Deshojando el cardo de la hipocresía.

 

Comparte

Paco Bello Iniciativa Debate 31/5/2012

Hoy me motiva a escribir uno de los personajes públicos mejor adaptados y más necios que he tenido la desgracia de leer y escuchar: Doña Esperanza Fuencisla Aguirre Gil de Biedma, condesa de Murillo y grande de España. Aunque no solo hablaré de ella, porque voy a intentar aclarar en qué argumentos basan su comportamiento esos que profesan la religión del capital.

Debo decir que, pese a todo, y habiéndome costado esta apreciación incomprensiones por parte de muchos; también (como otros y otras) es alguien que me resulta tan entrañable como un cachorrito de perro, o un lechoncito. Y esto es debido a que inconscientemente marco un límite entre la mala intención y la estupidez de clase, y esta señora lo cruza con una holgura que me impide verla como a alguien consciente de su nocividad y su estulticia. Un buen amigo decía que (haciendo un paralelismo) el cantante y compositor Tino Casal era nuestro David Bowie particular. Hoy digo yo que si esto puede ser cierto, mucho más, por maneras, histrionismo, vestuario (calcetines de adolescente incluidos) y absoluta falta de contacto con la humanidad, y aunque algo más ajada; nuestra Sarah Palin es Espe, la Espe del chotis/jockey party.

Desgraciadamente no es la única afectada por el síndrome de la superioridad (superioridad que a base de celda “cuestión terapéutica y muy católica” se curaba en poco tiempo). Esa enfermedad se está convirtiendo en una pandemia de clase que amenaza con contagiar a demasiados “actores” de esta mal denominada democracia.

Darwinismo Social

Por aquí empieza la justificación razonada que permite dormir a los creyentes, y que relaja la conciencia de los agnósticos. Es un e così muy sufrido. El Laissez faire, Laissez passer del liberalismo económico necesitaba un soporte ético, y Darwin lo facilitó, cerrando el círculo.

Empecemos con dos reflexiones bien conocidas:

El crecimiento de un gran negocio es simplemente la supervivencia del más apto… La rosa American Beauty sólo puede alcanzar el máximo de su hermosura y el perfume que nos encantan, si sacrificamos otros capullos que crecen en su alrededor. Esto no es una tendencia malsana del mundo de los negocios. Sino solamente la expresión de una ley de la naturaleza y una ley de Dios.

John D. Rockefeller

La segunda:

Así, los miembros más débiles de las sociedades civilizadas propagan su estirpe. Nadie que se haya dedicado a la cría de ganado doméstico dudará de que esto ha de ser gravemente perjudicial para la raza humana. Es sorprendente qué pronto una falta de cuidado, o un cuidado erróneamente dirigido, lleva a la degeneración de una raza doméstica; pero, exceptuando al propio hombre, apenas nadie es lo bastante ignorante como para dejar que se reproduzcan sus peores animales.

Charles Darwin

Con estos dos pensamientos escritos poco más hay que añadir. Son la síntesis y la base sobre la cual se estructura y justifica todo un modelo social de clases. Hay toda una estirpe de “creyentes” que en muchos casos convencidos de ello, y en otros por pura conveniencia y sin más diagnóstico que su criterio, o una presunta y amañada competencia; hacen valer su falsa capacidad de adaptación como baluarte de la tan bien protegida desigualdad natural.

La falta de equidad, los derechos de cuna, los privilegios, y todo lo que tenga que ver con la preeminencia, queda explicado y justificado para ellos por una superioridad genética y/o de adaptación que, eso sí, no siempre, o no en todos los casos, está reñida con la magnanimidad o con su responsabilidad en la misión de tutela para con los seres inferiores.

La “doctrina AynRandiana”

No es académicamente correcto dar carácter de escuela a la propuesta de esta superficial y clasista soñadora, porque en su lugar merecerían estar austriacos, ordoliberales o Chicago Boys. Pero es que nadie ha tenido mayor influencia en el verdadero soporte del entramado ideológico a nivel popular que ella.

No le quitaré mérito, porque aunque alimentar las conciencias con aquello que quieren devorar no parece complicado, en realidad es algo que no está al alcance de cualquiera o de lo contrario todos tendríamos nuestro Best-seller.

Tampoco se puede decir de otros libros o autores esto:

En los años ochenta, la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos hizo una encuesta, preguntando cuál era el libro que mayor influencia había tenido en la vida de los encuestados. El primero en el ránking fue La Biblia, el segundo, La rebelión de Atlas.

La rebelión de Atlas es el principal motivo, por encima de cualesquiera otros, por el que más individuos confiesen haber llegado a ser libertarianos o, dicho de otro modo, anarcocapitalistas.

Y es que hay que reconocerle que hizo un uso magistral de todo un arsenal de razones simples pero fuertemente arraigadas a un nivel profundo de nuestra psique: individualismo, valoración, aptitud, independencia y libertad, para sin profundizar en los efectos de ese objetivismo suyo tan poco objetivo, convencer a todos los que deseaban ser convencidos de lo buenos que eran ellos, y de su derecho a ser los mejores sin interferencias. La rebelión del Atlas es más que un libro de ideología, un libro de autoayuda que autodestruye y arrasa con su onda expansiva todo lo que alcanza.

No es demasiado curioso que ninguno de los fieles o conversos del minarquismo y el objetivismo se planteara que quizá su autovaloración era poco “objetiva”, y que en un mercado sin control ni regulación, y que además no hace tabula rasa con posiciones previas, se halla el caldo de cultivo perfecto para monopolios y oligarquías que cercenen esa autonomía buscada muy por encima de lo que lo haría un Estado (en el que sí se puede participar).

