AL JUZGADO DE INSTRUCCIÓN Nº 2 DE BARCELONA:DOCUMENTO ENTERO.

LAS ENTRADAS QUE TUVE QUE HACER SON 12; 12 QUE HAY QUE RECORRER PARA LLEGAR AL FINAL
Anuncios

AL JUZGADO DE INSTRUCCCIÓN Nº 2 DE BARCELONA (principio)

AL JUZGADO DE INSTRUCCIÓN Nº 2 DE BARCELONA

 

D. Previas nº 1050/ 01- M

  

 

D. Ivo Ranera Cahís, Procurador de los Tribunales, actuando en nombre y representación de Dña. Mª  del Carmen Formoso Lapido, según tengo acreditado en los presentes autos, ante el Juzgado comparezco y, como mejor proceda en derecho,

 

DIGO:

 

Que el día 15 de diciembre de 2008 nos ha sido notificada Providencia dictada por este digno Juzgado en fecha 10 de diciembre de 2008, por la que se nos dá traslado del Informe del Ministerio Fiscal, de 19 de noviembre de 2008, relativo al procedimiento a seguir en la presente causa (por el que viene a solicitar el Sobreseimiento Libre y Archivo de las actuaciones), al efecto de presentación de alegaciones, traslado que, por medio del presente escrito, procedemos a cumplimentar, conforme a las siguientes

 

ALEGACIONES

 

 

PREVIA: En su día, nos fue notificada la Providencia de  14 de julio de 2008, dictada en estos mismos autos, que dispuso, en cuanto ahora interesa, “Por presentado el anterior escrito presentado por el procurador Sr. Antonio María de Anzizu Furest en nombre y representación de Editorial Planeta S.A., únase a la presente causa, se tienen por efectuadas las manifestaciones en él contenidas y a los efectos oportunos”.

 

                    Dado que, en relación al referido escrito de la representación del Imputado, no nos fue otorgado trámite de Alegaciones, y dado que en el mismo se solicitaba también el Sobreseimiento Libre y Archivo Definitivo de la presente causa criminal, entendemos, respetuosamente, que hemos de referirnos también a dicho escrito en las presentes Alegaciones. Trascribiremos su párrafo inicial:

 

                    En el presente procedimiento estamos sufriendo una especie de síndrome de SÍSIFO, llevando una y otra vez con esfuerzo la piedra hasta arriba de la montaña, para una vez en la cima, caer aquélla indefectiblemente ladera abajo”.

 

                    Pese a la inicial indignación que nos produjo la referencia al Mito de Sísifo, efectuada por la representación de Editorial Planeta S.A., hemos de agradecer a dicha representación el que –con seguridad, muy a su pesar- con ello hubiere desvelado la verdadera naturaleza de la personalidad psicopática, perversa y antisocial que ha llevado a cabo los hechos aquí enjuiciados, de los que está imputado el Administrador y Representante Legal de dicha Editorial, José Manuel Lara Bosch.

 

                    Si, citando a Hegel, “la Historia es el progreso de la conciencia de la Libertad”, para Editorial Planeta S.A., parece que nos encontramos en plena Edad Media, donde prevalecía la razón de la fuerza frente a la fuerza de la razón, donde la sociedad se construía en base a la Desigualdad, al absoluto dominio de los Señores Feudales sobre sus Siervos, en la que no existía, ni como mero concepto, el Estado de Derecho.

 

                    En efecto, la comparación que realiza entre la tortuosa instrucción desarrollada en las presentes actuaciones y el Mito de Sísifo, resulta verdaderamente ilustrativa acerca de la actuación desarrollada por Editorial Planeta S.A. en torno a los hechos aquí investigados, pero también, y muy especialmente, viene a exteriorizar el componente psicológico que guía dicha actuación, presuntamente delictiva.

 

                    Sísifo, dentro de la mitología griega, como Prometeo, hizo enfadar a los dioses por su extraordinaria astucia. Como castigo, fue condenado a perder la vista y empujar perpetuamente un peñasco gigante montaña arriba hasta la cima, sólo para que volviese a caer rodando hasta el valle, y así indefinidamente.

