El capitalismo del desastre…

(Comentario sobre el libro de Naomi Klein).

Este libro: El auge del capitalismo del desastre, escrito magníficamente  por NAOMI KLEIN, con grandísimo éxito editorial a nivel mundial, y magnífico por lo que representa en sí, por atrevido y valiente, laborioso y documentado, nos muestra como con la falta de ética y el cinismo por moral, los economistas fundadores de la citada doctrina, (mostrada en el libro con habilidad asombrosa en sucesivas situaciones críticas y sistemáticas acontecidas cada un tiempo), la llamada doctrina del shock no oficial del libre mercado, nos demuestra como el capitalismo crece con la violencia, como las revueltas políticas, torturas y toda clase de terror de escalofriantes consecuencias…y que lejos de ser un camino hacia la libertad, aprovecha las desgracias humanas y las crisis para introducir en el mundo las más increíbles e impopulares medidas económicas-política.

Acompaña citas y textos de los grandes economista mundiales y abundante documentación.

Dicha documentación se puede ver en la WEB de la autora.

A mí lo que me importa en este libro, no es sólo el magnífico trabajo de erudición ni la abundancia de datos, es la ideología de la doctrina que nos muestra y la forma como se extiende a nivel mundial, y es la claridad con que nos muestra el hecho de que hemos sido víctimas de la falta de ética con las formas y el fondo de dicha doctrina. La autora nos da la posibilidad de pensar, observar y derivar hacia… ¿Dónde?

Desde la desgraciada situación que produce el gran paro laboral actual, nosotros, los no capitalistas, apenas podemos fundamentar nada, ni siquiera la convivencia humana, dado que lo que procede es adaptarse a las nuevas realidades. Y hacia ahí va nuestro esfuerzo, no queda otra de momento, pero si se ha derrumbado el muro de Berlín, si se ha superado la pos-guerra en España, y todo lo demás, podemos tener una esperanza, la mejor de todas las esperanzas, la esperanza de tener buenos gobernantes que soluciones los problemas que provocan los corporativismos…

Y si esto es así… Entonces busquemos otros fundamentos para crear esperanza de vida, para que nuestros jóvenes encuentren unas constantes permanentes que les lleven a valorar cuatro conceptos sociales: familia, estado, economía y cultura. Y una vez conseguido (no es fácil), ya sin tensiones, vinculémonos a la sociedad de nuestro mundo…

 

                                                                                         -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

En el libro se puede leer:

“El término más preciso para definir un sistema que elimina los límites en el gobierno y el sector empresarial no es liberal, conservador o capitalista sino CORPORATIVISTA. Sus principales características consisten en una gran transferencia de riqueza PUBLICA hacia la propiedad privada –a menudo acompañada de un creciente endeudamiento-, el incremento de las distancias entre los inmensamente ricos y los pobres descartables, y un nacionalismo agresivo que justifique un cheque en blanco en gastos de defensa y seguridad. Para los que permanecen dentro de la burbuja de extrema riqueza que este sistema crea, no existe una forma de organizar la sociedad que dé más beneficios. Pero dadas las obvias desventajas que se derivan para la gran mayoría de la población que está excluida de los beneficios de la burbuja, una de las características del Estado corporativista es que suele incluir un sistema de vigilancia agresiva (de nuevo, organizado mediante acuerdos y contratos entre el gobierno y las grandes empresas), encarcelamientos en masa, reducción de las libertades civiles y a menudo, aunque no siempre, tortura”.

»De Chile a Irak, la tortura ha sido el socio silencioso de la cruzada por la libertad de mercado global .Pero la tortura es más que una herramienta empleada para imponer reglas no deseadas a una población rebelde. También es una metáfora de la lógica subyacente en la doctrina del SHOCK.

»La tortura, o por utilizar el lenguaje de la CIA, los “interrogatorios coercitivos” es un conjunto de tácticas diseñadas para colocar al prisionero en un estado de profunda desorientación y SHOCK, con el fin de obligarle a hacer concesiones contra su voluntad (…) para quebrar “las fuentes que se resisten a cooperar” consiste en crear una ruptura violenta entre los prisioneros y su capacidad para explicarse y entender el mundo que les rodea (…)

»El ejemplo más claro fue el SHOCK del 11 de septiembre (…) De repente nos encontramos en el Año Cero, en el cual todo lo que sabíamos podía desecharse despectivamente con la etiqueta de “antes del 11-S”

»(…) página en blanco sobre la cual se podían “escribir las palabras más nuevas y más hermosas” como MAO le decía a su pueblo (…)

»Así funciona la doctrina del SHOCK: el desastre original –llámese golpe, ataque terrorista, colapso del mercado, guerra, tsunami o huracán_ lleva a la población de un país a un estado de SHOCK colectivo. Las bombas, los estallidos de terror, los vientos ululantes preparan el terreno para quebrar la voluntad de las sociedades tanto como la música a toda potencia y las lluvias de golpes someten a los prisioneros en sus celdas (…)»

«Klein demuestra que el capitalismo emplea constantemente la violencia, el terrorismo contra el individuo y la sociedad. Lejos de ser el camino hacia la libertad, se aprovecha de las crisis para introducir impopulares medidas de choque económico (…)

»En este relato apasionante, narrado con pulso firme, Klein repasa la historia mundial reciente (de la dictadura de Pinochet a la reconstrucción de Beirut; del Katrina al tsunami; del 11-S al 11-M) para dar la palabra a un único protagonista: las diezmadas poblaciones civiles sometidas a la voracidad despiadada de los nuevos dueños del mundo, el conglomerado industrial, comercial y gubernamental para quien los desastres, las guerras y la inseguridad del ciudadano son el siniestro combustible de la economía del shock».

                                      Carmen Formoso Lapido

                                            

La fantasía…

La fantasía tiene fama de ser la loca de la casa.

Mas la ciencia y la filosofía ¿qué otra cosa son, si no fantasía? El punto matemático, el triángulo geométrico, el átomo físico no poseerían las exactas calidades que los constituyen si no fuesen meras construcciones mentales.

(Ortega y Gasset.)