¿Está así a su gusto?

Edición: Internacional |

Published On: Vie, jul 6th, 2012

Primera Plana | por Iniciativa

Paco Bello Iniciativa Debate 06/07/2012

Comenté hace ahora exactamente una semana, en un artículo al que titulé: “la voz de su amo“, que no entendía a qué venía tanta alegría tras una cumbre en la que más allá de interpretaciones, no se había decidido absolutamente nada.

No había motivo para euforias, y no lo hubiera habido incluso de ser cierto todo lo que aseguraban eufóricos la totalidad de los medios generalistas de las corporaciones de la comunicación. Porque si hubiera sido cierto, seguía significando que íbamos a financiar deudas privadas con dinero público, aunque en cualquier caso, al repartirnos el desembolso, podíamos habernos aplicado aquello de “mal de muchos, consuelo de tontos”.

Pero ni eso. Tras la tempestad viene la calma, pero una calma tensa de esas de película de suspense barato, cutre, en la que sabes que el sobresalto es más que previsible, pero aún así te hace saltar de la silla.

Que el asesino está tras la esquina nos lo insinuó Merkel tras la cumbre en forma de comunicado escueto y demasiado dependiente del “ya veremos si…”. Lo han señalado descaradamente ya, tanto Holanda como Finlandia, dejando claro que bloquearan esa posibilidad de financiación directa a los bancos. Y no solo eso, porque ahora corren otro tipo de rumores que dejan en agua de borrajas todo lo malinterpretado en la famosa cumbre.

El nuevo paradigma sigue su curso. La famosa Prima de Riesgo vuelve a valores previos al viernes pasado, y el coste de la financiación también alcanza el “inviable” 7%

España pasará por el aro del rescate, y como el resto de felices rescatados nos hundiremos más y más en un pozo sin fondo si algún milagro no nos saca de esta dinámica del engaño masivo, de la ceguera colectiva, de la inacción, de la asunción de una realidad que aceptamos con la mayor de las impotencias.

El objetivo sigue invariable su trayectoria hacia una Europa de los mercaderes, pero, eso sí: muy unida. Sin Naciones-Estado, sin voz del pueblo, y con los centros de decisión alejados no sólo ética sino incluso geográficamente de los pueblos a los que se supone representan.

El Euro no se romperá, ya podéis darlo por seguro, y no corre ningún riesgo oigamos lo que oigamos y veamos lo que veamos en próximas fechas. Pero nosotros sí corremos un enorme riesgo de convertirnos en nada, o en mucho menos que en ciudadanos de tercera hasta que los que están llevando este carro hacia un abismo que poco tiene de apocalíptico para algunos, consideren que la situación está a su gusto.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libros.