Carta al individuo llamado Antonio Beteta

 

Con sorpresa, estupor y fuera de mi jornada laboral leo sus declaraciones
acerca de los funcionarios y, como le veo muy crecido, he decidido
responderle del mismo modo y comienzo diciéndole que es usted un mal
nacido, y ahora me explico.

Mi nombre es Agustín González, soy funcionario de carrera desde hace 32 años y presto mis servicios en el Ayuntamiento de Arganda del Rey. Al día de hoy mi salario neto está en torno a 1.150 Euros
mensuales, gracias a que cobro 10 trienios a 13,47 Euros brutos cada uno, es
decir, que si quitamos los 134,70 de antigüedad me queda un sueldo pelado de
1.000 Euros.

Desempeño las funciones que me han sido encomendadas en función
de mi categoría (Antes Grupo E, ahora AP) con la mayor diligencia que mi
corto conocimiento me da. Trabajo desde las 8,30 h. hasta las 17,30,
disponiendo de una hora para comer. También tengo establecido un tiempo para
el desayuno dentro de mi jornada de trabajo, que aprovecho, aunque no en su
integridad para tomarme un cafelito y un bollo. ¿Sabe por qué?. Pues porque
es mi derecho. Eso sí, si alguien precisa de mis servicios durante ese
tiempo de desayuno, dejo aparcado el cafelito y atiendo el requerimiento sin
hacer un mal gesto, porque me considero un profesional íntegro.

Yo no leo el periódico en mi puesto de trabajo, pero para su desconsuelo le diré que si
lo leo cuando llego a casa, con ello aprendo a conocer a individuos como
Usted y me entero de lo que pasa por el mundo. Yo dedico
8 ó 10 minutos de los del desayuno a tomarme el cafelito, en lugar de la
media hora que me corresponde.

Yo no considero que esté de más en mi puesto de trabajo, ya que estoy yo solo para un centro educativo de 24 aulas en el que tengo que encargarme de la apertura y cierre de instalaciones, ejercer la discreta vigilancia, atender y dirigir a las personas que pasan por el
Centro, efectuar las operaciones de mantenimiento simple y comunicar con
diligencia aquellas que no pueda reparar, controlar el buen funcionamiento
de la calefacción, trasladar mobiliario y mantener la limpieza de un recinto
de entre 6.000 y 7.000 m2.

Yo no creo que gane mucho, y al salario arriba indicado le remito. Yo no me creo que viva bien y si es así es porque en su momento me supe administrar. Yo no soy feliz en mi trabajo, asisto a
él por imperativo legal y porque el salario a fin de mes es el que me hace feliz cuando me lo gasto en lo que me da la gana.

Finalmente, y en mi modesta opinión, yo no creo que sobren funcionarios.

Ahora bien, si lo que Vd. entiende por funcionarios no son personas como yo, sino individuos puestos a dedo como Vd., o como sus amiguitos del alma a los que instalan cómodamente
en un despacho en el que no se sabe a que se dedican, con unos sueldos 4
veces superiores al mío, con dietas y teléfono pagado por la empresa (yo
cuando tengo que establecer una comunicación urgente lo hago con mi teléfono
privado y si me tengo que desplazar lo hago con mi coche sin cobrar nada a
cambio), porque sus salarios también van incluidos en la nómina del funcionariado y
son los que elevan las cifras y pertenecen por tanto al presupuesto (que no
al cuerpo de funcionarios), una pléyade de políticos inútiles como Vd., de enchufados y
parientes puestos a dedo por Vd. y gentuza como Vd., de militantes del
partido colocados en las empresas públicas sin pasar por oposición ni por
prueba de aptitud alguna, sino simplemente por el hecho de ser amigos de Vd. y de
personajillos como Vd. Entonces claro que estoy de acuerdo en que sobran funcionarios, empezando por Vd. y su maestra de ceremonias, la Sra. Aguirre, que fue la escuela en la que aprendió Vd. a ensuciar la imagen de los honrados funcionarios a los que año tras año nos vienen vilipendiando y reduciendo o congelando el salario hasta habernos hecho casi imposible
sobrevivir.

