente (todavía hoy España tiene el gasto público social por habitante más bajo de la UE-15).

Estos movimientos, con su estrategia de ridiculizar al establishment (lo cual hacen con gran creatividad y humor) están mostrando que el rey está desnudo. La manera como los “yayo flautas”, un grupo de ciudadanos de edad avanzada, ridiculizan la pomposidad del poder es digna de aplauso y apoyo. Al poder hay que mostrarlo por lo que es: la mera defensa de intereses particulares para el enriquecimiento de élites que han trepado hasta arriba a costa de todos los demás.

No es su objetivo convertirse en un partido político sino denunciar los enormes déficits democráticos, y radicalizar a los instrumentos políticos y sociales que necesitan que se les agite para que sirvan mejor a la ciudadanía. Y lo están consiguiendo.
Una última observación. Este distanciamiento entre gobernantes y gobernados, resultado de las enormes insuficiencias del sistema democrático español, no debe llevar a un sentimiento antipolítico que conduce a un fascismo antidemocrático (Franco era el indicador máximo de la antipolítica) sino a un mayor nivel de exigencia democrática, pidiendo con toda contundencia, que se hagan las transformaciones profundas de lo que se llama democracia en España, para conseguir una democracia real y auténtica en la que sea la ciudadanía el origen de todo poder, expresado este, tanto en forma directa como indirecta, dentro de un sistema auténticamente proporcional el que cada ciudadano tenga la misma capacidad decisoria en el país, expresada a través de referéndums vinculantes (tanto a nivel central como autonómico y municipal) así como a través de instituciones auténticamente representativas. Y exigiendo también una pluralidad en los medios, hoy prácticamente inexistente en España, que represente la existente pluralidad que hay en la ciudadanía española.

Fuente: http://www.vnavarro.org/?p=7615

 

Sánchez Gordillo: “Los recortes consisten básicamente en que los ricos roban a los pobres”

Posted: 27 Jul 2012 10:28 AM PDT

Iniciativa Debate Público

Nadie diría que ya tiene 63 años y que resultó elegido alcalde de Marinaleda (Sevilla), con treinta, allá por el año 79 cuando era profesor de historia en un Instituto. Juan Manuel Sánchez Gordillo participó en la creación del Sindicato de Obreros del Campo o de la Candidatura Unitaria de Trabajadores. Sigue siendo alcalde y parlamentario de Izquierda Unida, aunque mantenga cierta distancia respecto a la dirección actual de la coalición. También forma parte, en la actualidad, del Sindicato Andaluz de Trabajadores, que promovió esta semana la ocupación de la finca Las Turquillas, que viene utilizando el ministerio de Defensa como yeguada militar: “La ocupamos con una representación bastante grande de gente llegada de toda Andalucía. Se ha hecho un campamento allí, con un grupo y mañana se empieza a labrar la tierra en un huerto pegado al cuartel de los militares”.

“La idea es mantenernos ahí. No tiene sentido que en siglo XXI el Ejército ocupe tanta tierra, 1200 hectáreas, cuando con diez fanegas tendría suficiente. El Ejército no es buen agricultor, ni tiene capacidad para labrarla”.

El propósito de los jornaleros es aprovecharla “para el turismo, la agricultura ecológica y ofrecer empleo de forma parecida a como hicimos en Marinaleda, a través de la industria agroalimentaria, con la transformación de productos ecológicos”. También a Marinaleda, aquel antiguo confín de campesinos reconvertido en ayuntamiento y en utopía asamblearia, está llegando la crisis: “Se nota un poco en los precios de los productos agrícolas y en la financiación -afirma Sánchez Gordillo, quien mantiene la apariencia y la actitud que lo convirtieron en referente de un cierto sector de la izquierda española, pero que ha compaginado dicha estampa con la de la gestión municipal-. Tenemos problemas de liquidez pero estamos vendiendo bien los productos. En términos generales, en la agricultura y en la alimentación se ha notado menos en la crisis. Lo que ocurre es que la gente que se había ido del campo para trabajar en la construcción está volviendo en demanda del empleo. Así que no sólo hay que mantener el empleo que existe sino que hay que incrementarlo. La agricultura ecológica da más empleo que la tradicional, eso es cierto. Claro que para salvarla de la situación de la crisis y del encarecimiento de los productos agrarios, estamos intentado un comercio horizontal, con un diálogo de cooperativa a cooperativa y estableciendo relaciones con otros países donde haya experiencias de este tipo. Queremos crear riqueza y empleo con un comercio más justo”.

