La televisión (pronto partirá)

 

CAMILO JOSÉ CELA CONDE Cualquiera que haya tenido la desgraciar de tener que mirar la televisión, por las razones que sean, en la noche de San Silvestre pasada habrá podido comprobar de primera mano que la noticia de que las cadenas se mueren tras el recorte al que las ha sometido el Gobierno es una buena nueva. Se trata de las televisiones públicas pero, si eso mismo sucediese con las privadas, la dicha habría de ser completa. Cuesta trabajo entender de qué forma cabría considerar como entretenimiento lo que nos soltaron a guisa de fiesta de fin de año; se ve que con la necesidad da ahorro aumenta la producción de caspa. Cierto es que las televisiones €algunas televisiones€ tienen también funciones comunicativas que pueden considerarse un derecho fundamental, el derecho a la información, pero para eso hay ya bastante con la radio.

Era yo un niño cuando la televisión llegó a España. Durante los primeros meses, lo único que se transmitía era la carta de ajuste: una bola del mundo con una torre metálica con pinta de echar rayos, como la de la RKO, a título de toda imagen. Lo que no sabíamos entonces es que ésa era la mejor fórmula estética imaginable, destinada a empeorar más tarde. Lo hizo de inmediato cuando apareció la información, consistente en un remedo del NoDo, el noticiario documental en el que se nos ponía al tanto del último pantano inaugurado por el generalísimo Franco y el último collar de perlas lucido por su generalísima consorte. Cuando, llegada la democracia, se hizo realidad la promesa del pluralismo con la aparición de las cadenas privadas, el camino hacia ninguna parte llegó a su meta. Con la liberalización total y el despelote de la TDT se ha alcanzado, por fin el nirvana. Hay que ser budista para poder entender que el paraíso consiste en que Intereconomía es la alternativa a las televisiones de Berlusconi y Lara.

El compendio de las tertulias aullantes, la copla patria, el lujo con esmóquin de alquiler y los obispos lanzando mensajes apocalípticos para que el gobierno de Rajoy nos devuelva de una vez por todas a los tiempos de la Inquisición pone de manifiesto que hay es necesario hacer lo que los expertos en informática llaman un reinicio (reset en el idioma del Imperio que, pese a lo que creen algunos, no es el castellano). Hay que leer más a Friedrich Wilhelm Nietzsche ahora que se cumplirá la fecha redonda de 112 años de su muerte (112 dividido entre 8 da 14, que es la edad que tenía el filósofo cuando acabó su primer libro). El eterno retorno pasa, en aquello que hace a las televisiones, por volver a la carta de ajuste como fórmula universal de entretenimiento; muy superior, desde luego, a lo de la noche del sábado último. El paso siguiente consistiría en retransmitir las misas familiares de la plaza de Colón de Madrid, con asistencia del Gobierno en pleno y muchos aplausos. Eso es todo lo que necesitamos. Reconfortado de tal manera nuestro espíritu, ni falta iba a hacer el preguntarnos cómo es posible que hayamos llegado hasta donde nos encontramos ahora.

Anuncios

Lo que el BOE esconde

 

Quantcast

 

No sería más que la mentira diaria del PP, si no fuera tan grave. La vicepresidenta y portavoz no lo contó, naturalmente, pero en el Consejo de Ministros del viernes el gobierno aprobó una ayuda de103.000 millones de euros a las entidades financieras. “Estos avales no suponen una salida inmediata de fondos, pero sí un aumento astronómico del capítulo correspondiente a pasivos financieros (endeudamiento)”, asegura la Plataforma por una vivienda digna que ha expurgado a fondo el BOE donde se reseñan los acuerdos del viernes. Esta relevante partida aparece nada menos que en la disposición final decimoséptima, casi de tapadillo (como también revela el silencio al respecto de Soraya Sáenz de Santamaría).

Mantienen, además, los 92.543.560.000 de euros que aprobó el gobierno del PSOE para garantizar las obligaciones económicas exigibles a la sociedad denominada ‘‘Facilidad Europea de Estabilización Financiera’’.

Añaden otra partida de 3.000.000.000 de euros para los avales destinados a garantizar valores de renta fija emitidos por fondos de titulización de activos.

En total, ponen a disposición de las entidades financieras 196.043.560.000 euros para 2012.

A causa del abultado déficit público (debido a la deuda de las Comunidades Autónomas fundamentalmente y recordemos que pese a la sorpresa manifestada por el PP de ese “país en ruina”, este desmemoriado partido las regenta actualmente casi todas), se han practicado también durísimos ajustes a la población.

La subida del IRPF decretada por el PP nos sitúa ya como el tercer país con los impuestos a las rentas del trabajo más altos, cuando nuestros sueldos son los penúltimos de la UE15, solo por encima de Portugal. Las rentas altas seguirán sin pagar dado que apenas declaran sus ingresos reales y no se persigue apenas el fraude fiscal, ni ha hablado nada el PP de que esa política vaya a cambiar. El expresidente de Lehman Brothers España y hoy ministro de Economía y Competitividad, Luis De Guindos, declaraba esta mañana en la SER que por el impuesto de sociedades “se recauda muy poco”, así que no lo van a tocar, y que “hablar de SICAVs es demagogia barata”, o sea que tampoco. Puesson un montón de ellas y tributan al 1%. Más aún, De Guindos anuncia “una agenda reformista muy agresiva”, sin “llorar por la leche derramada”.

Las ayudas a la Iglesia Católica tampoco se tocan. Reciben medio millón de euros diarios. El jugoso BOE del 31/12/2011 dice también que el Estado entregará, mensualmente, a la Iglesia católica 13.266.216,12 euros”,

Para pagar a los bancos y mantener los privilegios de las clases adineradas por tanto, se producen graves recortes sociales y alzas de impuestos. Y se merma en capítulos fundamentales como la dependencia, la investigación, o la televisión pública, que parece tener sus días contados.

El BOE escondía algún acuerdo más, que igualmente olvidaron mencionar los cuatro ministros: la compra de gases y artificios lacrimógenos por valor de un millón de euros. El anuncio de licitación apareció el 15 de Junio, un mes después del 15M, a iniciativa del PSOE según se ve claramente. El PP lo ha mantenido. Parece más imprescindible este gasto que subvencionar el transporte público a los jubilados, también suprimido en algunas comunidades autónomas. La “agendas reformistas muy agresivas” es lo que tienen, que igual no gustan y quien manda, manda, aunque no sea sino representante de la soberanía popular. Representante.

Como en Farenheit 451 atrapad en vuestra memoria datos, declaraciones e imágenes. La UE se dispone a borrar la memoria de Internet.

Que el futuro sea como lo planean o como demanda la justicia y la equidad, depende solo de nosotros #felizañonuestro