Para los partidos políticos en general, y en especial para los nuevos partidos.

 

Todos sabemos, más o menos, que, en la política, igual que en las matemáticas, lo que no es políticamente correcto, está mal, y el hecho de que se funde un partido para una cosa y termine en otra, ni es correcto, ni es ético, ni es aceptable; la honradez tiene que estar por encima de todo lo demás en la verdadera política, porque no queremos "salir de Guatemala para entrar en Guatepeor"; y, sabido es, también , que un partido nunca tiene razón absoluta, precisamente porque es un partido; pero nada va bien en un partido político en el que las palabras contradicen los hechos.

Hay que elegir para nuestro bien, no para el de los demás.

Yo NO QUIERO MÄS DE LO MISMO. ´Animo, y adelante.

Anuncios