Si me engañas de nuevo, el culpable soy yo.

 

Si me engañas una vez, la culpa es tuya. Si me engañas de nuevo, el culpable soy yo.

Seguro que no servirá de mucho, pero está bien recordar lo que ocurrió hace muy poco tiempo. Seguro que aun así nos llevaremos un disgusto, pero hay que intentarlo.

¿Algún día aprenderemos?

Más vídeos en Antena3

Tengamos memoria…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libros.