Durante el actual conflicto de la minería, los jornaleros andaluces han visto las barbas del vecino puestas a remojo, cuando en Andalucía y en Extremadura existe una forma de subsidio agrario, conocida popularmente como el Plan de Empleo Rural (PER) aunque haya recibido otras denominaciones, que recuerda en parte a las subvenciones mineras. En el caso extremeño-andaluz los subsidios europeos beneficiaron más a los grandes terratenientes que a los campesinos pero al menos permitió cierta dignidad de vida a este último colectivo.

Ahora, hay quien piensa que esa paz social está en peligro: “Se rumoreó que determinadas prestaciones agrícolas iban a eliminarse, pero no se les ha tocado. En el campo, a los mayores de 52 años, por ejemplo, se les da un pequeño subsidio para que no tengan que buscar peonadas como los jornaleros más jóvenes. Algo así como una jubilación prematura. Ahora se ha dicho que va a pasar a los 55 años, pero lo que no se dan cuenta es que esos mayores de 52 son los que están alimentando a la familia, porque apenas hay trabajo. Si quitamos ese subsidio o lo postergamos, llegamos al hambre física. Así que creo que, al paso que vamos, el movimiento jornalero se va a radicalizar”.

Sigue siendo un verso libre en Izquierda Unida, aunque no faltó quien apostara porque Sánchez Gordillo abandonaría la coalición cuando se negó a secundar el pacto de gobierno entre dichas siglas y el PSOE de Andalucía, durante el pasado mes de mayo: “Yo hice un discurso durante las elecciones en el sentido de que no nos íbamos a rendir a los mercados. Y los mercados lo que han hecho ha sido apretar su dictadura y hay que rebelarse mucho mejor de lo que lo estamos haciendo, con más ganas. No estoy de acuerdo con el pacto de gobierno en Andalucía porque se veía venir lo que está viniendo, esto es, que estamos comulgando con ruedas de molinos. Una fuerza anticapitalista no puede aceptar recortes, sencillamente. No se trata de aliviarlos, es que no puedes aceptarlos. Los recortes consisten básicamente en que los ricos roban a los pobres. Aquí estamos trabajando para los bancos alemanes. La deuda, además de ilegítima es impagable. Y, por ella, estamos desmantelando el Estado del bienestar y servicios tan esenciales como la salud y la educación. Desde Andalucía hace falta mostrar una clara rebeldía contra Madrid, contra Bruselas, contra todo lo que está ocurriendo. Hay que salirse del gobierno o provocar otro cuatro de diciembre”.

Sánchez Gordillo hace alusión a una fecha emblemática del andalucismo reciente, cuando toda Andalucía salió a la calle un 4 de diciembre de 1977, con banderas blanquiverdes, para exigir la autonomía plena y el estatuto autonómico que no pudo promulgarse en su día por el estallido de la guerra civil. En un momento histórico en el que las autonomías parecía que iban a reducirse a las históricas, los andaluces fueron movilizándose hasta conseguir el café para todos que hizo posible el estado actual, que ahora también el neoliberalismo pone en cuestión.

“Si el Gobierno no gobierna, los de Izquierda Unida desapareceremos del mapa. Claro que esa actitud mía provoca que esté un poquito castigado de puertas para adentro. Antes, yo llevaba la portavocía de Agricultura, de Sanidad y Vivienda y ahora no tengo ninguna. No puedo intervenir en la tribuna de oradores porque no soy portavoz de nada. Pero sigo siendo un diputado de la calle, estoy en las manifestaciones, en los desahucios; estoy con el 15-M cuando ocupan viviendas vacías y ahora estoy ocupando fincas. También voy a buscar la forma legal para sin salirme de Izquierda Unida, porque creo que es un buen punto de partida y las bases están cada vez más rebeldes, saber qué iniciativas puedo afrontar por mi cuenta y qué puedo decir o no en la tribuna de oradores”.

