La ardilla egoísta (fábula)

  

─¿Soberbia yo?─dijo la pequeña ardilla roja de los Pirineos mientras comía su nuez, a la gran ardilla blanca del Valle del Ebro ─ Acaso, hermana, ¿sabes tú lo que es la soberbia?

─Si, claro que sí. La soberbia es estupidez ─contestó la ardilla blanca

─¡Ah! Ya veo ─dijo la ardilla roja─ Entonces tú eres la soberbia.

─¿Yo? Yo soy humilde. Ser humilde es lo contrario a ser soberbia.

La ardilla roja de los Pirineos medito sobre ello mientras abría una nuez, y le contestó chuleando:

─No confundamos, hermana, no es que yo sea soberbia, es que los demás sois humildes… Y tenéis motivo, porque sois ¡imbéciles!

                                         

                      Carmen Formoso Lapido

Anuncios