Sobran eurodiputados, sobran Ministerios sin funciones, sobran secretarios, subsecretarios, sobran Consejerías, sobra el Senado entero y una buena parte del Congreso. Sobran las Diputaciones, sobran concejales con dedicación exclusiva y con las mismas prerrogativas y sueldos que si fuesen
ministros. Sobran Coordinadores, Asesores y Amiguitos del alma. Sobran ladrones que dilapidan el dinero de los administrados o simplemente se lo llevan a su cuenta de Belice, Suiza o Las Caimán. Sobran Gurtels, Emersas, Brugales, ERE’s. Sobra su condescendencia con los ladrones que
evaden impuestos concediéndoles amnistias fiscales. Sobra su permisividad con los Aliertas, Botines, González, etc. a la hora de facilitarles las jubilaciones anticipadas a cuenta del contribuyente, o a la hora de regalarles nuestro dinero por su mala gestión. Sobran enchufados sin capacidad para desempeñar labores que al final tenemos que realizar los “FUNCIONARIOS DE VERDAD”. Sobran dietas, sobran coches oficiales, sobran los guardaespaldas para empleados de Telefónica, sobran los sueldos vitalicios de los expresidentes y los de los exministros.

Y también sobran los cuadros de los Presidentes del Congreso, sobran las subvenciones a las fiestas taurinas, a las fallas y a la Iglesia. Sobra gentuza como Vds., que lo único que son es una lacra para este país llamado España.

Por el contrario no solo creo que no sobran, sino que faltan Médicos, Profesores, Inspectores de Hacienda y de Trabajo, buenos administrativos para agilizar la atención a los ciudadanos, barrenderos, jardineros y falta un mínimo de vergüenza en individuos como Vd.

Por todo ello, no puedo ni voy a permitir que un mequetrefe impresentable como usted ponga en duda mi honradez profesional demostrada a lo largo de 32 años con gobiernos del Partido Comunista, Izquierda Unida, Partido Popular y Partido Socialista, cuando la de ustedes está en
entredicho en tanto que lo resuelvan los tribunales correspondientes.

EL SR. BETETA HA DICHO ANTE LA PRENSA QUE “LOS FUNCIONARIOS SE HAN DE MENTALIZAR QUE SE LES ACABÓ EL CAFELITO Y EL PERIÓDICO” EN RELACIÓN CON LA PROLONGACIÓN DE JORNADA.
ESTE ES SU CURRICULUM:
D. ANTONIO GERMÁN BETETA BARREDA

Nacido en Madrid el 28 de mayo de 1955. Abogado y Asesor de Empresas. Casado, con un hijo.
Estudios: Licenciado en Derecho por la Universidad de Deusto.
Experiencia profesional:
1. Diputado en la Asamblea de Madrid desde 1983 a 2000;
2. Desde el 2003 hasta la actualidad. Portavoz del Grupo Parlamentario Popular en la Asamblea de Madrid (2003 a junio de 2008).
3. Senador por la Comunidad de Madrid (2003 a junio de 2008).
4. Consejero de Hacienda de la Comunidad de Madrid (1995 a 2000).
5. Secretario General de Política Fiscal Territorial y Comunitaria del Ministerio de Hacienda (2000-2003).
6. Consejero de Economía y Hacienda de la Comunidad de Madrid (2008-2011).
7. Desde 2011 Consejero de Transportes e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid

8. Actualmente Secretario de Estado de Administraciones Públicas, con el Gobierno de Mariano Rajoy
9. Lleva cobrando del Estado toda su vida.
10. Vida profesional privada: cero.
11. Oposiciones al Estado: cero.
Reenviadlo, por favor

Anuncios

La economía alemana no es un ejemplo.- Y poema de CFL

 

Comparte

La canciller Angela Merkel ha indicado que el supuesto éxito del modelo alemán se debe a las políticas de austeridad que el gobierno de su país realizó en la primera década de este siglo; políticas iniciadas por el gobierno de coalición socialdemócrata-verde y continuadas por la coalición gobernante cristianodemócrata-socialdemócrata y, más tarde, por la coalición cristianodemócrata-liberal. De ahí que la Sra. Merkel y su gobierno estén presionando para que todos los países de la Eurozona hagan lo mismo.