En los últimos tiempos, Sánchez Gordillo se mantiene en contacto permanente con Julio Anguita, con quien ahora se reúne “periódica y sistemáticamente”.

“Él ha estado siempre muy en contra del pacto y mucho más, después de la aplicación de los recortes. Él dice que hemos pasado la raya y que Izquierda Unida ha cavado su propia tumba. Él plantea una alternativa global contra todo esto porque entiende que el problema ya no sólo estriba en que pueda desaparecer el Estado del bienestar sino el propio estado o la civilización occidental. O sacamos la crisis en clave democrática, o lo único que lograremos es que haya más miseria para los pobres, con más recortes. O no sé si acaso una tercera crisis mundial porque la depresión de 1929 se resolvió con la Segunda Guerra. Aquí y ahora, Estados Unidos ha aumentado los gastos militares en un 67%, Rusia en un 81%, y China en un 195%, casi ha triplicado dichos presupuestos. Vamos a ver si al final la crisis no se resuelve con la típica válvula de escape de destruir para construir. La invasión de Libia, lo que ocurre en Siria y lo que pueda ocurrir en Irán, solamente persigue controlar las energías. En estos momentos, existe más inestabilidad para la paz que hace quince años. Las salidas que hasta ahora han planteado para la actual crisis han fracasado. Los problemas de mercado, decían, hay que resolverlos con más mercado. Lo de más mercado nos lleva al desastre, nos lleva a regresar cincuenta años atrás desde el punto de vista social”.

Sánchez Gordillo cree de firme en una plataforma amplia que buscara respuestas comunes más allá de las recetas del capitalismo, que se han revelado como poco eficaces en estos momentos cruciales: “Lo que sería bueno -afirma- es que Izquierda Unida despertara y si despierta una parte del PSOE también sería bueno, pero de alguna manera eso de pasar a sentirnos parte del Estado para paliar la crisis es caer en la trampa de hacer el recorte más pasable. Yo no quiero que me maten cruenta o incruentamente, lo que quiero es que no me maten. Esto es terrorismo económico de primera magnitud”.

El alcalde de Marinaleda se encuentra a diario con el rostro de la desesperación: “A mí me vienen los casos más desesperados, los de familias trabajadoras normales que lo ganaban bien en la construcción, y que ahora se encuentran sin empleo, sin casa y para ir al psiquiatra, que es terrible”.

“Estuve en Grecia y había colas para la comida. Se te ponen los vellos tiesos y esos tíos que viven bien nos dicen que hay que apretar. Apriete a quienes tengan donde apretarle, no al que no tiene donde vivir. Frente a eso hay que movilizarse, desde Andalucía, desde el Estado español y el sur de Europa, desde la periferia. He visto en Grecia cosas dantescas, en Portugal, en Irlanda, en Italia también están las cosas mal. Algo habrá que hacer. Hay condiciones objetivas casi revolucionarias, pero no hay organizaciones políticas ni sindicatos anticapitalistas que sirvan como bandera. La gente no encuentra instrumentos, referentes, herramientas para decir ya se acabó. Pero también estoy convencido de que la gente va a salir a la calle y va a aumentar la represión. No sé donde va a acabar esto. En cualquier momento se producirá un muerto. Será un accidente, como siempre, pero tienen que meter miedo de alguna forma”.

Sánchez Gordillo, de hecho, pensaba que la primera baja en las filas de los trabajadores iba a producirse durante la reciente marcha de los mineros: “Pensaba que iba a terminar ocurriendo ahí, porque la minería es gente recia en la pelea y estos quieren asustar, así que cualquier día se les escapa la mano o se produce un accidente entre comillas. Siempre, con la crisis ha aumentado la represión. O reaparece el fascismo como en Grecia, o el Estado represor“.

Fuente: http://www.publico.es/espana/440082/sanchez-gordillo-los-recortes-consisten-basicamente-en-que-los-ricos-roban-a-los-pobres