El copago farmacéutico.

 

José Ignacio Conde-Ruiz y Juan Rubio son economistas de Fedea.

Como ya hemos dicho en numerosas ocasiones estamos en una situación muy complicada. Tenemos que hacer el mayor ajuste fiscal de nuestra historia con la de los mercados de capitales al acecho. En este caso nos gustaría centrarnos en una medida que parece que esta barajando el Gobierno y que nos parece razonable, como es la introducción de un copago farmacéutico en función de la renta.

En primer lugar señalar que actual sistema de copago farmacéutico no respeta el principio de equidad al no vincular las exenciones al nivel de renta de los pacientes. Además la exención total de los jubilados no fomenta la corresponsabilidad en la utilización de los medicamentos. Es decir, en la actualidad todos los ciudadanos que no son pensionistas pagan el 40% del precio del medicamento (excepto los enfermos crónicos que pagan un 10% y los funcionarios que pagan un 30% tanto si están en activo como si están jubilados). ¿Tiene esto algún sentido? ¿Tiene sentido que un jubilado que cobra la pensión máxima no pague nada mientras que un desempleado sin prestación tenga que pagar el 40%?; ¿tiene sentido que un pensionista de clases pasivas pague un 30% de las recetas mientras que un pensionista del Régimen General no pague nada?.

Claramente no tiene ningún sentido desde el punto de vista de la equidad. Probablemente, para conseguir la equidad seria necesario modular el copago en función de la renta tanto para los activos como para los jubilados. Es decir, aunque el pago medio de los activos sea el 40% este debería ser mas alto para un asalariado con un salario alto que para un desempleado al que se le ha agotado la prestación. No obstante, para hacer una primera estimación de cuanto podríamos ahorrarnos con esta medida nos vamos a centrar en los jubilados. Evidentemente el Gobierno con los datos de que dispone podrá evaluar la medida de forma mas precisa que nosotros. Por este motivo los números que salen de esta estimación aunque sirven para hacernos una primera idea de su potencial, deben tomarse con cautela. Consideremos la siguiente propuesta concreta:

Los pensionistas de Muface pagan el 30% y consumen menos

  • Los pensionistas que no lleguen a la pensión media (que es de 7800 euros al año) sigue sin pagar nada. Este colectivo es de aproximadamente 2,6 millones de pasionistas.
  • Los que están entre 1 y 1,5 la pensión media paguen el 10% del coste de los medicamentos. En este tramo hay 3,4 millones de pensionistas.
  • Los que están entre 1,5 y 2 veces la pensión media paguen el 20% de las recetas. Aquí hay aproximadamente hay 900 mil personas.
  • Los que están entre 2 y 2,5 veces la pensión media que paguen el 30% del coste de las recetas, aproximadamente hay 600 mil personas.
  • Los que están por encima de 2,5 veces la pensión media que paguen como el resto de ciudadanos, es decir, el 40% del coste. Por encima de este nivel hay aproximadamente 1,3 millones de personas.

En primer lugar señalar que los datos de las pensiones viene de la Agencia Tributaria del año 2010  se refiere únicamente a las pensiones, y por supuesto no es toda la renta de los pensionistas. Es decir para ganar en equidad la modulación del copago no solo tiene que tener en cuenta la pensión sino también tiene que tener en cuenta los siguientes elementos: 1) las otras rentas del jubilado(fondos de pensiones privados, rentas de capital, etc.); 2) si el pensionista vive con una persona a su cargo o no; 3) si se trata de un enfermo crónico. Esta claro que si tiene otra persona a su cargo o si se trata de un enfermo crónico el copago debe ser mucho menor al mostrado en la tabla. Por desgracia nosotros no disponemos de esta información. Si tuviéramos en cuenta 1) el ahorro seria aun mayor que el que presentamos mientras que si tuviéramos en cuenta 2) y 3) el ahorro seria menor. Como decía anteriormente solo el Gobierno tiene la información precisa para realizar una evaluación más rigurosa. Pero sigamos con nuestra simulación.

Para entender la simulación es importante ver lo supuestos que están detrás de ella.

  • El ahorro se produce por dos vías: i) la vía directa, es decir porque el pensionista se hace cargo de un % del coste del medicamento, y ii) la vía inducida porque al tener que pagar una parte aumenta la corresponsabilidad en la utilización de los medicamentos reduciéndose la demanda.
  • No tenemos datos sobre la elasticidad precio de la demanda del medicamento, pero tenemos una información valiosa para hacernos una idea. Los pensionistas del Muface que pagan un 30% del coste del medicamento sabemos que consumen un 25% menos. Vamos a utilizar esta información para calcular el ahorro inducido vía menor demanda.

Con esta propuesta que mejoraría la equidad del sistema se consigue ahorrar más de 1.900 millones de euros, casi repartido en partes iguales entre el ahorro inducido y el ahorro directo. Alguien pensará que es un ahorro pequeño. Pero en nuestra opinión es precisamente así introduciendo nuevas medidas que nos parezcan razonables la mejor forma de ajustar nuestro gasto. Y bueno con estos 1.900 millones nos podíamos haber ahorrado la reducción de 1.300 millones de caída en la I+D civil y los 530 millones de la reducción en la Educación.

El Pais, Opinión.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libros.