Banca.-Intervención.-Miseria.-Pobreza.-Recortes.

 

Estado español | por Iniciativa

Hagamos una colecta. Apadrina un bancario.

 

bancaIntervenciónMiseriaPobrezaRecortes

No vamos a negarle el pan y la sal a los Populares por el hecho de serlo. Las medidas adoptadas contra los desmedidos salarios, primas y bonus de los “empleados de alto rango” de la banca intervenida o deudora, es más de lo que el PSOE hizo nunca. No es que esto signifique mucho, pero es algo. Y si es algo no lo es por haber dejado el salario máximo de estos depredadores en unos míseros 1600 € diarios (más de 265.000 pesetas al día), no. En realidad es importante por lo que de intervención pública en la empresa privada tiene. Es un interesante precedente al que se le podrá sacar mucho jugo de ahora en adelante.

Eso sí, que nadie se engañe: la intención es como de costumbre, desviar la atención. Es mejor que estemos hablando de esto, que no de los 50.000 millones que van a volver a meter en los negocios de los multimillonarios (Banca). Todo para “patrocinar” el proceso de concentración que sus jefes les han impuesto en la “hoja de ruta”.

Hay que recordar, además, que solo han regulado contra los empleados. Estos señores que se ven afectados por el recorte no son “banqueros”, son: “bancarios”, empleados de banca de alto nivel. Existe una gran diferencia. Tan grande que convierte esta medida en un brindis al sol.

De todas formas, ante tan abultado ajuste, quisiéramos llamar a recaudar fondos para ayudar a estos pobres directivos. ¿Qué cree el desaprensivo de Rajoy que van a hacer con unos tristes 50.000 euros al mes? ¿En qué mundo cree este sujeto que vivimos? ¡Con lo caro que está todo!

Animaos, echad una manita. A un euro por cabeza seguro que podemos completarles un salario digno, y no esa miseria que les ha quedado. Con todo lo que ellos hacen por nosotros, lo menos que podemos hacer ahora por ellos –aparte de rescatar con nuestro dinero las entidades que les pagan miserablemente–, es evitar ese golpe tan duro que los deja al borde de la indigencia.

Apadrina a un bancario… él nunca lo haría.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libros.