 

                    Más allá de la narración mítica, hemos de rechazar toda comparación con Sísifo, personaje marcado por la avaricia y el engaño, absolutamente opuesto a la personalidad de mi mandante, más cercana a la de Prometeo, “quien no tenía miedo alguno a los dioses, y ridiculizó a Zeus y su poca perspicacia”.

 

…………………………………..

 

                    Evidentemente, para Editorial Planeta, S.A., mi mandante encarnaría el personaje de Sísifo, mientras que la propia Editorial se atribuye el rol del Dios que, enfadado por la osadía de la aquí Querellante, ha decidido que mi mandante –al igual que Sísifo- habrá de sufrir los castigos de la Divinidad a la que –con su denuncia, que daría lugar a la incoación de las presentes Diligencias Penales- osó contrariar.

 

                    Y, en efecto –a consecuencia del “enfado” de Editorial Planeta tras la presentación de la Querella que dio lugar a estas actuaciones-, mi mandante (así como su hijo, el letrado que suscribe) se ha visto públicamente vejada por conocidos periodistas y desde relevantes medios de comunicación (es de suponer que, de algún modo, todos ellos tributarios de Editorial Planeta), que durante años la han tachado de demente, de oportunismo, de actuar guiada por un afán de notoriedad, refiriéndose a ella siempre despectivamente, incluso en cuanto a su profesión (“maestrilla de provincias”).

 

                    Sin embargo, “los Dioses”, no satisfechos con tales castigos, decidieron la imposición de ulteriores penitencias a mi mandante (así como a su hijo, el letrado que suscribe), instrumentalizando a tal fin a la misma Administración de Justicia, por medio de la presentación de Querella Criminal en la que se acusaba, tanto a mi mandante como a su hijo y Letrado, de los Delitos de Injurias y Calumnias contra particulares, así como del Delito de Calumnias contra la Autoridad (si bien la Denuncia por este último no sería admitida a trámite), en base a la que el Juzgado de Instrucción Nº 21 de Barcelona, incoaría contra ambos las Diligencias Previas nº 1723/ 01, por los supuestos delitos de injurias y calumnias (que habrían sido cometidos con ocasión de la información transmitida en relación con los hechos investigados en las presentes Diligencias Previas nº 1050/2001, de este Digno Juzgado de Instrucción).

 

                    Previos los trámites de rigor, tuvo lugar el correspondiente Juicio Oral (en el que, al margen de las sanciones penales y accesorias, se solicitaba como Responsabilidad Civil la cantidad de 300.000 Euros), siendo dictada la Sentencia de 26 de abril de 2005, (Procedimiento Abreviado 424/03 tramitados ante el Juzgado de lo Penal nº 4 de Barcelona), cuyo Fallo dispuso la absolución de los allí imputados (mi mandante y este Letrado); Sentencia absolutoria luego confirmada en Apelación (Sentencia de 21 de Marzo de 2006, dictada en los autos de Recurso de Apelación 238/05 – Sección 10ª de la Audiencia Provincial de Barcelona).

 

                    Pocos meses después, sería dictada la STC 190/2006, de 19 de junio de 2006, que daría lugar a la reapertura de las presentes Diligencias Previas nº 1050/2001, de este Digno Juzgado de Instrucción nº 2 de Barcelona, siéndonos así –finalmente- concedida la Ampliación y Aclaración del Informe Pericial emitido en estos autos por el Catedrático, Sr. Izquierdo Salvador, a cuyo resultado luego nos referiremos, dejando ahora apuntado que ha supuesto un cambio radical en el criterio de dicho Perito, quien ahora concluye:

 

                    Con todo, la acumulación de detalles a los que me he referido como curiosos y la cuestión de fechas y plazos, resulta excesiva. De modo que casos de transformaciones en la contemplación reflexiva de ambos textos, sí se producen a juicio de quien esto escribe. Y no siempre la mera casualidad ofrece una explicación satisfactoria”.

 

……………………………………………..