El problema con esta postura es que ignora u oculta varios hechos esenciales. Uno es que su éxito como país exportador se debe a una situación de dominio sobre su propia clase trabajadora y sobre otros países, situación que bien podría definirse como explotación. Puesto que este tipo de terminología raramente aparece en los medios, siento la necesidad de explicar el significado de tal término. A explota a B cuando A vive mejor a costa de B, que vive peor. A y B pueden ser clases sociales o países. Pues bien, comencemos por las clases. El complejo exportador alemán ha basado su éxito (que ha repercutido en una explosión de sus beneficios), en parte, en que ha evitado que la clase trabajadora alemana sea beneficiaria del incremento de su productividad. Como bien ha dicho el economista americano Mark Weisbrot, el Estado y el mundo empresarial alemanes no han permitido un aumento de los salarios paralelo al crecimiento de su productividad. La mayoría de este crecimiento ha enriquecido las rentas del capital, y no las del trabajo. En realidad, estas últimas, como porcentaje de todas las rentas, han disminuido, mientras al capital le ha ido muy bien a costa de que al mundo del trabajo no le haya ido tan bien como podría o debería haberle ido.

Veamos ahora la explotación “de nación”. Alemania es el centro de la Eurozona. Sus partners son los países de tal unidad monetaria (el euro), cuya competitividad es menor que la alemana. Ello favorece el crecimiento de las exportaciones alemanas a estos países. El hecho de que todos utilicen la misma moneda explica que a los países con menor competitividad les es imposible ganarla porque no se les permite la devaluación de la moneda (lo que conllevaría una reducción de costes de producción). Ello limita sus posibilidades de poder ser más competitivos y una de las pocas maneras posibles que les queda es bajar los salarios (como constantemente los autores neoliberales insisten); bajada que tiene que ser muy acentuada para alcanzar mayor competitividad. Como consecuencia, los salarios alemanes son más bajos de lo que podrían y deberían ser, asegurándose así las diferencias de competitividad que favorecen únicamente a Alemania, a costa de los demás. Así es como ocurre no sólo la explotación “de clase”, sino también la “de nación”.

Es casi imposible que, en esta situación, los países periféricos puedan alcanzar el nivel de competitividad alemana. Es más, estos Estados también tienen sus manos atadas porque no tienen un Banco Central que imprima dinero y pueda proteger su deuda pública (como hace un Banco Central digno de su nombre) de la especulación de los mercados financieros. No pueden, por lo tanto, expandir su gasto y estimular la economía; algo que les crea un grave problema -pues sus economías están en recesión (camino de depresión en algunos países)-, al dispararse el desempleo. Esta situación, enormemente desfavorable para los países periféricos, se mantiene debido al enorme dominio del establishment financiero alemán sobre el Banco Central Europeo (BCE) -que es un lobby de la banca germana- y de la Comisión Europea. Empeorando la situación, el BCE chantajea a los Estados periféricos, imponiéndoles la austeridad y las reformas laborales que empeoran el desempleo.

La paradoja del BCE

Sin embargo, paradójicamente, en las reformas laborales que el BCE impone, no sigue el modelo alemán. En realidad, el bajo desempleo germano no se debe a la facilidad que tengan los empresarios para despedir a los trabajadores (medida promovida por la Sra. Merkel, por la Comisión Europea, por el FMI, y por el BCE), sino a la cogestión existente en los centros de trabajo, que, en su sistema de negociación colectiva, impide la destrucción de puestos de trabajo, repartiendo las horas laborales en su lugar. El BCE jamás ha presionado por esta medida de cogestión.

Una última observación. He indicado en otros textos que la percepción generalizada de que el Estado alemán es el que está ayudando a los países periféricos del euro no se corresponde con la realidad. Está ocurriendo al revés. Hoy existe un gran flujo de capitales de estos últimos países a Alemania. Y la supuesta “ayuda” a la banca española es, como bien indica el consejero económico del Gobierno de Angela Merkel Peter Böfinger, en una entrevista en Die Spiegel (Chatterjee, Pratap, Bailing Out Germany: The Story Behind The European Financial Crisis), “esta ayuda no es para estos países, sino para nuestros propios bancos, que tienen gran cantidad de su deuda privada”. Mientras, el Deutsche Bank y el Commerzbank, dos de los bancos alemanes más importantes y que consiguieron magníficos beneficios prestando dinero a la banca española, han tenido los mejores beneficios obtenidos en los últimos cinco años.

