La voz de su amo.

 

Published On: Vie, jun 29th, 2012

Opinión | por Iniciativa

Comparte

¡Albricias! ¡Que alguien prenda los fuegos artificiales! Esto no hay dios que lo entienda pero parece que debemos estar muy felices, porque los medios, como el algodón, no engañan. ¡Ah! y la prima de riesgo tampoco, que ahora mismo baja más de un 12%* ¡Esto es la leche! ¿O no?

Pues va a ser que no. O definitivamente estamos todos locos, o por desgracia para mí, el que lo estoy soy solo yo.

Si le echáis un vistazo a los titulares de hace 10 días, veréis a un Rajoy pidiendo como loco un plan de crecimiento. Si le echáis un vistazo a los de hace 5, veréis a los cuatro líderes en el candelero, satisfechos por haberlo acordado y con un monto de 130.000 millones, y si leéis los de hoy, resulta que el chantaje para lograr que Merkel se apiadara de los periféricos, era precisamente bloquear ese plan… ¿me lo explica alguien? ¿Pero no hubo que convencerla para aprobarlo y se vendía como un triunfo? ¿Cómo es que ahora sirve de moneda de cambio?

Esto es como si un secuestrador te pidiera un rescate por su hijo, no por el tuyo.

Viñeta de JR Mora

Los medios de las corporaciones están hoy que se salen. Pero si traducimos los acuerdos alcanzados hasta ahora en esta cumbre (tan decisiva como las 20 previas), se quedan en esto: “se estudiarán las propuestas antes de 2013″, “Si se diera el caso, se podrían pedir también contrapartidas a las economías de los Estados”, “Se concederán ayudas siempre que se cumplan los objetivos ya preestablecidos” y “para poder aprobar estas nuevas propuestas hará falta unanimidad de todos los países de la Unión”.

En resumen… no se ha avanzado un ápice. ¿A qué viene tanta dicha?

Pues es bastante sencillo. Lo que pasa desapercibido es que vamos a ceder más soberanía, que es lo que Merkel quería, a cambio de palabras, y de ilusiones. El BCE aumentará su poder, y hay que recordar que el BCE es un organismo bajo el control de Alemania, y Alemania ni se sabe bajo el control de quién está, pero lo está de alguien.

Todos nos relajaremos por unos días ¿hasta mañana, por ejemplo? Pero esta relajación pasará tras el partido del próximo domingo, cuando comprobemos que se siguen aplicando ajustes y reformas. Tras ellos o de forma simultanea, los mercados volverán a atacar, y se volverá a celebrar otra cumbre decisiva en la que tampoco se solucionará nada. Y así, paso a paso, seguiremos cavando nuestra fosa

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libros.