 

                    Como veremos, tras el acto de Ratificación de la Ampliación y Aclaración del meritado Informe Pericial (practicado el día 3 de marzo de 2008), ha quedado desvirtuada la estrategia del aquí Imputado, en esencia consistente en negar los hechos denunciados por esta parte, desacreditando a mi mandante ante las instituciones (entre ellas, los órganos del Poder Judicial) y ante la opinión pública, aprovechando no solo su capacidad mediática, económica y financiera, sino en especial la singular credibilidad de las manifestaciones de los Querellados, un Premio Nóbel de Literatura y una de las mayores multinacionales editoriales a escala planetaria.

 

                    Y es desde esta nueva perspectiva que hemos de valorar la actuación desarrollada por Editorial Planeta, S.A. (así como por su Representante Legal, el aquí imputado, Sr. Lara Bosch), en las referidas Diligencias Previas nº 1723/ 01, incoadas contra mi mandante y este Letrado, por los supuestos delitos de injurias y calumnias.

 

                    Y ello, como ha quedado expuesto, teniendo presente el hecho de haber sido ambos absueltos de tales supuestas Injurias y Calumnias, pese a que la referida la STC 190/2006, de 19 de junio de 2006 (y por tanto, también la práctica de la Ampliación y Aclaración del Informe Pericial emitido en estos autos por el Catedrático, Sr. Izquierdo Salvador) fue dictada con posterioridad a la Sentencia de Apelación que confirmó la absolución de mi mandante y su hijo (el Letrado que suscribe).

 

                    En definitiva, siendo ahora clara la realidad de la utilización de la obra literaria no divulgada, que mi mandante presentó a la convocatoria del Premio Planeta 1994 (la novela “Carmen, Carmela, Carmiña” –CCC-, que consigna en su última página la fecha en que fue finalizada: el día 10/4/1994), para la elaboración de la novela ganadora del mismo Premio Planeta 1994 (La Cruz de San Andrés – LCSA-, presentada por el fallecido Premio Nóbel, D. Camilo José Cela, que en la primera página de su manuscrito consigna como fecha en que comenzó su redacción el día 11/4/1994), y ante la evidencia de la imposibilidad de que CJCela hubiere dispuesto de la Novela de mi mandante sin que le hubiera sido proporcionada –directa o indirectamente- por la propia Editorial Planeta, S.A., resplandece, aberrante y brutal, la infamia que se esconde tras la presentación de la citada Querella contra mi mandante y su hijo y Letrado, la absoluta ausencia de cualquier escrúpulo en sus autores, que en su afán de garantizarse la impunidad por su participación en los hechos objeto de la presente Causa Criminal, no dudaron en organizar y llevar a la práctica, abusando a tal fin de su superioridad mediática y financiera, tales hechos que, deliberada e inhumanamente, aumentaron extraordinariamente el sufrimiento de mi mandante, y ello pese a su carácter innecesario a tales efectos, dado que cuando solicitaron la apertura de Juicio Oral contra mi mandante, las presentes actuaciones habían sido Sobreseídas Libremente por Resolución Judicial Firme (luego anulada por el Tribunal Constitucional).

 

                    Tal ha de ser la consideración que merece el hecho de que quien, abusando de su superioridad y con incuestionable ánimo de lucro, se había apropiado de una obra literaria ajena y que, tras haber desacreditado públicamente a la autora a la que habían desposeído de su Propiedad Intelectual, había ya logrado la impunidad de tales actos, proceda a ejercitar acciones penales contra quien fue su víctima, acusándola -junto a su hijo- como autores de diversos Delitos de Injurias y Calumnias, afirmando haber sido vulnerado su Derecho al Honor con la denuncia pública de los Hechos que ahora, de nuevo, vuelven a ser investigados en estos autos.

 

                    No solo nos referimos a la mera imputación de la comisión de hechos delictivos de que fueron objeto mi mandante y su hijo y Letrado en dichas Diligencias Previas nº 1723/ 01 por los supuestos delitos de injurias y calumnias, sino también a las circunstancias en que tuvieron lugar tales acusaciones, que obligaron a mi mandante (y a este Letrado) a defenderse en dos instancias ante los Órganos Judiciales de Barcelona, a 1.000 kilómetros de distancia de sus domicilios, y muy especialmente, a la cuantía de las Indemnizaciones que se exigieron a mi mandante y a este Letrado, que cifraron en la cantidad de 300.000 Euros, incrementada en costas y gastos, así como por el coste de la publicación de la sentencia condenatoria en los diarios Nacionales “El Mundo” y “El País” (que habría resultado singularmente afrentosa, dado que habría significado una nueva y más grave humillación: verse obligada a pedir públicamente disculpas a quienes la habían desposeído de sus Derechos de autor, por el hecho de haber denunciado los hechos de los que fue víctima, y que la Justicia se había negado a investigar y sancionar), solicitudes que, de haber sido estimadas, habrían arruinado de por vida a mi mandante, maestra jubilada, de muy escasos medios económicos.