Fuente: http://blogs.publico.es/vicenc-navarro/2012/07/17/la-economia-alemana-no-es-un-ejemplo/

———————————————————————————————————

A la deriva

 

Cuando la madre la engendró,

pidió a dios fuerza para criarla,

y la tierra se unió al cielo para ayudarla,

y, cuando nació la niña tan bella,

la llamaron Vennus…

 

Pero el padre, viendo venir enormes conflictos, la odio,

y ella, después de sufrir muchas infamias,

alió su espíritu con la firmeza y la fuerza

y, sin desfallecimiento, hizo la maleta y se marchó

con un pie tras el otro, a la deriva …

 

Cuando Vennus consiguió entrar en Enron Corporation

el mundo energético dio un vuelco y la empresa cerró arruinada,

y ella, rota y desmoronada, acabó perdida por Texas,

con sus posesiones más apreciadas en la mochila:

su cuchillo de mango blanco

del mejor acero con puño de marfil

colgado de la cintura,

y su cuchillo de mango negro,

de acero empavonado y mango de ébano,

preparado en la bota izquierda,

su anillo salomónico de dos triángulos cruzados,

siempre en el anular derecho…

Acompañada de paupérrimos ilustrados,

durmiendo bajo cualquier puente del Estado,

se entretenía debatiendo lo inescrutable de Arthaphernes,

el llamado ”señor de los altos secretos”,

célebre profesor de San Cipriano…

Hasta que un día sonó la melodía de su celular

y Vennus fue convocada con mucho retintín a una cita mundial

hecha por flash-mob, y se marchó a Asia…

 

Cuando se acomodó en la calesa

escuchando hablar el mandarín,

con su típico estilo urbanita desheredado,

y la mochila llena de delgatinas a la espalda,

agarrando fuertemente a su perro Milú con un brazo,

y en el otro un libro de Iam Gibson en la bolsa,

Vennus vio por primera vez los panfletos de las paredes

llenos de eufemismos que nutríeron su sonrisa perenne.

 

Cuando llegase a su privado pandemónium

sabía que se vería con un Augusto y un Clown

sin reír, y con actitud conciliadora,

sin jaima beduina ni lona que los resguardase,

y ella, con su rolex sin manecillas, sola,

y sin los Hari Krismas cerca,

habiéndolo ya visto anteriormente todo

a través de un Flash en una media noche soñada,

sería reconocida sólo por ser apóstata…

 

Cuando acabara su partida de “ping-pong”,

Vennus, que recuerda todas las palabras

de las “Mil noches y una noche” sin traducir,

que recorrió cielo y tierra entre caprichos,

ella, la expresión perfecta de la belleza,

que simbolizó la atracción sexual,

la enloquecedora de hombres,

descansaría sosegada en su morada,

cansada de historias de pasión, odios y gozos,

y reposaría al borde del mar,

en su nido de cristal alzado sobre una roca escarpada,

vistiendo mallas de plata,

tumbada sobre la redondez de la oscura roca

bajo el manto celeste de estrellas fugaces,

aguantando el empuje de la brisa

y escuchando solamente el bramar de las olas…

 

Cuando Venus se aísla en su incoherente delirio

envuelta en sus nostálgicos y ya ancestrales recuerdos,

sin ver futuro alguno, con un presente invisible,

sin ninguna expectativa y sintiéndose un títere,

se enfunda el neopreno decidida a no pasar frío

y, mientras espera la llamada de la parca

para ir allí donde nadie vive en la indigencia,

se despide de nadie par irse a la nada…

Y, al lanzarse a las profundidades, Vennus  grita

¡¡¡Good-bye!!!…

Y es cuando suena la melodía

de su celular mezclada con sus carcajadas…

 

Poema de Carmen Formoso Lapido