No es un sueño, es democracia…

                           

Si votamos en Listas Abiertas, escogeremos a los políticos que nos van a representar, y cuidaremos mucho de no meter a los corruptos.

 

Y desde luego ocurre que la mayoría de los ciudadanos españoles no están complacidos con sus representantes políticos. Digamos simplemente que se sienten “incómodos” con unos políticos ávidos de poder que  castigan a sus votantes poniéndolos cara a la pared en el patio del recreo como si fuesen parvulitos a los que cuentan cuentos chinos entre amenazas… “Y no os mováis, que todavía puede ser peor”…  

Y si alguien hace alguna pregunta comprometida a nuestros políticos, comprobará que sus oídos están sordos como tapias, y con el no oigo/no contesto dirán que no tuvieron tiempo para acudir al otorrino a quitar el cerumen; y si, llegados al caso, les preguntase alguien el porqué de que a nosotros se nos castiga y no a los “listillos” de turno, ni a los estafadores de guante blanco, ni a los que llevan las monedas a los paraísos fiscales, ni a los que defraudan al fisco, ni a los obscenos sonrientes a los que les vale cualquier mentira y que, con tal de ganar un pastón, avasallan usando una implacable ley aritmética rebuscada durante años y años, para finalmente sacar un sucedáneo incomible entre extraños logaritmos… Y sus oídos sordos rezumarán goteos…

 Y ésos, los mismos que salen en los medios de comunicación con cara de cartón piedra negando, por activa y pasiva, lo innegable, ésos, antes de veinticuatro horas se impondrán con beneplácitos indecentes, firmando acuerdos que sólo sirven para tapar la corrupción de los unos y de los otros, y son los mismos que, sabiéndose vasallos, se nos presentan como bienhechores. Y así las cosas, quiero escoger a mis representantes políticos para lo cual necesito Listas Abiertas.

Pero los políticos dicen que las Listas Abiertas son un imposible, por la Constitución…

Necesitamos Listas Abiertas y decirle a los políticos que si quieren el voto  arreglen la Constitución,  porque esta Constitución fue un extraño remedio político impuesto por muy pocos (los llamados Padres de La Constitución), que nos ha perjudicado.

  Que los políticos se pongan las pilas y  manos a la obra.

                    Escrito por: 

                                  Carmen Formoso Lapido

                Vota en Listas Abiertas. Únete a la causa.  Pásalo.

Anuncios