Un caprichoso viaje astral. Por Carmen Formoso Lapido.

 

P3040895 

La Astronomía produce en mi mente un grandísimo efecto de evasión… Mirar el Universo, aunque sólo sea en láminas, me hace soñar y aplaca hasta lo indecible mi estado de ánimo viéndome en un caprichoso viaje astral para poder recordar de donde salímos, y buscando esa imposibilidad de recuerdo tan enigmática, aumenta mi desasosiego mental… Los astrónomos, con los relojes atómicos, pueden resolver problemas de cronometría astronómica, lo que permite ir muy lejos en el pasado de nuestro universo…Y después de la astrofísica, llegó la trigonometría esférica…Y llegamos a la Luna, volando en el Apolo, y se trajeron polvos de rocas lunares que analizaron los de la NASA con medios de lo más sofisticados… Se demostró que en nuestro satélite no hay nada que no se conociese en la Tierra, porque es sabido que en todo el Universo no existen otros elementos naturales que los contenidos en la llamada Tabla de Mendeleive, en la que se expone que los ladrillos del Universo son los mismos en cualquier parte porque solo cambian los ingredientes, no su composición básica…

Me pregunto de vez en cuando, cómo puede imaginarse alguien a Venus y a Marte sin añadirles fantasías…

Yo veo a Venus como algo precioso, cogiendo lo que se sabe y sin fantasías. Y se sabe mucho. Se sabe que su superficie no es arenosa ni de contornos difusos, todo lo contrario. En Venus existe un paisaje pedregoso envuelto en gran claridad, con rocas relativamente jóvenes, y tiene piedras y guijarros de composición parecida a nuestras rocas terrestres… El astro-químico venusiano todavía tiene un gran camino por recorrer, y también es posible que allí existan los terremotos (fenómenos sísmicos) y los volcanes

¿Y qué sé de Marte?

Sé que el llamado planeta rojo tiene cañones geológicos inmensos, amplios desiertos cubiertos de piedras grandes de origen volcánico, y relieve de origen plutónico, lagos y ríos de lava vitrificada, largos campos de dunas desérticas, grandes bolsas de agua congelada en el polo sur, arenas silicosas, páramos y yermos ocre-rojizos, cauces de ríos secos, grandes pendientes abruptas y acantilados, valles y elevadas altiplanicies…Es un mundo muy parecido al nuestro, mucho más viejo o prematuramente envejecido… El vulcanismo parece que mantuvo su actividad en Marte hasta épocas no muy antiguas… Es un planeta de aspecto convulso y dantesco…

Verdaderamente es para soñar…

Y sueño, y soñando me transformo… Porque mi mundo, y los acontecimientos que voy descubriendo en él, me domicilia en la infelicidad, busco la manera de resolver el enorme enigma que percibo con diversas sensaciones adaptadas a mi sensibilidad, pero no sé o no puedo saber realmente nada, porque no sólo se remueve mi consciente sino también mi inconsciente, y llego a cuestionar que puede ser que esté perdiendo el tiempo tontamente, o no, y también puede ser que me arrepienta de este vagar por internet desde la silla de mi ordenador en busca de posibilidades que ignoro, pero si no lo hago puedo arrepentirme de lo que no hice, y eso es mucho peor y mucho más fuerte…

Voy mirando hacia tan lejos y recorriendo con los ojos cerrados tan largo camino, para llenar mi imaginación, irrelevante para el mundo entero, y así no estoy en ninguna parte. La Tierra sigue girando en el espacio de nuestra Galaxia mientras yo no puedo encontrarme, e inclinada como estoy hacia el vacio henchido por la sorpresas de la vida y de los años, voy cabalgando sobre enfrentamientos caprichosos de individuos del mundo, que repiten frases sin sentido alguno como si fueran originales diciéndolas, cuando han sido recogidas de un entorno callejero de dudosa cultura entre personajes carentes del llamado ‘sentido común’, llamado así por los ingleses porque aseguran que está basado en la experiencia común, y llamado ‘evidencia’ por los franceses, que aseguran que tiene que ver con la razón, y con o sin sentido común, yo no estoy en ninguna parte. Desde luego esta conclusión no es de ninguna forma aceptable, y sólo podría ser considerada en sentido nihilista (alguien que opina que nada importa).

La verdad es que usando las fuerzas subconscientes, poetas y pintores liberan su imaginación para crear arte, recogiendo la libre inspiración de sus imágenes soñadas y sin distinguir entre el sueño y la realidad, algo así como cuando tenemos algo en la punta de la lengua que no nos sale, y de pronto lo recordamos, sin más, y es que tenemos entreabierta la puerta de la consciencia y allí encontramos el archivo con las palabras que buscamos, y así ocurre con la inspiración; para el arte es importante que ni la reflexión ni la razón puedan controlar una actividad inconsciente, la que dará libertad a la imaginación, porque sin la imaginación no surge nada nuevo. Debe ser parecido al New Age, la anterior alternativa a un estilo de vida para romper con lo cotidiano. Porque, si cierto es que ‘yo soy yo y mis circunstancias’, lo fundamental es el ‘yo’, el mismo yo que no ve más de lo que quiere ver (ve pero no ve), y sólo cuando tiene conciencia de sus vivencias las hace objeto de reflexiones.

Llegando aquí, recuerdo que todos nosotros somos polvo de las estrellas; y puede ser que el universo esté lleno de vida, porque es inmenso (las enormes distancias se miden en ‘minutos luz’ y ‘años luz’, y un minuto luz es lo que recorre la luz en tan sólo un minuto, es muchísimo, porque la luz viaja por el universo a 300.000 kilómetros por segundo, y calcula lo que es un año luz). Y como el sol está a poco más de ocho minutos luz, los rayos del sol que nos calienta han viajado por el universo durante ocho minutos luz antes de llegar a nosotros… Plutón es el planeta más lejano de nuestro sistema solar (está a más de cinco horas luz desde la tierra, así que cuando un astrónomo mira a Plutón en su telescopio, está viendo cinco horas luz hacia atrás en el tiempo. Y no hablemos de la Vía Láctea, nuestra galaxia, que tiene una dimensión de 90.000 años luz, y cuando estamos mirando una estrella de la Vía Láctea que esté a 50 años luz de nosotros, lo creas o no lo creas, miramos 50.000 años hacia atrás en el tiempo, y nunca sabremos cómo es aquello en el universo, solo sabremos cómo era. Y sólo cito a nuestra galaxia, cuya vecina más próxima está a dos millones de años luz de ella, la llamada Nebulosa de Andrómeda…

Es muy difícil concebir lo que quiere decir mirar atrás en el tiempo, porque las galaxias están en continuo movimiento, se alejan cada vez más… Dicen los eruditos que el universo es una explosión continua y, que tal vez surja lo contrario a lo del ‘big band’, o sea una ‘explosión’ inversa, la llamada ‘implosión’, y todo volverá a comenzar y el universo volverá a encogerse de nuevo… Pero los astrónomos no pueden predecir el futuro, sólo el pasado.

Viendo el cielo estrellado encima de mí, sueño abriéndome hacia el exterior, y, como ser humano, lo que intento es encontrar el camino de vuelta… ¿De vuelta a dónde? Esto sí que es un enigma, es el gran enigma, porque nosotros somos sólo una chispa de la hoguera que se encendió hace miles de millones de años, antes de la gran estampida del universo, así comenzó lo que es hoy.

Carmen Formoso Lapido

Anuncios

…y se evapora…

 

 

P1000199

¡Reza tan sólo,

reza! -dice el rocío,

y se evapora.

 

                                                               Haiku