 

………………………………………..

 

                    No nos extenderemos más acerca de los “castigos” que nos han sido impuestos, aunque, evidentemente, los que hemos citado son solo una fracción de ellos, si bien, dada la expresa referencia que a este asunto se ha efectuado de adverso, hemos de añadir como, mediante escrito de 22 de diciembre de 2006, formulado por la representación de Editorial Planeta, SA, en los autos de Recurso de Queja nº 342/2001, tramitado ante la Sección 10ª de la Ilma. Audiencia Provincial de Barcelona (procedente del Juzgado de Instrucción nº 2 de Barcelona – Diligencias Previas nº 1050/2001), aquélla representación expuso a la Sala “que el contenido de la alegación previa del escrito presentado el 27 de noviembre de 2006 por la representación procesal de María del Carmen Formoso Lapido pudiere contener manifestaciones susceptibles de integrar el delito de calumnias artículo 215 del Código Penal por quienes lo suscriben Jesús Díaz Formoso, abogado, e Ivo Ranera Cahís, procurador”, por lo que solicitó que por dicho Tribunal fuese “deducido testimonio de dicho escrito junto con la copia del presentado por Editorial Planeta el 22 de diciembre de 2006, y remítase al Ministerio Fiscal”, lo que fue acordado. Pese a ello, el Ministerio Fiscal no estimó tales manifestaciones como constitutivas de Delito alguno.

 

* Adjuntamos copia del Recurso de Súplica interpuesto por esta representación contra la Providencia de 22 de enero de 2007, dictada por dicho Tribunal, en base a la que el Ministerio Fiscal determinó la inexistencia de dichos delitos.

2

2) …………………………………..

 

                    El Mito de Sísifo” es el título de un ensayo de Albert Camus (publicado en 1942), en el que enfrenta la cuestión del valor de la vida, presentando el mito griego de Sísifo como metáfora del esfuerzo inútil e incesante del hombre moderno, que consume su vida en fábricas y oficinas sórdidas y deshumanizadas. De esta forma, Camus plantea la Filosofía del Absurdo, que mantiene que nuestras vidas son insignificantes y no tienen más valor que el de lo que creamos.

 

                    Y así, la creación literaria de Carmen Formoso –“Carmen Carmiña Carmela”-, más allá de cualquier valoración subjetiva acerca de su calidad artística, representa el fruto de su esfuerzo vital, como elemento esencial de su lucha contra la insignificancia del valor de la vida, como creación que da sentido a su trayectoria vital, más aún dado su carácter autobiográfico, como la obra en que se plasman sus propias vivencias, sentimientos, convicciones y creencias; en definitiva, expresa sus propias Ideas, en cuanto reflejo de la misma personalidad de su autora.

 

                    El Mito de Sísifo” comienza con una cita de Píndaro (poeta del siglo VI a.c.): “No te afanes, alma mía, por una vida inmortal, sino que apura el recurso hacedero”.

 

                    De nuevo, vemos como la referencia al Mito de Sísifo, efectuada de adverso, resulta de interés, ahora en cuanto la anterior cita de Píndaro que, aplicada a la participación de Cela en la trama presuntamente delictiva urdida por Editorial Planeta (objeto de estos autos), viene a recordarnos que la codicia ha sido –y continúa siendo- el altar ante el que hombres y mujeres notables sacrifican su Fama, Honor y Dignidad, dominados por el ansia de obtener una efímera riqueza material.

 

                    En su ensayo, Camus afirma que Sísifo experimenta la libertad durante un breve instante, cuando ha terminado de empujar el peñasco y aún no tiene que comenzar de nuevo abajo. "Uno debe imaginar feliz a Sísifo", declara, lo que –aparentemente- lo salva de su destino suicida.

