HAIKU.

Cuando envejecemos

la larga presencia del día

es también motivo de llanto-

Anuncios