Motivos para implicarnos.

 

 

Published On: Sab, jul 14th, 2012

Primera Plana | por Iniciativa

Comparte

Iniciativa Debate

Pese a que por momentos parezca que somos muchos los desencantados, indignados, irritados, enojados o hastiados, en realidad somos muy pocos, o al menos somos pocos los que disponemos de argumentos más allá de la rabia y la impotencia circunstancial, y eso convierte en una odisea cualquier iniciativa o intento de cambio.

Podéis hacer la prueba: salid a hablar con vuestros vecinos o conocidos, y comentad la situación actual. Comprobaréis que pese al desagrado por las medidas, hay también en la mayoría de casos una aceptación de la inexorabilidad de los ajustes. Y si intentáis argumentar en contra, pese a que el peso de vuestro razonamiento sea mucho mayor que el institucional, lo mejor que recibiréis son gestos de incredulidad y una repentina urgencia por terminar la conversación.

Hay dos motivos para que esto sea así: no todos tenemos la misma inquietud por informarnos (o no por los mismos temas), y los grandes medios de comunicación hacen todo lo posible por desincentivar y desinformar (ahora más que nunca). Y esto repercute en todos.

Por mucho interés que pongamos los y las que sí creemos en alternativas y en una democracia de verdad, no está en nuestra mano luchar contra todo un aparato histórico de reeducación que ha creado mitos, certidumbres, jerarquías y condicionamientos en una gran parte de la población. Así, nuestra única posibilidad es utilizar el crédito de sus estructuras contra ellos mismos, pero nadie ha dicho que esto sea sencillo.

Empezamos desde IDP hace casi un par de años con la propuesta de debates televisados, porque la problemática ha sido siempre la misma y lo teníamos tan claro entonces como ahora, y conseguimos 50.000 apoyos sin ayuda de ninguna plataforma de firmas. Pero hubo un error de cálculo sociológico, que con esta nueva propuesta queda subsanado. Ahora la exigencia tenía que ser tan limpia, apartidista, lógica y asumible como fuera posible, para que cualquiera pudiera compartirla. Pero sobre todo, debía sumar voluntades y “conveniencias”, también ha quedado bien resuelto.

¿Por qué tiene alguna posibilidad de funcionar lo que se propone aquí? Porque los que entendemos que nuestros vecinos tienen la obligación de estar informados para no perjudicarnos ya tenemos algo por lo que apostar, y porque el que no está informado, no creerá perjudicial una propuesta de este tipo. Pero especialmente porque los partidos que no tienen posibilidad de aparecer en los medios, podrán sumarse y sumar a sus votantes y afiliados a una iniciativa que les favorece enormemente, y con ellos, a todos.

Con esto los propios medios hegemónicos perderían parte de su poder manipulador, ya que los partidos podrían desde sus propios espacios desmontar las mentiras con las que se dirige a la opinión pública, además de mostrar todas esas alternativas que quedan vetadas a nivel informativo. Nadie impediría que se informase de lo acontecido en movilizaciones y protestas con seriedad y rigor, o que se invitara a personas como Julio Anguita, Vicenç Navarro, Juan Torres, Paco Álvarez, o… a quien quieran, además de lo que tuvieran que decir los propios miembros de cada formación.

No se pide nada revolucionario. Una hora diaria de información política emitida simultáneamente en todos los canales en horario de máxima audiencia para cada uno de los partidos con representación parlamentaria (13 en total), y para que lo usen como crean conveniente.

Si a alguien le parece radical la propuesta, y no que nos atiborren de realities, programas del corazón, tertulias estúpidas, deportes o simultaneidad publicitaria, es porque nos han condicionado para ello. Pero no puede ser así considerado algo que repercute en nuestra cultura política, y con ello en nuestro criterio, que es lo que puede determinar el bienestar de una sociedad. Es darle a la televisión el papel que le corresponde: servicio público.

Muchas personas que hasta ahora no han tenido la posibilidad de conocer lo que proponen esos marginados partidos minoritarios (o incluso los mayoritarios), verían que hay seriedad, preparación y buenas ideas más allá de los “transicionales” PP-PSOE. Y como poco, cambiaría mucho, muchísimo, la percepción de la ciudadanía. Y eso sin contar con toda la evolución posible en ese nuevo formato.

Para el que no comprenda bien qué es lo que pedimos…

Si hoy le corresponde su espacio de una hora a uno de esos 13 partidos en el horario que se determine para la información política, a éste no le volvería a corresponder hasta que los doce partidos siguientes y los dos domingos de descanso hubieran pasado: con ello dispondría de un espacio de una hora cada 15 días. Es una hora de televisión todos los días dedicada a lo más importante: aquello que hace que un pueblo sea un pueblo informado (cultura política) y con criterio, y al que no se puede manipular gracias a la pluralidad. Esto es un derecho de los partidos, y una obligación de los ciudadanos que veríamos satisfecha los que sí somos responsables con nuestro papel de individuos en sociedad.

Ahora viene lo difícil. Para que esto sea posible, necesitamos primero todo vuestro apoyo, porque esto lo tenéis que pedir vosotros, es vuestra reivindicación. Segundo, que una ver alcanzada la difusión suficiente, todos los partidos se sumen a la exigencia (algunos aunque no les guste, lo harán por vergüenza si hay la suficiente presión), y que lo lleven al Congreso y se discuta.

Si no lo logramos (será muy difícil), al menos tendremos una prueba más de cómo se actúa en este modelo carente de lógica y sentido al que ellos denominan democracia, y casi todos sabemos que no lo es.

Haced todo lo posible: compartidlo, comentadlo, difundidlo. Pero no dejemos de intentarlo, porque no nos quedan muchas más opciones en un país en el que según los medios ayer salieron a protestar decenas de personas (y son los que crean la opinión pública mayoritaria).

Firma (poned los mínimos datos personales posibles): http://www.change.org/es/peticiones/defensor-del-pueblo-que-la-televisi%C3%B3n-sirva-para-algo

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libros.