 

                    De manera similar, salvando las distancias, tras la reapertura de las presentes Diligencias Previas, que dio lugar a la práctica de la Diligencia de Ampliación y Aclaración del Informe Pericial emitido en estos autos por el Catedrático, Sr. Izquierdo Salvador, es posible imaginar feliz a mi mandante, que tras 14 años de penalidades, humillaciones y afrentas públicas, ha visto reconocida la realidad de la utilización de su obra “Carmen, Carmela, Carmiña” para la elaboración de la novela “La Cruz de San Andrés”, que obtendría el galardón Premio Planeta 1994, presentada a dicho certamen por el Premio Nóbel de Literatura, D. Camilo José Cela.

 

…………………………………..

 

                    Retomando a Camus y su Filosofía del Absurdo, según la cual nuestras vidas son insignificantes y no tienen más valor que el de lo que creamos, presentando el mito griego de Sísifo como metáfora del esfuerzo inútil e incesante del hombre moderno, que consume su vida en fábricas y oficinas sórdidas y deshumanizadas, podemos comprender como, a sus 72 años de edad, para mi mandante la idea de eternidad resulta efímera; su felicidad se cifra en poder llegar a ver como le son reconocidos, reparados y reintegrados sus Derechos de Propiedad Intelectual sobre su creación literaria “Carmen, Carmela, Carmiña”, objeto de los presentes autos.

 

…………………………………..

 

                    Como Prometeo, mi mandante logró liberarse de su castigo gracias al Amparo del Tribunal Constitucional que, en su STC 190/2006, de 19 de junio de 2006, dictada en relación a la presente causa penal, por la que acuerda Otorgar Amparo a Doña María del Carmen Formoso Lapido, entre otras muchas manifestaciones de interés a los efectos que ahora nos ocupan, en su F. J. 4º, penúltimo párrafo, expone:

 

                    “…Es claro que, en una misma cuestión, con independencia y más allá de la concreta fundamentación jurídica del Auto recurrido y del que se aporta como término de comparación, la demandante del amparo ha recibido del mismo órgano judicial dos respuestas diferentes y contradictorias, lo que supone un resultado arbitrario en la medida en que ha obtenido distintas respuestas a un mismo supuesto sin que medie un razonamiento que justifique el cambio de criterio. (…)Este irregular proceder, como alega el Ministerio Fiscal, al suponer en definitiva la falta de práctica de prueba admitida, será manifestación de la afectación, no ya del derecho a la tutela judicial efectiva del art. 24.1 CE, sino directamente del derecho a la prueba del art. 24.2 CE”.

3

 

PRIMERA: Como ha quedado expuesto, habiendo sido finalmente estimada nuestra Solicitud de Ampliación y Aclaración del Informe Pericial emitido en estos autos por el Catedrático, Sr. Izquierdo Salvador, el acto de Ratificación de la Ampliación y Aclaración del meritado Informe Pericial (practicado el día 3 de marzo de 2008), ha supuesto un cambio radical en el criterio de dicho Perito, quien ahora concluye que “Con todo, la acumulación de detalles a los que me he referido como curiosos y la cuestión de fechas y plazos, resulta excesiva. De modo que casos de transformaciones en la contemplación reflexiva de ambos textos, sí se producen a juicio de quien esto escribe. Y no siempre la mera casualidad ofrece una explicación satisfactoria”.

 

………………………………………

 

                    Por ello, parece conveniente que, antes de continuar esta exposición, realicemos siquiera algunas referencias al contenido de la Ampliación y Aclaración del Informe Pericial emitido en estos autos por el Catedrático, Sr. Izquierdo Salvador, así como a lo manifestado por dicho Perito en el acto de Ratificación de la Ampliación y Aclaración del meritado Informe Pericial (practicado el día 3 de marzo de 2008):

 

 

1.- En su Informe Ampliatorio, el Perito realiza significativas manifestaciones, que vienen a asumir la realidad de nuestras imputaciones. Así, entre otras:

 

a) Pregunta nº 59: Informe el perito, según su leal saber y entender, acerca de si a la vista de las coincidencias temporales, espaciales, textuales, de contexto, etc…, existentes entre ambas obras, u otros elementos percibidos al efectuar su análisis, resulta conforme a la lógica suponer que una de las obras hubo de ser conocida por el autor de la otra obra al momento de su elaboración. Informe igualmente acerca de su opinión en relación a la posibilidad de que tales coincidencias y similitudes pudieran ser fruto de la casualidad, teniendo presente que, además, estamos ante dos novelas presentadas el mismo año al mismo certamen literario.

