Frases desafortunadas: Vive y deja vivir

Hablando de: VIVE Y DEJA VIVIR.

Oírla (leerla) es lo mismo que si te hablasen de un cuadro pintado sobre “venturina” (sobre cuarzo pardo amarillento con láminas de mica dorada en su masa), pero no sabes lo que significa realmente, y sin embargo estás dispuesto a repetirla porque te suena bien, porque te suena a frase del mundo de los sabios…

Sería bueno poder meterse con una frase tan vulgar en el mundo de los pensadores, en el mundo de los sabios. Es difícil introducirse en ellos porque la conjetura del sabio es más sólida que la certeza del ignorante, y la vemos en esa célebre frase de “sólo sé que no sé nada”, porque la sabiduría viene más del corazón y no tanto de la inteligencia.

Una frase como esta (vive y deja vivir), sólo es un exceso de franqueza que a veces se convierte en indecencia, como la desnudez. Porque la mejor forma de poder vivir socialmente es trasmitir a los demás la impresión de que ayudarse es un gran provecho para todos, y esto es fácil de entender porque no estamos rodeados de tontos (aunque lo parezca), y lo que resulta más curioso es que a estas alturas alguien comulgue con eso de que la vida cuanto más vacía, mejor, (¿…?)

Realmente en el viaje de la vida no existen los caminos llanos, y el hacerla más agradable a los demás, es muy importante, no lo de “no me molestes, que yo paso de todo” (o sea: vive y deja vivir). Sí. Es una buena traducción, porque la dicha frasecita lleva un enorme exceso de egoísmo personal y de ignorancia, porque la vida sigue, y siguen sucediendo cosas aunque  te empeñes en tener otros planes en solitario, y los dramas se terminan convirtiendo, con el paso del tiempo, en autenticas comedias. Amigos, cuando ofrecemos algo positivo sentimos una satisfacción imposible de explicar, porque esto está al abrigo de la envidia y es independiente de la fortuna…

Pero me pregunto si es posible ser tan desgraciado, sentirse tan abandonado, que lo único que se desee  sea un refugio para ocultarse de la gente exigiendo que te dejen en paz? ¿Para que no te moleste nadie, a lo anacoreta?. Muy triste, amigos, muy triste… Y muy cobarde, amigos, muy cobarde… Muy ególatra, amigos, demasiado ególatra, demasiado narcisismo…

El procedimiento más seguro de hacernos más agradable la vida es hacerla agradable a los demás.

Que tengáis un buen día.

           Carmen Formoso Lapido

Anuncios