El egoísmo del individuo preparado (aquel que conoce y puede analizar muchas variables), del objetivo (aquel que no se sobrevalora), dicta precisamente todo lo contrario a eliminar regulaciones que solo benefician a una minoría en la que estadísticamente jamás estaremos por muy especiales que creamos que somos. En lugar de eso, tanto la lógica como la ciencia dictan la colaboración en aras del bien común.

Pero como he dicho que hablaría de Esperanza, voy a provechar declaraciones suyas de ayer mismo para que veamos en la práctica la ideología que estoy describiendo:

Europa Press / Madrid
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha vuelto hoy a hacer gala de su talante neoliberal. En esta ocasión, se ha cuestionado si es positivo que los ciudadanos se crean “niños pequeños” a los que “papá Estado o mamá comunidad autónoma pueden proveer de todo”. Según ha argumentado en un desayuno informativo organizado por el diario La Razón, se ha “hipertrofiado” al Estado, consiguiendo que este sustituya a los españoles “en muchas de sus responsabilidades”.

Entre estas responsabilidades exclusivas de los ciudadanos, Aguirre ha citado a la educación y a la sanidad públicas, al afirmar que las administraciones no pueden “sustituir a los individuos a la hora de traer hijos al mundo y educarlos, de cuidar su salud y la de los suyos, o atender a sus mayores”.

Además de abogar por poner límites al Estado del bienestar, la presidenta madrileña se ha preguntado si es “ético o legítimo extender el manto de la protección del Estado desde la cuna hasta la tumba”. A su juicio, ese manto se puede acabar convirtiendo “en una asfixiante mortaja y en un poderoso inhibidor de la responsabilidad individual”.

Finalmente, Aguirre ha apuntado que lo “positivo” de la actual crisis que afecta a España es que ha obligado a afrontar reformas que “en condiciones normales” no se habrían realizado.

Fuente: http://www.elperiodico.com/es/noticias/politica/aguirre-papa-estado-mama-comunidad-pueden-proveer-todo-1858168

Los salarios y la desfachatez

Esto es más de lo mismo. Pero para ilustrar lo que quiero describir, nada mejor que volver a hacer uso de las declaraciones de nuestra estrella invitada:

MADRID, 30 May. (EUROPA PRESS) –

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha anunciado este miércoles que “seguro” que se va a volver a bajar el sueldo y no ha descartado hacer lo mismo con el de los funcionarios, si bien ha recordado que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero ya se lo bajó un 5 por ciento y que este año en la Comunidad de Madrid están congelados.

Durante un desayuno informativo organizado por el diario ‘La Razón’, la dirigente madrileña ha sido cuestionada por los futuros recortes que se incluirán en el proyecto de ley de modificación de los Presupuestos de 2012 y ha explicado que esta normativa se está perfilando y que “seguro” que ella se bajará el sueldo.

“Seguro que me lo voy a bajar”, sostuvo Aguirre, quien, no obstante, ha recordado que a día de hoy su salario es un 17 por ciento más bajo que en el año 2008. En cuanto al de los funcionarios, ha reconocido que “de momento” no han tomado ninguna decisión al respecto pero que “tampoco” lo descartan en su Gobierno.

En este mismo sentido, ha sido preguntada por si se plantea reducir el número de funcionarios y ha asegurado que eso “no es algo que se puede reducir”. “Lo que sí se podrá reducir es en entes públicos que tengan personal eventual o interino si no son estrictamente necesarios”, ha considerado.

Fuente: http://www.europapress.es/nacional/noticia-aguirre-dice-bajara-sueldo-no-descarta-reducirselo-funcionarios-20120530121021.html

Volvemos al principio. Ellos (los seres superiores) merecen sus privilegios, y por esto, además dando ejemplo de su superioridad también moral, nos muestran el camino de los sacrificios en los momentos de dificultad.

No se les olvida que lo mínimo para que un individuo sin propiedades pueda sobrevivir en nuestra sociedad de una forma razonablemente digna (aunque esta dignidad se limite a la manutención y el cobijo, pudiendo desplazarse a trabajar, y poco más) precisa una cantidad económica no inferior a los 1.000 euros mensuales. A partir de ahí, de esa cantidad, se puede empezar a disfrutar de “extras”.

Pero por todo lo comentado, no les avergüenza ejemplarizar cuando, siendo servidores públicos voluntarios, comparan porcentajes en lugar de totales para justificar lo injustificable. Nunca dirán que pese a una reducción porcentual, su salario (pagado por todos nosotros) sigue siendo de 5.000 o 6.000 (o más) euros mensuales, y que si no llegan con esto a final de mes, es porque efectivamente “viven por encima de sus posibilidades”.

Lo que deprime, es que este mismo concepto social es compartido también por aquellos que dicen representar a la izquierda, y que cuando proponen recortes de salarios de la función política, lo hacen también apelando a porcentajes.

¿Vamos a espabilar algún día, o seguiremos engañados con la promesa de un futuro estrellado para los mejores, los más aptos, dispuestos y trabajadores? Dependerá todo como siempre, de nosotros; de la mayoría utilizada y engañada, insolidaria y alienada.

Lo peor de todo es que nosotros hemos asumido su credo, convirtiendo la esplendorosa propia imagen de nuestro presunto individualismo, en el retrato de una mueca grotesca a ojos del observador imparcial. Y con nuestro comportamiento les estamos dando la razón muy por encima de lo que puedan decir los y las pensadoras del mundo de las vanidades.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libros.