 

Respuesta del Perito: “La última observación -teniendo presente- de este punto liquidaría prácticamente el asunto. Pues si los hechos y datos corresponden a que los dos títulos se presentaron el mismo año, y hay indicios de redacción posteriores al término de aceptación de originales (30-VI-1994), todo el vaivén argumental resulta prescindible, o casi. Analogías y coincidencias de expresión común serían entonces más que indicativas”.

 

b) Pregunta nº 60: Valore el hecho de que en la novela “La Cruz de San Andrés” figuren las citas que se transcriben a continuación, y que se corresponden con noticias recogidas en la prensa escrita, como seguidamente se expone (…).

 

Respuesta del Perito: “Las citas corresponden, por la muestra, a las aparecidas en "La Voz de Galicia". Y sorprende que la tercera de ellas se publicara en "La Voz de Galicia" el 20 de julio de 1994. A menos que, 25 años antes, Cela hubiera tomado nota. (Lo de aprovechar noticias de prensa que entreveren un texto es recurso narrativo contemporáneo, desde los años veinte; y antes)”.

 

……………………………………

 

2.- Por otra parte, muchas de las respuestas ofrecidas por el Perito en dicho Informe Ampliatorio en relación a diversas coincidencias existentes entre las dos novelas analizadas, pese a que, a primera vista, pudieran parecer intrascendentes a los fines de esta acusación, en realidad, vienen a reforzar nuestra imputación, dado que nos habrían de permitir –en el acto del Juicio Oral- relacionar dichas coincidencias, en principio no significativas, con otras similitudes (no consignadas en nuestra solicitud de Ampliación y Aclaración del Informe Pericial – dado el enorme número de coincidencias aparentemente irrelevantes entre ambas obras, nos vimos obligados a seleccionar una pequeña serie de las similitudes que hemos encontrado entre ambas obras, quedando por ello al margen del Informe Ampliatorio muchas otras coincidencias) que, por recaer sobre la misma circunstancia, habrían de eliminar la posibilidad del hecho casual.

 

                    Así, a título meramente ejemplificativo, cuando a la Pregunta nº 18 de nuestro Escrito de solicitud de Ampliación y Aclaración del Informe Pericial (“Exhíbasele las páginas 293, 303 y 322 del documento nº 1 (CCCF) de los acompañados a la querella en los que expresamente se recoge en las líneas 2, 6 y 9 “Buenos Aires”. Exhíbasele la pág 112 del documento nº 12 (LCSA) de los acompañados a la querella en el que expresamente se recoge en la línea 10 “Buenos Aires”. Aclare si a la vista de del contenido de tales documentos existen coincidencias”), el Perito responde Buenos Aires, otro punto de emigración común para muchos españoles. Por ej., para Francisco Ayala, Amado Alonso…”.

 

                    Vemos como, pese a que aisladamente, la coincidencia (Buenos Aires) aparenta ser intrascendente, en realidad tal apariencia desaparece al tomar en consideración el contexto en que, en ambas obras, es citada la ciudad de Buenos Aires: Nos referimos a la similitud de los personajes de “Clara” (LCSA) y “Maruxa” (CCC), respecto de los cuales existen otras muchas coincidencias.

 

                    Así, entre ambas se produce también la coincidencia relativa a San Pedro de Nos, pueblo limítrofe con El Carballo, donde el personaje Clara tenía un chalet, en el cual (págs. 216 y 217), se cultivaban “flores de colores muy desusados y extraños”. Este personaje de la novela de Cela, Clara, tiene otras similitudes con la Maruxa de “Carmen, Carmela, Carmiña”: Una es la abuela de las amigas de Matilde Verdú, otra es la madre de la amiga de Carmiña, ambas tenían un chalet allí (una en El Carballo y otra en el pueblo inmediatamente colindante, San Pedro de Nos), en el que se cultivaban flores: ambas se marchan a Buenos Aires, desde donde hacen un largo viaje antes de regresar a La Coruña (Clara, en la pag. 112 de “La Cruz de San Andrés”). Y las dos hacían el amor con un hombre más joven.

