El poder, los juzgados, los funcionarios, el dinero y la salud…

En esta España mía, en esta España vuestra, acontecen sucesos graves en ciertos juzgados, gracias a dios no en todos, y más que graves, y hasta gravísimos. Muchas veces se omiten con malicia o sin ella, pero casi siempre que se hace es por intereses de un mal entendido corporativismo (tendencia abusiva a la solidaridad en el sector profesional para defender los intereses del colectivo). Y aunque algunos de estos sucesos nos resulten increíbles, sabemos que son verídicos. Y bueno es saber lo que pasa para prepararse por si acaso algo así te ocurriese a ti o alguien de los tuyos, o, simplemente, porque tienes derecho a saber qué ocurrió y así curarte en salud tomando las medidas oportunas para poder exigir, con todo el derecho del mundo, que no sucedan malas praxis.

Seguro que tú viste algún canal de televisión mostrando con demasiada frecuencia casos de desaparecidos que aparecen asesinados o no aparecen, casos de estafadores de guante blanco o no, que no devuelven su fortuna, casos de corrupción política, que tampoco entregan sus cuentas de los paraísos fiscales al fisco, casos de maltrato y abusos, y muchas más cosas similares. Y cuando lo viste pensaste en cómo es posible tanta desaparición, y dónde está ése dinero, y qué pasó entonces… De algunos (desgraciadamente la mayoría) no se sabrá nada nunca jamás, y valga la redundancia, pero nada de nada, será como si los tragase la tierra. Y mientras tanto pasan los días, los meses, los años y alguna que otra década, y por los juzgados van declarando imputados de más casos, los unos y los otros, atropellando con las mentiras más gordas, más intragables y más impúdicas que jamás uno pueda imaginar, y sin saber cómo finalmente terminan estos asuntos y similares en el baúl de los recuerdos, sin pena ni gloria, simplemente desapareciendo en el abandono. Dicen o dirán que no hay suficientes pruebas, dicen o dirán… Así de fácil es…Pero tú no puedes olvidarlos totalmente porque sabes que no es cierto que los casos terminen cerrados por falta de pruebas, y tú sabes que haber pruebas las hubo y que si no las hay ahora es porque alguien, quien fuese, las retiró…

Y te tiras de los pelos…

Y vuelves a tirarte de los pelos cuando lees en prensa y demás medios de comunicación, que aparecen sumarios oficiales enteros arrojados en los contenedores de basura del propio edificio judicial con datos privados de ciudadanos que pidieron justicia y que están en sus casas esperando que los llamen para terminar de una vez con sus pleitos… ¿A que esto ofende la dignidad humana?… Y como no eres un ingenuo te preguntas ¿cuánto pagarán los interesados en ganar, para que se destruyan o extravíen molestos sumarios vigentes? Para más inri pensarás que ni siquiera se molestaron en pasar los documentos por la trituradora de papel… Esta noticia te alarma porque te preguntarás si tu expediente estará en la basura o no… Ocurrió y probablemente seguirá ocurriendo si dios no lo remedia, ocurrió, repito, dejándolo pasar como si nada, sin ningún tipo de averiguaciones que se sepa, vamos, sin darle la menor importancia, y eso que fueron depositados al pie de ciertos palacios de justicia (con minúscula) y usando sus propios contenedores callejeros de basura… Duele imaginarse lo que puede pasar dentro del edificio donde nadie puede verlo… Y esto  no es nada parecido a lo que los ciudadanos esperan de sus funcionarios.

Y una vez más te tirarás de los pelos…

Mi amiga Loly manifiesta abiertamente a diestra y siniestra, que está visto que lo que ocurre en los juzgados es que esperan que se muera la gente a base de disgustos para tener menos trabajo… Que dios la proteja, digo yo.

Ciertamente el poder del dinero todo lo puede mover, si se lo permiten. Esperemos que ya nadie permita semejantes disparates. La esperanza es lo último que debe perderse.

                                                       Carmen Formoso Lapido

Anuncios