 

……………………………………………..

 

3.- Nos referiremos ahora a las manifestaciones realizadas por el Perito en el acto de Ratificación de la Ampliación y Aclaración de su Informe Pericial (practicado el día 3 de marzo de 2008), obrantes en la correspondiente Acta (de la cual se extraen las siguientes citas):

 

 

A preguntes de S.Sa manifesta: Que ha realizado su informe desde su condición de catedrático de literatura y que no obstante sus reflexiones puede haber valoraciones subjetivas aún cuando tengan una base objetiva.

 

A las preguntas del Ministerio Fiscal el declarante manifiesta que la conclusión a la que ha llegado en este ampliaciones la misma a la que llego en su primer informe, es decir que se trata de obras distintas. Que en efecto ha comprobado la existencia de unas coincidencias o solapamientos de carácter puntual que suman tanto que algo quiere decir, no obstante las dos obras como efecto estético no se pueden ni comparar. La obra de Cela es una obra literaria realizada por un gran virtuoso sintácticamente hablando y con genio, la obra presentada por la querellante es un poco anodina, ingenua y rudimentaria. Que CONSIDERA QUE EXISTE UNA PROBABILIDAD QUE EL SR. CELA TUVIERA CONOCIMIENTO DE LA OTRA OBRA, QUE DADAS LAS COINCIDENCIAS PARECE RARO QUE NO TUVIERA ESTE CONOCIMIENTO. Que cuando habla de transformación se refiere a que DESDE EL PUNTO DE VISTA ESTÉTICO no puede hablar de plagio, ya que sería muy fuerte, pero si de transformación, que el perito conoce que la Ley de Protección Intelectual habla de transformación. QUE HAY UNA RECURRENCIA DE TÉRMINOS DE FORMA QUE PARECE RARO QUE NO HUBIERA TENIDO CONOCIMIENTO DEL TEXTO O ALGUNA INFORMACIÓN. Que a la pregunta de si las coincidencias y solapamientos se aprecian si se leen las dos obras sin condicionamientos de la búsqueda de tales coincidencias responde que no "se aprecian" pero cualquier lector intencionado las puede ver, que un lector desinteresado, es probable, que no aprecie estas coincidencias. Que en cuanto a las coincidencias de nombres y de temas el contexto en el que se producen una y otra obra es diferente porque Cela tiene el acierto de descontextualizarlo todo.

 

A las preguntas de la querellante, el perito manifiesta que se debe proteger cualquier obra literaria y por tanto también la de la querellante que además está registrada si bien la considera "ingenua, sin interés, que no se deja leer".

 

A las preguntas de la parte querellada el perito manifiesta que NO LO LLAMA PLAGIO PORQUE EN ESTE CASO NO LE GUSTA LA PALABRA PARA ESTE CASO. Que consideraría plagio cuando un soporte literario da forma a una variante que pudiera demostrar un apoyo en lo anterior. Que en este caso existen detalles, por ejemplo fechas, que suman tantos detalles que ha hablado incluso de deslizamiento; que no obstante la obra de la querellante presenta una linealidad narrativa "ingenua, sin interés, que no se deja leer", como ha dicho antes. Que en cuanto al punto 42 Cela tuvo tuberculosis y escribió la novela llamada "Pabellón de reposo". QUE EN EFECTO HA COMPROBADO QUE HAY MUCHAS COINCIDENCIAS Y DESDE SU LEAL SABER Y ENTENDER NO PUEDE DECIR QUE NO EXISTE UN SOLAPAMIENTO. Que en relación al último párrafo de su informe y en concreto por lo referente a "las coincidencias y solapamientos apuntados no llegarían a resultar en un producto creo como LCSA" manifiesta que la Cruz de San Andrés es un producto entendiendo la palabra producto en términos mercantiles, lo cual no quiere decir que no tenga efectos literarios. Que estas dos obras son productos diferentes.